0223.com.ar
Agrotóxicos: pedirán que se declare la emergencia sanitaria

Agrotóxicos: pedirán que se declare la emergencia sanitaria

Por Redacción 0223

Más de 200 personas que integran unas 35 organizaciones provenientes de 21 localidades de la provincia de Buenos Aires participaron el último fin de semana del Tercer Encuentro de Pueblos Fumigados, en donde acordaron estrategias para dar continuidad a la dura pelea que iniciaron contra aquellos productores que fumigan a pocos metros de poblaciones y sin ningún tipo de control.   

En la oportunidad, participaron distintos especialistas, como epidemiólogo y exasesor de las Naciones Unidas, Edgardo Schinder; el ingeniero agrónomo Osvaldo Javier Souza Casadinho, y el productor ecológico a gran escala, Damián Colucci.

La gran reunión de asambleístas tuvo lugar a pocas semanas de que la justicia local, a raíz de un amparo presentado por vecinos de los barrios Playa Chapadmalal y Barranca de Los Lobos, dictaminara la prohibición del uso de agroquímicos en la zona sur del Partido de General Pueyrredon hasta tanto se resuelva la presentación en el fuero contencioso administrativo. 

"Ese fue un tema del que se habló para continuar en esa línea, aunque ya hay abierta una causa penal contra el municipio a través de la Procuraduría de la provincia de Buenos Aires", comentó este miércoles a 0223 Jorge Picorelli, integrante de la asamblea "Paren de Fumigarnos".

Sin embargo, destacó como "fundamental" el hecho de que "muchísima gente que esté tomando conciencia de que nos estamos muriendo envenenados y ya existan redes de abogados, de médicos y hasta de escuelas porque, aunque trate de taparse, son muchas las escuelas fumigadas". 

Inclusive, hizo hincapié en que un grupo de personas de la localidad bonaerense de Alberti, encabezado por el periodista y ambientalista Oscar Di Vincensi, inició este miércoles una huelga de hambre para reclamar que se los deje de rociar con glifosato.

Respecto de las conclusiones del encuentro, Picorelli destacó que la principal fue que "se acordó en exigir que, mientras se discuten alternativas, se declare la emergencia sanitaria". Según explicó, en principio el reclamo será a nivel provincial, pero la idea es extenderlo a todo el país. "La salud de la gente es primordial y los daños que genera el contacto con agrotóxicos no es un capricho de un grupito de personas que vive en Mar del Plata, es una temática que abarca a muchísimas ciudades de la Argentina", argumentó. 

"Los agrotóxicos son venenos y matan gente. Cada vez que un productor fumiga, nos tenemos que meter en nuestras casas, cerrar puertas y ventanas y esperar a que pase la nube. Pero no queda ahí: esos químicos quedan en el agua, en la tierra, en el viento y en el alimento que nuestros hijos se llevan a la boca. Es tremendo vivir así", reflejó.

En ese orden, Piccorelli destacó la "voluntad" y la "perseverancia" de las agrupaciones que surgieron en defensa de "los derechos de cada uno de nosotros". "Yo, por ejemplo, vivo en La Peregrina y los del frutillar me están fumigando desde fines de 2004. Si bien podría haberme asesorado con un abogado y hacer una demanda por daños y perjuicios, me parece que lo mejor es hacer un amparo, algo colectivo porque, que quede claro, acá no hay intereses económicos; solamente se pide respeto a la vida", aseveró.

Por último, subrayó que los miembros de "Paren de Fumigarnos" no están "en contra de los productores" porque, de hecho, ellos también son rehenes de un modelo económico que le vende las semillas y los obliga a producir de determinada forma para maximizar resultados y minimizar costos".

Comentarios

Agrotóxicos: pedirán que se declare la emergencia sanitaria

Ambientalistas de distintos puntos de la Provincia acordaron exigir que se declare la emergencia sanitaria.

Más de 200 personas que integran unas 35 organizaciones provenientes de 21 localidades de la provincia de Buenos Aires participaron el último fin de semana del Tercer Encuentro de Pueblos Fumigados, en donde acordaron estrategias para dar continuidad a la dura pelea que iniciaron contra aquellos productores que fumigan a pocos metros de poblaciones y sin ningún tipo de control.   

En la oportunidad, participaron distintos especialistas, como epidemiólogo y exasesor de las Naciones Unidas, Edgardo Schinder; el ingeniero agrónomo Osvaldo Javier Souza Casadinho, y el productor ecológico a gran escala, Damián Colucci.

La gran reunión de asambleístas tuvo lugar a pocas semanas de que la justicia local, a raíz de un amparo presentado por vecinos de los barrios Playa Chapadmalal y Barranca de Los Lobos, dictaminara la prohibición del uso de agroquímicos en la zona sur del Partido de General Pueyrredon hasta tanto se resuelva la presentación en el fuero contencioso administrativo. 

"Ese fue un tema del que se habló para continuar en esa línea, aunque ya hay abierta una causa penal contra el municipio a través de la Procuraduría de la provincia de Buenos Aires", comentó este miércoles a 0223 Jorge Picorelli, integrante de la asamblea "Paren de Fumigarnos".

Sin embargo, destacó como "fundamental" el hecho de que "muchísima gente que esté tomando conciencia de que nos estamos muriendo envenenados y ya existan redes de abogados, de médicos y hasta de escuelas porque, aunque trate de taparse, son muchas las escuelas fumigadas". 

Inclusive, hizo hincapié en que un grupo de personas de la localidad bonaerense de Alberti, encabezado por el periodista y ambientalista Oscar Di Vincensi, inició este miércoles una huelga de hambre para reclamar que se los deje de rociar con glifosato.

Respecto de las conclusiones del encuentro, Picorelli destacó que la principal fue que "se acordó en exigir que, mientras se discuten alternativas, se declare la emergencia sanitaria". Según explicó, en principio el reclamo será a nivel provincial, pero la idea es extenderlo a todo el país. "La salud de la gente es primordial y los daños que genera el contacto con agrotóxicos no es un capricho de un grupito de personas que vive en Mar del Plata, es una temática que abarca a muchísimas ciudades de la Argentina", argumentó. 

"Los agrotóxicos son venenos y matan gente. Cada vez que un productor fumiga, nos tenemos que meter en nuestras casas, cerrar puertas y ventanas y esperar a que pase la nube. Pero no queda ahí: esos químicos quedan en el agua, en la tierra, en el viento y en el alimento que nuestros hijos se llevan a la boca. Es tremendo vivir así", reflejó.

En ese orden, Piccorelli destacó la "voluntad" y la "perseverancia" de las agrupaciones que surgieron en defensa de "los derechos de cada uno de nosotros". "Yo, por ejemplo, vivo en La Peregrina y los del frutillar me están fumigando desde fines de 2004. Si bien podría haberme asesorado con un abogado y hacer una demanda por daños y perjuicios, me parece que lo mejor es hacer un amparo, algo colectivo porque, que quede claro, acá no hay intereses económicos; solamente se pide respeto a la vida", aseveró.

Por último, subrayó que los miembros de "Paren de Fumigarnos" no están "en contra de los productores" porque, de hecho, ellos también son rehenes de un modelo económico que le vende las semillas y los obliga a producir de determinada forma para maximizar resultados y minimizar costos".

Conectar
Crear cuenta