0223.com.ar
Destruyen plantaciones de apio y perejil porque tenían agroquímicos

Destruyen plantaciones de apio y perejil porque tenían agroquímicos

Por Redacción 0223

El Senasa llevó a cabo un operativo en una quinta ubicada en Laguna de los Padres. Mediante análisis de laboratorio, los profesionales determinaron que ni el perejil ni el apio eran aptos para consumo.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) destruyó una plantación de 3000 metros cuadrados de perejil y otra de 4000 de apio, tras verificar, mediante análisis de laboratorio, la presencia de niveles elevados de un agroquímico. La quinta está ubicada en Laguna de los Padres.

Fue la culminación de un operativo realizado junto al área de Bromatología municipal, iniciado en uno de los locales de una conocida cadena de supermercados de la región, donde los inspectores de ambas reparticiones públicas verificaron que muestras extraídas de apio y perejil disponibles para su venta al público contenían altos niveles de clorpirifos, un insecticida cuya aplicación y manejo debe cumplir con pautas de buenas prácticas agrícolas, para no poner en riesgo la salud de los productores y consumidores.

Los inspectores interdictaron los productos y consultaron a las autoridades del supermercado respecto del origen del apio y el perejil, para dar luego con un productor de la zona de Laguna de los Padres, quien además de rotular indebidamente la mercadería comercializada aún poseía varios lotes de los cultivos en cuestión, los que también se interdictaron hasta que se conocieran los resultados de los análisis de laboratorio de los muestreos.

Los análisis confirmaron la presencia del agroquímico en los dos casos, en niveles superiores a los permitidos para un consumo seguro, por lo que Senasa dispuso la destrucción de las plantaciones imposibilitando la comercialización de dichas verduras para resguardar la salud de los consumidores.

El director del Centro Regional Buenos Aires Sur del Senasa, Gabriel Meléndez, destacó “la efectividad metodológica de los controles sanitarios por seguir la trazabilidad de un alimento, desde su origen hasta los puntos de venta”, y aclaró que estas acciones “no finalizan con las destrucción de los productos, sino que continúan con las respectivas instancias legales”.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Destruyen plantaciones de apio y perejil porque tenían agroquímicos

El Senasa llevó a cabo un operativo en una quinta ubicada en Laguna de los Padres. Mediante análisis de laboratorio, los profesionales determinaron que ni el perejil ni el apio eran aptos para consumo.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) destruyó una plantación de 3000 metros cuadrados de perejil y otra de 4000 de apio, tras verificar, mediante análisis de laboratorio, la presencia de niveles elevados de un agroquímico. La quinta está ubicada en Laguna de los Padres.

Fue la culminación de un operativo realizado junto al área de Bromatología municipal, iniciado en uno de los locales de una conocida cadena de supermercados de la región, donde los inspectores de ambas reparticiones públicas verificaron que muestras extraídas de apio y perejil disponibles para su venta al público contenían altos niveles de clorpirifos, un insecticida cuya aplicación y manejo debe cumplir con pautas de buenas prácticas agrícolas, para no poner en riesgo la salud de los productores y consumidores.

Los inspectores interdictaron los productos y consultaron a las autoridades del supermercado respecto del origen del apio y el perejil, para dar luego con un productor de la zona de Laguna de los Padres, quien además de rotular indebidamente la mercadería comercializada aún poseía varios lotes de los cultivos en cuestión, los que también se interdictaron hasta que se conocieran los resultados de los análisis de laboratorio de los muestreos.

Los análisis confirmaron la presencia del agroquímico en los dos casos, en niveles superiores a los permitidos para un consumo seguro, por lo que Senasa dispuso la destrucción de las plantaciones imposibilitando la comercialización de dichas verduras para resguardar la salud de los consumidores.

El director del Centro Regional Buenos Aires Sur del Senasa, Gabriel Meléndez, destacó “la efectividad metodológica de los controles sanitarios por seguir la trazabilidad de un alimento, desde su origen hasta los puntos de venta”, y aclaró que estas acciones “no finalizan con las destrucción de los productos, sino que continúan con las respectivas instancias legales”.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar