0223.com.ar
Y un día Ford pagó por la publicidad que provocó la salida de dos funcionarios

Y un día Ford pagó por la publicidad que provocó la salida de dos funcionarios

Por Redacción 0223

“Exijo que en Inspección General haya un sistema de administración claro, transparente y riguroso. No me gustó cómo se manejó un expediente de publicidad, así que fuera el funcionario. Es simple”. Esas fueron las escuetas palabras que utilizó el intendente Carlos Arroyo cuando la prensa local le consultó sobre la sorpresiva salida de Luis Melo del gabinete municipal en septiembre del año pasado.

¿A cuál expediente de publicidad se refirió el jefe comunal? ¿Por qué habló de falta de transparencia? ¿Qué empresa estuvo involucrada en este vidrioso hecho? Las respuestas a estas preguntas se encuentran reflejadas en el decreto Nº 2196 rubricado por Arroyo el 5 de septiembre de 2017. Dos días antes de que Melo saliera eyectado del área de Inspección General.

En aquel momento, la presidenta del bloque de concejales de Acción Marplatense, Claudia Rodríguez, reclamó que el gobierno municipal explicite las razones por las que el jefe comunal resolvió pedir las renuncias de dos funcionarios que habrían tenido intervención en el trámite para autorizar la realización de un evento promocional que la empresa Ford llevó a cabo en Mar del Plata.

Uno de ellos fue el exdirector de Inspección General, Luis Melo, y el otro fue el exdirector de Gobierno, Emiliano Mensor. La edil opositora indicó que ambos habrían sido desplazados por “presuntas irregularidades en la tramitación de un expediente municipal” por el cual, la empresa Ford solicitó el apoyo del área de Tránsito y el uso de las instalaciones del Museo de Arte Contemporáneo (MAR) para hacer el lanzamiento de su nueva camioneta Ecosport.

En la documentación oficial, a la cual este diario digital tuvo acceso, el intendente Arroyo brindó detalles de “manifiestas irregularidades detectadas” en la tramitación del expediente Nº 9924-2-2017 caratulado “Solicitud de autorización para la utilización de espacio público Ford Argentina” por el cual una empresa llamada “Dynamic Viajes” llevó adelante una campaña publicitaria promocionando un nuevo vehiculo de Ford en las calles marplatenses y en el Museo Mar.

Tras la polémica, el municipio intimó a la empresa Ford para que abone los derechos de publicidad del evento. Este lunes, según pudo saber este diario digital, la multinacional estadounidense le pagó casi 150 mil pesos a la Comuna en concepto de tasa publicitaria

En el pasado mes de agosto, Ford Argentina realizó su primer testdrive de la nueva Ecosport en Mar del Plata con prensa especializada e invitados especiales. Un raid de cuarenta y cinco Ecosport recorrió más de 70 kilómetros por la ciudad y sus rutas con destino final en la bodega Trapiche, ubicada en la hermosa zona de Chapadmalal.

En el texto, Arroyo además puntualizó que “el referido expediente ingresó a la secretaría Privada el 26 de agosto del corriente, cuando la autorización para las actividades pedidas corresponden a los días 23 y 25 de agosto del corriente, no interviniendo la Dirección de Administración”. “De una simple comparación de fecha resulta que al ingreso del expediente en realidad expiraba la solicitud y permiso limitándose el tiempo para la tramitación correspondiente ante el Concejo Deliberante”, añadió el titular del Ejecutivo local.

Y remarcó: “El nombre de fantasía Dynamic Viajes es sólo eso, no hay en el expediente ningún contrato, ni estatuto social ni constitutivo o acta de designación que acredite la representación de la empresa Ford, no existiendo llamativamente ninguna nota y documentación de la empresa Ford, ni tampoco de una persona con debida representación de la automotriz”. “Aparece una persona Daniel Bonetto, quien se presenta en el expediente sin acreditar legitimación activa, ya sea como representante de Ford o por lo menos de Dynamic Viajes”, agregó.

También, Arroyo explicó que “tampoco se encuentra en el expediente ninguna observación en cuanto al cumplimiento de las normas del Código de Publicidad vigente; ni siquiera se constata un intento para determinar el alcance y significado, no existiendo cálculo de los derechos correspondientes, situación realmente grave, por cuanto en el proyecto de ordenanza acompañando no se alude a esos extremos”.

“Con respecto a la publicidad en el denominado Museo Mar, considerando que es un organismo jurisdicción provincial, debería haberse solicitado y acreditado la autorización del gobierno de la Provincia de Buenos Aires”, aclaró. 

Al mismo tiempo, el jefe comunal  sostuvo que “se constata una contradicción entre los dichos del jefe de departamento Tránsito y el Director General de Inspección de Tránsito”. “En la tramitación del expediente emite opinión favorable el jefe de Departamento Operativo, no teniendo ninguna intervención el subsecretario de Inspección General a los fines de la elevación del trámite al señor secretario de Gobierno, siendo evidente la falta de control del contenido de dicho expediente”, puntualizó.

Por último, Arroyo consideró que “resulta sumamente grave en el plano institucional y/o administrativo, que ni siquiera se le haya dado intervención al Departamento de Publicidad para el análisis de la publicidad a autorizar y su derivación a la Agencia de Recaudación Municipal para determinar el monto de los derechos que corresponde abonar por la firma interesada”.

Ante estas presuntas anomalías, el intendente Carlos Arroyo  dispuso la instrucción de un sumario administrativo a fin de deslindar las responsabilidades del personal municipal actuante en el proceso del cuestionado expediente.
 

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Y un día Ford pagó por la publicidad que provocó la salida de dos funcionarios

“Exijo que en Inspección General haya un sistema de administración claro, transparente y riguroso. No me gustó cómo se manejó un expediente de publicidad, así que fuera el funcionario. Es simple”. Esas fueron las escuetas palabras que utilizó el intendente Carlos Arroyo cuando la prensa local le consultó sobre la sorpresiva salida de Luis Melo del gabinete municipal en septiembre del año pasado.

¿A cuál expediente de publicidad se refirió el jefe comunal? ¿Por qué habló de falta de transparencia? ¿Qué empresa estuvo involucrada en este vidrioso hecho? Las respuestas a estas preguntas se encuentran reflejadas en el decreto Nº 2196 rubricado por Arroyo el 5 de septiembre de 2017. Dos días antes de que Melo saliera eyectado del área de Inspección General.

En aquel momento, la presidenta del bloque de concejales de Acción Marplatense, Claudia Rodríguez, reclamó que el gobierno municipal explicite las razones por las que el jefe comunal resolvió pedir las renuncias de dos funcionarios que habrían tenido intervención en el trámite para autorizar la realización de un evento promocional que la empresa Ford llevó a cabo en Mar del Plata.

Uno de ellos fue el exdirector de Inspección General, Luis Melo, y el otro fue el exdirector de Gobierno, Emiliano Mensor. La edil opositora indicó que ambos habrían sido desplazados por “presuntas irregularidades en la tramitación de un expediente municipal” por el cual, la empresa Ford solicitó el apoyo del área de Tránsito y el uso de las instalaciones del Museo de Arte Contemporáneo (MAR) para hacer el lanzamiento de su nueva camioneta Ecosport.

En la documentación oficial, a la cual este diario digital tuvo acceso, el intendente Arroyo brindó detalles de “manifiestas irregularidades detectadas” en la tramitación del expediente Nº 9924-2-2017 caratulado “Solicitud de autorización para la utilización de espacio público Ford Argentina” por el cual una empresa llamada “Dynamic Viajes” llevó adelante una campaña publicitaria promocionando un nuevo vehiculo de Ford en las calles marplatenses y en el Museo Mar.

Tras la polémica, el municipio intimó a la empresa Ford para que abone los derechos de publicidad del evento. Este lunes, según pudo saber este diario digital, la multinacional estadounidense le pagó casi 150 mil pesos a la Comuna en concepto de tasa publicitaria

En el pasado mes de agosto, Ford Argentina realizó su primer testdrive de la nueva Ecosport en Mar del Plata con prensa especializada e invitados especiales. Un raid de cuarenta y cinco Ecosport recorrió más de 70 kilómetros por la ciudad y sus rutas con destino final en la bodega Trapiche, ubicada en la hermosa zona de Chapadmalal.

En el texto, Arroyo además puntualizó que “el referido expediente ingresó a la secretaría Privada el 26 de agosto del corriente, cuando la autorización para las actividades pedidas corresponden a los días 23 y 25 de agosto del corriente, no interviniendo la Dirección de Administración”. “De una simple comparación de fecha resulta que al ingreso del expediente en realidad expiraba la solicitud y permiso limitándose el tiempo para la tramitación correspondiente ante el Concejo Deliberante”, añadió el titular del Ejecutivo local.

Y remarcó: “El nombre de fantasía Dynamic Viajes es sólo eso, no hay en el expediente ningún contrato, ni estatuto social ni constitutivo o acta de designación que acredite la representación de la empresa Ford, no existiendo llamativamente ninguna nota y documentación de la empresa Ford, ni tampoco de una persona con debida representación de la automotriz”. “Aparece una persona Daniel Bonetto, quien se presenta en el expediente sin acreditar legitimación activa, ya sea como representante de Ford o por lo menos de Dynamic Viajes”, agregó.

También, Arroyo explicó que “tampoco se encuentra en el expediente ninguna observación en cuanto al cumplimiento de las normas del Código de Publicidad vigente; ni siquiera se constata un intento para determinar el alcance y significado, no existiendo cálculo de los derechos correspondientes, situación realmente grave, por cuanto en el proyecto de ordenanza acompañando no se alude a esos extremos”.

“Con respecto a la publicidad en el denominado Museo Mar, considerando que es un organismo jurisdicción provincial, debería haberse solicitado y acreditado la autorización del gobierno de la Provincia de Buenos Aires”, aclaró. 

Al mismo tiempo, el jefe comunal  sostuvo que “se constata una contradicción entre los dichos del jefe de departamento Tránsito y el Director General de Inspección de Tránsito”. “En la tramitación del expediente emite opinión favorable el jefe de Departamento Operativo, no teniendo ninguna intervención el subsecretario de Inspección General a los fines de la elevación del trámite al señor secretario de Gobierno, siendo evidente la falta de control del contenido de dicho expediente”, puntualizó.

Por último, Arroyo consideró que “resulta sumamente grave en el plano institucional y/o administrativo, que ni siquiera se le haya dado intervención al Departamento de Publicidad para el análisis de la publicidad a autorizar y su derivación a la Agencia de Recaudación Municipal para determinar el monto de los derechos que corresponde abonar por la firma interesada”.

Ante estas presuntas anomalías, el intendente Carlos Arroyo  dispuso la instrucción de un sumario administrativo a fin de deslindar las responsabilidades del personal municipal actuante en el proceso del cuestionado expediente.
 

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar