0223.com.ar
Héctor Rovelli, el primer empleado de la Municipalidad, recibió su merecido homenaje

Héctor Rovelli, el primer empleado de la Municipalidad, recibió su merecido homenaje

Por Redacción 0223

Se desempeñó desde 1930 en diversas áreas del Municipio por más de 40 años. También fue docente y colaborador en entidades de bien público.

El 15 de octubre de 1930, el municipio de General Pueyrredon vivió un día histórico: creó el legajo número 1 para su primer empleado. Héctor Rovelli ingresó ese día a la comuna y se desempeñó en distintos cargos hasta el 1 de enero de 1971, cuando se jubiló.

Este viernes se produjo un homenaje post mortem, encabezado por el intendente Carlos Arroyo, que descubrió una placa en la Municipalidad, en un acto en el que estuvieron presentes distintos funcionarios, familiares y amigos de Rovelli.

“Con nombres como esta persona a la que hoy homenajeamos y con algunos de los que nos acompañan, yo aprendí mucho. Hoy está entre nosotros, por ejemplo, Oscar Caamaño. No tengo ningún empacho en decir que cuando llegué de La Plata con mi título de Abogado recién recibido, las primeras lecciones de cómo funcionaba un colectivo o cómo se hablaba con un inspector o cómo se hacía un cartel, la recibí de Oscar Caamaño y así sucesivamente de otros grandes funcionarios que tuvo la Municipalidad”, dijo el jefe comunal.

A su vez, Arroyo destacó que hombres como Rovelli fueron los que “hicieron a la Municipalidad, no los funcionarios políticos de ocasión”.

“Hoy nosotros estamos y mañana no. Somos como las nubes. Pero los funcionarios de carrera que han hecho de toda su vida el trabajo en la Municipalidad, esos son los que llevan esta empresa adelante. Los políticos a veces hacemos las cosas mejor, peor o más o menos, pero los que siempre están son los funcionarios de carrera. La verdad es que hay un sinnúmero de grandes personajes y funcionarios que pasaron por Mar del Plata y que dejaron sus obras. Yo aún las veo y soy testigo, como por ejemplo en carteles de señales de tránsito que sé quien las dibujó y quien las diseñó”, señaló el jefe comunal.

 

 

 


 

Comentarios

Se desempeñó en distintos cargos, empezando como Ayudante de Secretaría y luego como oficial, director, prosecretario, secretario, entre otros, en distintas áreas de la comuna.

Desde el 1 de abril de 1971 y, mediante sucesivas designaciones, hasta el 31 de diciembre de 1976, se desempeñó como docente en la Escuela de Ciencias de la Administración Nº2 del Instituto Municipal de Estudios Superiores en la cátedra “Administración Municipal”. El 1 de marzo de 1975 fue nombrado Profesor Titular, renunciando el 17 de diciembre de 1979. Asimismo, desde el 23 de mayo de 1973 hasta el 1 de abril de 1974, y en el año 1976, fue Coordinador Administrativo del Departamento Ejecutivo de la comuna. Rovelli, además de su desempeño en el ámbito municipal, brindó colaboración a entidades de bien público, como por ejemplo en “Aldeas Infantiles”, donde fue secretario. 

Héctor Rovelli, el primer empleado de la Municipalidad, recibió su merecido homenaje

Se desempeñó desde 1930 en diversas áreas del Municipio por más de 40 años. También fue docente y colaborador en entidades de bien público.

El 15 de octubre de 1930, el municipio de General Pueyrredon vivió un día histórico: creó el legajo número 1 para su primer empleado. Héctor Rovelli ingresó ese día a la comuna y se desempeñó en distintos cargos hasta el 1 de enero de 1971, cuando se jubiló.

Este viernes se produjo un homenaje post mortem, encabezado por el intendente Carlos Arroyo, que descubrió una placa en la Municipalidad, en un acto en el que estuvieron presentes distintos funcionarios, familiares y amigos de Rovelli.

“Con nombres como esta persona a la que hoy homenajeamos y con algunos de los que nos acompañan, yo aprendí mucho. Hoy está entre nosotros, por ejemplo, Oscar Caamaño. No tengo ningún empacho en decir que cuando llegué de La Plata con mi título de Abogado recién recibido, las primeras lecciones de cómo funcionaba un colectivo o cómo se hablaba con un inspector o cómo se hacía un cartel, la recibí de Oscar Caamaño y así sucesivamente de otros grandes funcionarios que tuvo la Municipalidad”, dijo el jefe comunal.

A su vez, Arroyo destacó que hombres como Rovelli fueron los que “hicieron a la Municipalidad, no los funcionarios políticos de ocasión”.

“Hoy nosotros estamos y mañana no. Somos como las nubes. Pero los funcionarios de carrera que han hecho de toda su vida el trabajo en la Municipalidad, esos son los que llevan esta empresa adelante. Los políticos a veces hacemos las cosas mejor, peor o más o menos, pero los que siempre están son los funcionarios de carrera. La verdad es que hay un sinnúmero de grandes personajes y funcionarios que pasaron por Mar del Plata y que dejaron sus obras. Yo aún las veo y soy testigo, como por ejemplo en carteles de señales de tránsito que sé quien las dibujó y quien las diseñó”, señaló el jefe comunal.

 

 

 


 

Conectar
Crear cuenta