0223.com.ar
La historia del físico nuclear marplatense que creían desaparecido de la dictadura y vive en Estados Unidos

La historia del físico nuclear marplatense que creían desaparecido de la dictadura y vive en Estados Unidos

Por Redacción 0223

Se llama Antonio Gentile, tiene 85 años y durante varios años figuró como persona desaparecida. Su nombre quedó registrado en placas y conmemoraciones. El Instituto Balseiro, donde egresó, logró contactarlo.

Hace poco tiempo, en la previa del reciente mes de marzo y del recuerdo por un nuevo aniversario del golpe de Estado cívico, militar y ecleciástico que dejó inmersa a la Argentina ante la más triste de sus historias, se develó un gran error sobre la figura de Antonio Manuel Gentile, un físico nuclear argentino, oriundo de Mar del Plata, que figuraba como desaparecido pero que vive junto a su familia en Estados Unidos.

La insólita historia se remonta a la fatídica década del 70, cuando Gentile, específicamente en el año 1977, según versiones de sus compañeros egresados del Instituto Balseiro, viajaría desde Norteamérica a la Argentina. Desde ese entonces, nadie pudo volver a contactarse con él, no hubo registros de sus firmas en ninguna investigación científica ni notificaciones de algún vínculo con otras instituciones académicas. 

Tras muchos años de búsqueda sin suerte, en 2012, excompañeros de estudio y colegas pidieron que Gentile sea incluido en una placa en un acto interno del Instituto Balseiro de Bariloche realizado en conmemoración de los científicos desaparecidos. 

 

 

Tres años después, incluso, el físico marplatense fue incluido también en un homenaje en el marco de los 60 años del IB. Y su nombre pasó a figurar en varios lugares más, entre ellos, las baldosas del centro cívico de Bariloche.

Del último registro que se tenía de Gentile allá por el 77, se supo que tenía en agenda un viaje de Nueva York a la Argentina, -según algunas versiones que ahora deberán ser chequeadas-, realizado por pedido de sus padres, con el objetivo de buscar a su hermana María Estela, estudiante de Universidad de La Plata que sí había sido secuestrada. Los Gentile eran oriundos de Mar del Plata.

Ahora la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, que conduce Claudio Avruj, pidió informes al instituto y a la secretaría de Derechos Humanos de Río Negro para contar con los datos suficientes y analizar los pasos a seguir, teniendo en cuenta que hubo un pedido en curso para agregar el nombre de Gentile a la lista de la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (Conadep).

 

 

Durante este 2018, el personal de la Comisión de Derechos Humanos de la Comisión Nacional de Energía Atómica logró nuevas pistas y finalmente consiguió dar con su paradero. Gentile habló con Carlos Balseiro, director del IB, corroboró su identidad en base a datos y recuerdos, confirmó que no estaba al tanto de que había sido incluido en diversos homenajes a los desaparecidos y afirmó que no quería dar públicamente ninguna referencia, ni sobre su pasado, ni sobre su presente.

 

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

La historia del físico nuclear marplatense que creían desaparecido de la dictadura y vive en Estados Unidos

Se llama Antonio Gentile, tiene 85 años y durante varios años figuró como persona desaparecida. Su nombre quedó registrado en placas y conmemoraciones. El Instituto Balseiro, donde egresó, logró contactarlo.

Hace poco tiempo, en la previa del reciente mes de marzo y del recuerdo por un nuevo aniversario del golpe de Estado cívico, militar y ecleciástico que dejó inmersa a la Argentina ante la más triste de sus historias, se develó un gran error sobre la figura de Antonio Manuel Gentile, un físico nuclear argentino, oriundo de Mar del Plata, que figuraba como desaparecido pero que vive junto a su familia en Estados Unidos.

La insólita historia se remonta a la fatídica década del 70, cuando Gentile, específicamente en el año 1977, según versiones de sus compañeros egresados del Instituto Balseiro, viajaría desde Norteamérica a la Argentina. Desde ese entonces, nadie pudo volver a contactarse con él, no hubo registros de sus firmas en ninguna investigación científica ni notificaciones de algún vínculo con otras instituciones académicas. 

Tras muchos años de búsqueda sin suerte, en 2012, excompañeros de estudio y colegas pidieron que Gentile sea incluido en una placa en un acto interno del Instituto Balseiro de Bariloche realizado en conmemoración de los científicos desaparecidos. 

 

 

Tres años después, incluso, el físico marplatense fue incluido también en un homenaje en el marco de los 60 años del IB. Y su nombre pasó a figurar en varios lugares más, entre ellos, las baldosas del centro cívico de Bariloche.

Del último registro que se tenía de Gentile allá por el 77, se supo que tenía en agenda un viaje de Nueva York a la Argentina, -según algunas versiones que ahora deberán ser chequeadas-, realizado por pedido de sus padres, con el objetivo de buscar a su hermana María Estela, estudiante de Universidad de La Plata que sí había sido secuestrada. Los Gentile eran oriundos de Mar del Plata.

Ahora la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, que conduce Claudio Avruj, pidió informes al instituto y a la secretaría de Derechos Humanos de Río Negro para contar con los datos suficientes y analizar los pasos a seguir, teniendo en cuenta que hubo un pedido en curso para agregar el nombre de Gentile a la lista de la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (Conadep).

 

 

Durante este 2018, el personal de la Comisión de Derechos Humanos de la Comisión Nacional de Energía Atómica logró nuevas pistas y finalmente consiguió dar con su paradero. Gentile habló con Carlos Balseiro, director del IB, corroboró su identidad en base a datos y recuerdos, confirmó que no estaba al tanto de que había sido incluido en diversos homenajes a los desaparecidos y afirmó que no quería dar públicamente ninguna referencia, ni sobre su pasado, ni sobre su presente.

 

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar