0223.com.ar
A Kimberley nada lo detiene

A Kimberley nada lo detiene

Por Redacción 0223

Por Sebastián Lisiecki

Ni las postergaciones del partido que hicieron que se cambiaran para irse a su casa y que se volvieran a vestir para jugar; ni los dos cambios obligados antes de los diez minutos; ni un tempranero y fatídico gol de su rival en el complemento que le dio vida para ir por más. Nada de eso, fue suficiente para frenar a estebque continúa con puntaje ideal y siendo el mejor equipo del Torneo Argentino B. Esta vez, el “dragón” superó con lo justo a Sarmiento de Ayacucho por 2 a 1 y se aleja cada vez más en la cima de la Zona 12, con cinco triunfos en igual cantidad de encuentros disputados. 

La ansiedad de los jugadores por comenzar el partido, mostró mejor plantado a Kimberley en el arranque, que apenas comenzó el encuentro pudo marcar diferencias con una buena entrada de Zamorano por izquierda, que se acomodó para la derecha, abrió el pie y la quiso colocar contra el ángulo de Serén, que la miró y la pelota se fue besando el caño izquierdo. Se adaptó mejor a la cancha rápida el “dragón” en el comienzo y también descubrió lo que el partido necesitaba, por eso, Giuntini probó desde afuera y volvió a sacarle pintura al ángulo izquierdo de la visita.

Después de ese remate, el enganche, que había sentido una molestia apenas pisó la cancha, sintió un pinchazo en el cuadriceps y se tuvo que ir de manera anticipada. Matías Ferreyra, que estaba entrando en calor por las dudas que no aguantara el capitán Gabutti, que llegaba con una molestia, terminó ingresando por el exFerro de Pico. El capitán tampoco aguantó, y a los 15’, dijo basta y fue reemplazado por Juan Cruz Galli. 

El encuentro se equilibró y Sarmiento empezó a hacer pie, en una cancha que ya empezaba a mostrar mucho barro y sectores donde el agua brotaba y complicaba el normal desarrollo. Sosa se animó de afuera pero la pelota se fue por encima del arco de Guillermo Benítez, mientras que Kimberley tuvo una muy clara en una pelota parada, que trabajó Zamorano, que Espende bajó en el segundo palo y nadie alcanzó a conectar en el primero para darle la apertura del marcador.

El partido ya era más parejo, los dos buscaban con sus armas, en un campo muy difícil, pero entretenido. De casualidad, lo pudo abrir Flores con un centro que se le cerró y terminó rebotando en el travesaño de Serén que se confió demasiado. Un minuto después, el nigeriano Fatai hizo todo bien, desairó a Espende y, sin ángulo, sacó un derechazo que se perdió cerca.

De todas formas, las mejores chances seguían siendo del “dragón”, que a los 30’ marcó la diferencia. Se invirtieron los roles, la manejó “Pipi” Parra, se sacó un rival de encima y asistió a De Hoyos, que enfrentó a Serén, no le tembló el pulso y definió de derecha, fuerte, para marcar su primer gol en el Argentino B.

Era un partido durísimo para Kimberley que pudo desenmarañar en el resultado, pero no en el desarrollo, porque seguía siendo trabado, jugando como podían, intentando por abajo pero, ante la imposibilidad de rodar la pelota, apostando a la larga para los delanteros y buscando el rebote. Sarmiento generó peligro con Fatai, que se movía muy bien en el ataque, pero el golpe lo volvió a dar el local, a los 45’, antes del pitazo que los mandaba al descanso, Zamorano recibió fuera del área, empezó a buscar el lugar para pegarle, la tocó una vez, dos y sacó el derechazo bajo, contra la base del caño de Serén que nada pudo hacer.

Con un 2 a 0 exagerado se fue Kimberley al descanso, en un partido que la mínima ventaja le sentaba bien, pero en el que los de Damián García fueron efectivos, contundentes y se fueron al vestuario con mucha mayor tranquilidad.

Sarmiento salió con todo al complemento y tuvo su ocasión más clara de la tarde antes del minuto nomás. Roelofs (ingresó en el descanso por Sendra) penetró bien por izquierda y metió un buscapié, Espende pifió, Benítez no llegó y Galli llegó en la lucha cuerpo a cuerpo con Fatai, no lo dejó definir y cuando el nigeriano se aprestaba a empujarla, el arquero reaccionó de manera brillante y cacheteó a un costado. Kimberley no se despertaba y la visita era un aluvión. A los 3’, Fatai acomodó bien el cuerpo y encaró cara a cara a Benítez, que no se movió, lo esperó y cuando lo quiso sortear barrió con los pies para ahogar el descuento del conjunto de Ayacucho.

De a poco, el “dragón” se adelantó y pudo frenar el agobio de Sarmiento, pero sin poder llegar al área de Serén. Y cuando había logrado respirar, una pelota en la mitad de la cancha de Otemuro, el exKimberley sacó un zurdazo largo, llovido, Benítez se patinó cuando quiso arrancar y la pelota terminó en el fondo del arco, para ponerle mayor justicia al resultado y una mayor emoción a los minutos finales. 

Seguía más firme Sarmiento y Kimberley no hacía pie, no lograba profundizar y se sentía avasallado por la visita que inclinaba la cancha, con un Fatai incontrolable para la defensa local. Primero Galli salvó una gran contra cuando asistía a Roelofs, y después Blanco pateó mal un tiro libre luego de que Concha Cortés generara una falta en la medialuna. El “dragón” estaba incómodo, apurado, no podía agarrar su bien más preciado, la pelota, entonces corría mucho para recuperarla y no podía jugar. 

A los 33’ del complemento, Damián García lo mandó a la cancha a Julián Cardellino por un exhausto De Hoyos y el exUnión le dio aire al ataque marplatense, se juntó con Zamorano y el “galleguito” lo hizo trabajar a Serén. La respuesta no se hizo esperar, Concha Cortés recibió fuera del área y sacó un gran derechazo que Benítez no pudo contener y en el rebote Roelofs estaba inhabilitado cuando llegaba para igualar el encuentro. El arquero quedó dolorido y Kimberley no tenía más cambios, lo que generó una preocupación mayor, porque no había más cambios.

Los minutos finales fueron para el infarto. Sarmiento fue y fue buscando un empate que, en el desarrollo general terminó mereciendo. Kimberley se puso el overol y defendió con uñas y dientes el triunfo, el puntaje ideal y continuar siendo el mejor equipo del Torneo Argentino B


  • Síntesis

Kimberley (2): Guillermo Benítez; Alberto Flores, Carlos Gabutti, César Espende y Sebastián Corti; Santiago Giuntini, Julián Servera, Juan Pablo Del Potro y Damián Zamorano; Damián De Hoyos y Leandro Parra. DT: Damián García.

Sarmiento (Ayacucho) (1): Leonardo Serén; José Manuel Barragán, Sebastián Baquero, Martín De La Vega y Pablo Otemuro; Maximiliano Ciarnello, Agustín Harguindeguy y Matías Caballero; Pablo Sosa; Ricardo Sendra y Fatai. DT: Juan Pedro Errenguerena.

Goles: 30’PT De Hoyos (K), 45’PT Zamorano (K), 10’ST Otemuro (S)

Cambios: 7’PT Matías Ferreyra por Giuntini (K), 14’PT Juan Cruz Galli por Gabutti (K), 0´ST Alcides Blanco por Caballero (S) y Adrián Roelofs por Sendra (S), 22’ST Ignacio Concha Cortés por Sosa (S) y 33’ST Julián Cardellino por De Hoyos (K).

Árbitro: Pedro Quijano, de La Plata.

Estadio: “José Alberto Valle”.

El partido más largo de la historia

En realidad, el encuentro duró los 90 minutos que tenía que durar, lo que fue interminable fue la previa. El choque estaba programado para las 11, pero la cantidad de agua caída en la madrugada marplatense inundó el José Alberto Valle y la cancha no quedó en condiciones de jugar. El árbitro Pedro Quijano, se dio cuenta enseguida de eso, por eso determinó la postergación hasta las 12, cuando la gente de Kimberley se comprometió a secarla. Los trabajos incesantes de todos los chicos, el canchero, el coordinador Fabián Villarreal, Claudio Servera y Marcelo Cardellino con secadores, colchones de goma espuma y todo lo que sirviera para escurrir el agua, llevó a que el campo quedara de mejor forma, pero no aún como el platense pretedía.

Por eso, cuando salió 11.30 decidió la suspensión para el lunes a la misma hora. Sin embargo, Kimberley y Sarmiento se unieron para negociar, llegó el presidente de Deporte Mar del Plata, Horacio Taccone, se comunicaron telefónicamente con el presidente del Consejo Federal, Gustavo Cerezo, con el vice Roberto Fernández, la policía también puso una gran cuota de buena voluntad para garantizar el operativo pese a que tenían que ir al Minella para Unión-CAI  y Quijano dio una chance más para jugarlo a las 13.

Ahí sí, la gente de Kimberley se movió aún más desnodadamente para lograr el objetivo y tuvieron su premio cuando el árbitro salió al campo de juego, se convenció y decidió jugarlo.

Chau valla invicta

El gol de Pablo Otemuro, a los 10’ del complemento, terminó con la valla invicta de Kimberley en este Torneo Argentino B. El “dragón” acumuló 415 minutos sin recibir goles, aunque vale destacar que el arquero en los cuatro primeros encuentros fue Pablo Morata, que volverá el jueves en Escobar y él aún continuará con la valla invicta.


Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

A Kimberley nada lo detiene

El barro levantándose, una de las imágenes más repetidas en el partido. (Fotos: Diego Berrutti)

Por Sebastián Lisiecki

Ni las postergaciones del partido que hicieron que se cambiaran para irse a su casa y que se volvieran a vestir para jugar; ni los dos cambios obligados antes de los diez minutos; ni un tempranero y fatídico gol de su rival en el complemento que le dio vida para ir por más. Nada de eso, fue suficiente para frenar a estebque continúa con puntaje ideal y siendo el mejor equipo del Torneo Argentino B. Esta vez, el “dragón” superó con lo justo a Sarmiento de Ayacucho por 2 a 1 y se aleja cada vez más en la cima de la Zona 12, con cinco triunfos en igual cantidad de encuentros disputados. 

La ansiedad de los jugadores por comenzar el partido, mostró mejor plantado a Kimberley en el arranque, que apenas comenzó el encuentro pudo marcar diferencias con una buena entrada de Zamorano por izquierda, que se acomodó para la derecha, abrió el pie y la quiso colocar contra el ángulo de Serén, que la miró y la pelota se fue besando el caño izquierdo. Se adaptó mejor a la cancha rápida el “dragón” en el comienzo y también descubrió lo que el partido necesitaba, por eso, Giuntini probó desde afuera y volvió a sacarle pintura al ángulo izquierdo de la visita.

Después de ese remate, el enganche, que había sentido una molestia apenas pisó la cancha, sintió un pinchazo en el cuadriceps y se tuvo que ir de manera anticipada. Matías Ferreyra, que estaba entrando en calor por las dudas que no aguantara el capitán Gabutti, que llegaba con una molestia, terminó ingresando por el exFerro de Pico. El capitán tampoco aguantó, y a los 15’, dijo basta y fue reemplazado por Juan Cruz Galli. 

El encuentro se equilibró y Sarmiento empezó a hacer pie, en una cancha que ya empezaba a mostrar mucho barro y sectores donde el agua brotaba y complicaba el normal desarrollo. Sosa se animó de afuera pero la pelota se fue por encima del arco de Guillermo Benítez, mientras que Kimberley tuvo una muy clara en una pelota parada, que trabajó Zamorano, que Espende bajó en el segundo palo y nadie alcanzó a conectar en el primero para darle la apertura del marcador.

El partido ya era más parejo, los dos buscaban con sus armas, en un campo muy difícil, pero entretenido. De casualidad, lo pudo abrir Flores con un centro que se le cerró y terminó rebotando en el travesaño de Serén que se confió demasiado. Un minuto después, el nigeriano Fatai hizo todo bien, desairó a Espende y, sin ángulo, sacó un derechazo que se perdió cerca.

De todas formas, las mejores chances seguían siendo del “dragón”, que a los 30’ marcó la diferencia. Se invirtieron los roles, la manejó “Pipi” Parra, se sacó un rival de encima y asistió a De Hoyos, que enfrentó a Serén, no le tembló el pulso y definió de derecha, fuerte, para marcar su primer gol en el Argentino B.

Era un partido durísimo para Kimberley que pudo desenmarañar en el resultado, pero no en el desarrollo, porque seguía siendo trabado, jugando como podían, intentando por abajo pero, ante la imposibilidad de rodar la pelota, apostando a la larga para los delanteros y buscando el rebote. Sarmiento generó peligro con Fatai, que se movía muy bien en el ataque, pero el golpe lo volvió a dar el local, a los 45’, antes del pitazo que los mandaba al descanso, Zamorano recibió fuera del área, empezó a buscar el lugar para pegarle, la tocó una vez, dos y sacó el derechazo bajo, contra la base del caño de Serén que nada pudo hacer.

Con un 2 a 0 exagerado se fue Kimberley al descanso, en un partido que la mínima ventaja le sentaba bien, pero en el que los de Damián García fueron efectivos, contundentes y se fueron al vestuario con mucha mayor tranquilidad.

Sarmiento salió con todo al complemento y tuvo su ocasión más clara de la tarde antes del minuto nomás. Roelofs (ingresó en el descanso por Sendra) penetró bien por izquierda y metió un buscapié, Espende pifió, Benítez no llegó y Galli llegó en la lucha cuerpo a cuerpo con Fatai, no lo dejó definir y cuando el nigeriano se aprestaba a empujarla, el arquero reaccionó de manera brillante y cacheteó a un costado. Kimberley no se despertaba y la visita era un aluvión. A los 3’, Fatai acomodó bien el cuerpo y encaró cara a cara a Benítez, que no se movió, lo esperó y cuando lo quiso sortear barrió con los pies para ahogar el descuento del conjunto de Ayacucho.

De a poco, el “dragón” se adelantó y pudo frenar el agobio de Sarmiento, pero sin poder llegar al área de Serén. Y cuando había logrado respirar, una pelota en la mitad de la cancha de Otemuro, el exKimberley sacó un zurdazo largo, llovido, Benítez se patinó cuando quiso arrancar y la pelota terminó en el fondo del arco, para ponerle mayor justicia al resultado y una mayor emoción a los minutos finales. 

Seguía más firme Sarmiento y Kimberley no hacía pie, no lograba profundizar y se sentía avasallado por la visita que inclinaba la cancha, con un Fatai incontrolable para la defensa local. Primero Galli salvó una gran contra cuando asistía a Roelofs, y después Blanco pateó mal un tiro libre luego de que Concha Cortés generara una falta en la medialuna. El “dragón” estaba incómodo, apurado, no podía agarrar su bien más preciado, la pelota, entonces corría mucho para recuperarla y no podía jugar. 

A los 33’ del complemento, Damián García lo mandó a la cancha a Julián Cardellino por un exhausto De Hoyos y el exUnión le dio aire al ataque marplatense, se juntó con Zamorano y el “galleguito” lo hizo trabajar a Serén. La respuesta no se hizo esperar, Concha Cortés recibió fuera del área y sacó un gran derechazo que Benítez no pudo contener y en el rebote Roelofs estaba inhabilitado cuando llegaba para igualar el encuentro. El arquero quedó dolorido y Kimberley no tenía más cambios, lo que generó una preocupación mayor, porque no había más cambios.

Los minutos finales fueron para el infarto. Sarmiento fue y fue buscando un empate que, en el desarrollo general terminó mereciendo. Kimberley se puso el overol y defendió con uñas y dientes el triunfo, el puntaje ideal y continuar siendo el mejor equipo del Torneo Argentino B


Conectar
Crear cuenta
Redimensionar