0223.com.ar
Pulti golpea puertas en el peronismo para volver a competir

Pulti golpea puertas en el peronismo para volver a competir

Por Mariano Suárez

15.899. Ese fue el número de votos que cosechó Acción Marplatense en la última elección en General Pueyrredon. Le alcanzó, apenas, para superar el 4%. No estuvo cerca de tener representación legislativa y terminó último, detrás de la lista encabezada por Alejandro Martínez, del Frente de Izquierda. Ese resultado ratificó lo que muchos pensaban: postularse con una boleta corta vecinalista en una elección tan nacionalizada era un suicidio. La cosa para 2019 no varió demasiado y por eso, desde hace algunos meses, el exintendente Gustavo Pulti comenzó a buscar un aliado nacional para anotarse en la carrera electoral.

Con las encuestas bajo el brazo, Pulti retomó su costumbre de recorrer los 404 kilómetros que separan Mar del Plata de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El intendente se envalentonó con un sondeo que lo posicionaba bien en las encuestas, aunque muchos a su alrededor descreyeran de números tan favorables. Lógicamente, el exjefe comunal también basó su entusiasmo en la mala imagen que cosechó el actual intendente Carlos Arroyo, quien comenzó su gestión con casi un 70% de imagen positiva y fue diluyendo su capital político con el correr de los meses.

Por esos días, Pulti soñaba con volver a ser candidato en una lista que llevara a Cristina Fernández de Kirchner a la cabeza. Y para conseguir su cometido fue a ver a uno de los hombres más cercanos de la expresidenta, con quien él había logrado construir un lazo durante sus últimos años en la Intendencia: Eduardo “Wado” De Pedro.

Sin embargo, en aquel entonces el actual diputado nacional le dejó en claro al exintendente que el kirchnerismo más duro ya había depositado su confianza en la diputada nacional Fernanda Raverta para que sea la candidata el año próximo.

Con un tablero político incierto, Pulti resolvió mantenerse a la expectativa, hasta que desde el peronismo federal comenzaron a dar sus primeros pasos. Allí, el intendente de Mar del Plata entre 2007 y 2015 desempolvó de su agenda el número de Sergio Massa, a quien conoce su época como jefe de Gabinete de Ministros de la Nación. De hecho, fue con Massa con quien el entonces jefe comunal acordó el financiamiento total del sistema educativo municipal previo a las elecciones de 2009, cuando Pulti fue candidato testimonial.

El excandidato a presidente lo recibió en Tigre, donde cenaron. En la mesa también estaba un viejo conocido del exintendente marplatense: Ariel “Cholo” Ciano. El actual concejal de 1País escaló varias posiciones en el espacio y suele aparecer en reuniones nacionales o en medios capitalinos con el rótulo de “dirigente del Frente Renovador”.

Ese posicionamiento de Ciano, que cuenta con un fuerte respaldo de Massa para ser intendente, es un disgusto para Pulti. No se volvió de Tigre con la puerta cerrada, pero tampoco con el espaldarazo que fue a buscar.

Con esa puerta entornada, el dirigente nacido en Dolores volvió a la carga para hacerse un lugar en Unidad Ciudadana. “Con Raverta es imposible ganar, pero conmigo hay chances”, les repite a distintos dirigentes con los que se reúne. La línea que arrojó no llegó hasta la Ciudad de Buenos Aires. Tuvo pique algunos kilómetros antes. El intendente de Castelli, Francisco Echarren, se reunió con Pulti. Así lo reconoció en una entrevista con La Tecla Mar del Plata, donde admitió el diálogo y catalogó al exintendente como “un hombre importante”. Echarren sería el conducto para que Pulti pueda mantener una reunión en las próximas horas con Fernando Espinoza y Verónica Magario, quienes desembarcarán en Mar del Plata.

Sin embargo, pese a su simpatía por Pulti, el intendente de Castelli también reconoció el liderazgo que hoy ejerce Raverta dentro de ese espacio. “Ellos tendrán que ponerse de acuerdo”, dijo.

Los números que muestra Pulti a todo dirigente con el que se reúne hasta el momento no tuvieron el efecto esperado por él. Sin embargo, promete seguir insistiendo en busca de un lugar preponderante en de algún sector del peronismo para las elecciones del año próximo.

No es el único. El escenario comienza a perfilar a varios candidatos a nivel nacional y esos movimientos tienen eco en la ciudad. Por caso, las últimas declaraciones del exgobernador Daniel Scioli le permitieron ilusionarse al diputado Rodolfo “Manino” Iriart, su hombre de confianza en Mar del Plata. Otro que también habría hecho trascender sus intenciones de competir es el jefe de bloque de Unidad Ciudadana, Daniel Rodríguez, de la mano de otro exgobernador bonaerense: Felipe Solá.

A menos de un año para las elecciones generales del año próximo, el clima electoral ya comienza a percibirse y los movimientos que antes eran subterráneos y en silencio cada vez hacen más ruido.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Pulti golpea puertas en el peronismo para volver a competir

El exintendente quiere volver al ruedo el año próximo. Foto archivo 0223. 

