0223.com.ar
Alvarado dejó puntos de oro en su debut como local

Alvarado dejó puntos de oro en su debut como local

Por Redacción 0223

El conjunto de Noto buscó por todas las vías, pero no tuvo ni claridad ni suerte. El 0 a 0 con Deportivo Madryn es otro dolor de cabeza para el "torito" y su gente, que fue en gran número y con mucha expectativa.
 

Más allá de no haber perdido, el empate en cero ante Deportivo Madryn parece haber golpeado casi igual que la derrota en Carlos Casares a Alvarado, que sabía la importancia de obtener los puntos como local y, en su presentación, dejó dos importantes de cara al objetivo de la clasificación. El conjunto de Gustavo Noto intentó, buscó, no tuvo claridad, pero así y todo mereció algo más ante un "aurinegro" que festejó lo que vino a buscar. 

La necesidad de conseguir un triunfo tras la derrota en Casares y ser el debut como local, lo llevó a Alvarado a la ansiedad, a ser el protagonista, pero por momentos apurarse y equivocarse en la zona de gestación, con escasa profundidad y sin un tiro al arco en 45 minutos. En ese contexto, se sintió muy cómodo Deportivo Madryn, que tenía un mediocampo que se adueñó de las acciones, que se paró cerca de sus defensores y no se descuidó en ningún momento. Si tenía la chance, salía de contra, pero siempre viendo quedar bien parado y con superioridad numérica sobre los locales. Gáspari era el más activo del "torito", marcando y desdoblándose para jugar. Molina arrancó ganando pero fue perdiendo presencia y Compagnucci alternó buenas y malas por la derecha. Los puntas, otra vez participaron más de espaldas que en la zona que interesa: nunca fueron abastecidos dentro del área.

¿Los arqueros? Bien, gracias. Ni Leguiza ni Beltramella tuvieron participación en toda la primera mitad, sí los centrales, porque el "torito" llenó de centros el área rival y favoreció el trabajo de los grandotes Velázquez y Mansilla que se encargaron de desactivarlos. Y también Ramiro Jorge y Gastón Martínez, que tuvieron que lidiar con Jorge Piñero Da Silva, pero lo controlaron sin demasiados problemas y estuvieron firmes y rápidos para contrarrestar los envíos largos en busca del "9". 

La cosa cambió un poco en el complemento. Alvarado tuvo algo más de profundidad, exigió un poco más a Leguiza, pero siguió careciendo de claridad a la hora de generar situaciones de peligro. Así y todo, en tres minutos hizo más que en toda la primera mitad, primero con una jugada preparada en la que todos se pararon en el área chica, el córner de Damián Luengo fue bien cerrado y por poco no la pudo empujar Albarracín. Enseguida, debordó Susvielles, buscó a su socio en el ataque y el exUnión punteó apenas arriba del travesaño.

Era todo del "torito" que se lo llevaba por delante y empezaba a sufrir la impaciencia de la gente. Pero intentó mantener la tranquilidad. En una buena jugada colectiva, Compagnucci ganó por derecha, Molina pivoteó en el segundo palo y Luengo desde afuera remató apenas alto. El local inclinaba la cancha y Susvielles perdió una chance clara con el achique rápido de Leguiza, que en la siguiente vio como la pelota se fue apenas afuera tras un disparo desde lejos de Corti.

Noto mandó a Escott y Verón para darle más vértigo y explosión en los últimos metros, pero les costó hacer uso de su velocidad porque no había espacios. El zurdo se paró de mediocampista y se juntaba con Molina que se retrasó al lateral, pero las ocasiones de gol seguían sin llegar. En los minutos finales se intentó como se pudo. Con Verón y un derechazo que se desvió y pasó apenas alto, y uno de Molina que también se elevó demasiado.

La polémica de la tarde, en un encuentro que había sido tranquilo, llegó a los 43', cuando Compagnucci le ganó en velocidad a Mansilla, el central lo "camiseteó", el volante de Alvarado cayó y cuando parecía que Fernández corría a marcar el punto penal, terminó amonestando al exDouglas por una supuesta simulación. No hubo tiempo para más, la desesperación no alcanzó para poder quedarse con los tres puntos y quedó un sabor amargo, en los jugadores y en la gente, que llegó con mucha expectativa y se fue con gusto a poco.
 

Alvarado (0): Mauro Beltramella; Sebastián Corti, Ramiro Jorge, Gastón Martínez y Nahuel Santos; Gabriel Compagnucci, Damián Luengo, Juan Gáspari y Francisco Molina; Joaquín Susvielles y Wilson Albarracín. DT: Gustavo Noto.

Cambios: ST 23' Patricio Escott por Albarracín y 26' Leonardo Verón por Santos.

Deportivo Madryn (0): Mauro Leguiza; Matías Llanquetrú, Federico Velázquez, Mauricio Mansilla y Fabricio Elgorriaga; Emanuel Urresti, Rodrigo Bona, Guillermo Firpo y Leandro Dómini; Matías Soto Torres y Jorge Piñero Da Silva. DT: Edgard Galeano.

Cambios: ST 23' Yoao Asprilla por Urresti, 31' Matías Birges por Bona y 40' Gonzalo Gómez por Soto Torres.

Goles: No hubo.
Árbitro: Pascual Fernández, de Mendoza.
Estadio: José María Minella.

Resto de la fecha
Villa Mitre 0 - Defensores de Belgrano 0
Unión de Sunchales 0 - Sportivo Las Parejas 0 (parcial)
Lunes 21.30 Gimnasia de Mendoza vs. Agropecuario
 

Comentarios

Alvarado dejó puntos de oro en su debut como local

El conjunto de Noto buscó por todas las vías, pero no tuvo ni claridad ni suerte. El 0 a 0 con Deportivo Madryn es otro dolor de cabeza para el "torito" y su gente, que fue en gran número y con mucha expectativa.
 

Más allá de no haber perdido, el empate en cero ante Deportivo Madryn parece haber golpeado casi igual que la derrota en Carlos Casares a Alvarado, que sabía la importancia de obtener los puntos como local y, en su presentación, dejó dos importantes de cara al objetivo de la clasificación. El conjunto de Gustavo Noto intentó, buscó, no tuvo claridad, pero así y todo mereció algo más ante un "aurinegro" que festejó lo que vino a buscar. 

La necesidad de conseguir un triunfo tras la derrota en Casares y ser el debut como local, lo llevó a Alvarado a la ansiedad, a ser el protagonista, pero por momentos apurarse y equivocarse en la zona de gestación, con escasa profundidad y sin un tiro al arco en 45 minutos. En ese contexto, se sintió muy cómodo Deportivo Madryn, que tenía un mediocampo que se adueñó de las acciones, que se paró cerca de sus defensores y no se descuidó en ningún momento. Si tenía la chance, salía de contra, pero siempre viendo quedar bien parado y con superioridad numérica sobre los locales. Gáspari era el más activo del "torito", marcando y desdoblándose para jugar. Molina arrancó ganando pero fue perdiendo presencia y Compagnucci alternó buenas y malas por la derecha. Los puntas, otra vez participaron más de espaldas que en la zona que interesa: nunca fueron abastecidos dentro del área.

¿Los arqueros? Bien, gracias. Ni Leguiza ni Beltramella tuvieron participación en toda la primera mitad, sí los centrales, porque el "torito" llenó de centros el área rival y favoreció el trabajo de los grandotes Velázquez y Mansilla que se encargaron de desactivarlos. Y también Ramiro Jorge y Gastón Martínez, que tuvieron que lidiar con Jorge Piñero Da Silva, pero lo controlaron sin demasiados problemas y estuvieron firmes y rápidos para contrarrestar los envíos largos en busca del "9". 

La cosa cambió un poco en el complemento. Alvarado tuvo algo más de profundidad, exigió un poco más a Leguiza, pero siguió careciendo de claridad a la hora de generar situaciones de peligro. Así y todo, en tres minutos hizo más que en toda la primera mitad, primero con una jugada preparada en la que todos se pararon en el área chica, el córner de Damián Luengo fue bien cerrado y por poco no la pudo empujar Albarracín. Enseguida, debordó Susvielles, buscó a su socio en el ataque y el exUnión punteó apenas arriba del travesaño.

Era todo del "torito" que se lo llevaba por delante y empezaba a sufrir la impaciencia de la gente. Pero intentó mantener la tranquilidad. En una buena jugada colectiva, Compagnucci ganó por derecha, Molina pivoteó en el segundo palo y Luengo desde afuera remató apenas alto. El local inclinaba la cancha y Susvielles perdió una chance clara con el achique rápido de Leguiza, que en la siguiente vio como la pelota se fue apenas afuera tras un disparo desde lejos de Corti.

Noto mandó a Escott y Verón para darle más vértigo y explosión en los últimos metros, pero les costó hacer uso de su velocidad porque no había espacios. El zurdo se paró de mediocampista y se juntaba con Molina que se retrasó al lateral, pero las ocasiones de gol seguían sin llegar. En los minutos finales se intentó como se pudo. Con Verón y un derechazo que se desvió y pasó apenas alto, y uno de Molina que también se elevó demasiado.

La polémica de la tarde, en un encuentro que había sido tranquilo, llegó a los 43', cuando Compagnucci le ganó en velocidad a Mansilla, el central lo "camiseteó", el volante de Alvarado cayó y cuando parecía que Fernández corría a marcar el punto penal, terminó amonestando al exDouglas por una supuesta simulación. No hubo tiempo para más, la desesperación no alcanzó para poder quedarse con los tres puntos y quedó un sabor amargo, en los jugadores y en la gente, que llegó con mucha expectativa y se fue con gusto a poco.
 

Conectar
Crear cuenta