15.899. Ese fue el número de votos que cosechó Acción Marplatense en la última elección en General Pueyrredon. Le alcanzó, apenas, para superar el 4%. No estuvo cerca de tener representación legislativa y terminó último, detrás de la lista encabezada por Alejandro Martínez, del Frente de Izquierda. Ese resultado ratificó lo que muchos pensaban: postularse con una boleta corta vecinalista en una elección tan nacionalizada era un suicidio. La cosa para 2019 no varió demasiado y por eso, desde hace algunos meses, el exintendente Gustavo Pulti comenzó a buscar un aliado nacional para anotarse en la carrera electoral.

Con las encuestas bajo el brazo, Pulti retomó su costumbre de recorrer los 404 kilómetros que separan Mar del Plata de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El intendente se envalentonó con un sondeo que lo posicionaba bien en las encuestas, aunque muchos a su alrededor descreyeran de números tan favorables. Lógicamente, el exjefe comunal también basó su entusiasmo en la mala imagen que cosechó el actual intendente Carlos Arroyo, quien comenzó su gestión con casi un 70% de imagen positiva y fue diluyendo su capital político con el correr de los meses.

Por esos días, Pulti soñaba con volver a ser candidato en una lista que llevara a Cristina Fernández de Kirchner a la cabeza. Y para conseguir su cometido fue a ver a uno de los hombres más cercanos de la expresidenta, con quien él había logrado construir un lazo durante sus últimos años en la Intendencia: Eduardo “Wado” De Pedro.

Sin embargo, en aquel entonces el actual diputado nacional le dejó en claro al exintendente que el kirchnerismo más duro ya había depositado su confianza en la diputada nacional Fernanda Raverta para que sea la candidata el año próximo.

Con un tablero político incierto, Pulti resolvió mantenerse a la expectativa, hasta que desde el peronismo federal comenzaron a dar sus primeros pasos. Allí, el intendente de Mar del Plata entre 2007 y 2015 desempolvó de su agenda el número de Sergio Massa, a quien conoce su época como jefe de Gabinete de Ministros de la Nación. De hecho, fue con Massa con quien el entonces jefe comunal acordó el financiamiento total del sistema educativo municipal previo a las elecciones de 2009, cuando Pulti fue candidato testimonial.

El excandidato a presidente lo recibió en Tigre, donde cenaron. En la mesa también estaba un viejo conocido del exintendente marplatense: Ariel “Cholo” Ciano. El actual concejal de 1País escaló varias posiciones en el espacio y suele aparecer en reuniones nacionales o en medios capitalinos con el rótulo de “dirigente del Frente Renovador”.

Ese posicionamiento de Ciano, que cuenta con un fuerte respaldo de Massa para ser intendente, es un disgusto para Pulti. No se volvió de Tigre con la puerta cerrada, pero tampoco con el espaldarazo que fue a buscar.

Con esa puerta entornada, el dirigente nacido en Dolores volvió a la carga para hacerse un lugar en Unidad Ciudadana. “Con Raverta es imposible ganar, pero conmigo hay chances”, les repite a distintos dirigentes con los que se reúne. La línea que arrojó no llegó hasta la Ciudad de Buenos Aires. Tuvo pique algunos kilómetros antes. El intendente de Castelli, Francisco Echarren, se reunió con Pulti. Así lo reconoció en una entrevista con La Tecla Mar del Plata, donde admitió el diálogo y catalogó al exintendente como “un hombre importante”. Echarren sería el conducto para que Pulti pueda mantener una reunión en las próximas horas con Fernando Espinoza y Verónica Magario, quienes desembarcarán en Mar del Plata.

Sin embargo, pese a su simpatía por Pulti, el intendente de Castelli también reconoció el liderazgo que hoy ejerce Raverta dentro de ese espacio. “Ellos tendrán que ponerse de acuerdo”, dijo.

Los números que muestra Pulti a todo dirigente con el que se reúne hasta el momento no tuvieron el efecto esperado por él. Sin embargo, promete seguir insistiendo en busca de un lugar preponderante en de algún sector del peronismo para las elecciones del año próximo.

No es el único. El escenario comienza a perfilar a varios candidatos a nivel nacional y esos movimientos tienen eco en la ciudad. Por caso, las últimas declaraciones del exgobernador Daniel Scioli le permitieron ilusionarse al diputado Rodolfo “Manino” Iriart, su hombre de confianza en Mar del Plata. Otro que también habría hecho trascender sus intenciones de competir es el jefe de bloque de Unidad Ciudadana, Daniel Rodríguez, de la mano de otro exgobernador bonaerense: Felipe Solá.

A menos de un año para las elecciones generales del año próximo, el clima electoral ya comienza a percibirse y los movimientos que antes eran subterráneos y en silencio cada vez hacen más ruido.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar