0223.com.ar
Emotivo abrazo al mar de surfistas en Mar del Plata

Emotivo abrazo al mar de surfistas en Mar del Plata

Por Redacción 0223

Cerca de 50 profesionales, famosos y amateurs, se metieron al mar para realizar el mítico círculo y tirar flores como símbolo de amor, en una jornada de concientización.

"La única medida de la real grandeza es cómo tratamos a la naturaleza y el mar es uno de los testigos silenciosos de cómo la tratamos".

El de la frase no es un filósofo aunque a veces Fernando Aguerre se le parece. Uno de los líderes más importantes del surf mundial, responsable de que su deporte haya ingresado en los Juegos Olímpicos (en Tokio 2020), es un activo militante del ambientalismo porque genuinamente cree que el planeta está en un momento crucial, que si no tomamos consciencia, el futuro estará hipotecado. Y no sólo para los surfistas que él representa de alguna forma... Por eso, junto a marcas que lo acompañaron, tuvo la idea de realizar un abrazo al mar con la idea de fomentar el mensaje por un océano sustentable. 

La convocatoria en el balneario Prius de Playa Grande fue un éxito, pese a lo desapacible del día y a lo difícil que estaba el mar. Cerca de 50 surfistas de distintos ámbitos, con varios profesionales, famosos y amateurs, se dieron cita para escuchar primero la charla de la Fundación Quinta Esencia de Mar Chiquita y luego meterse al mar en una experiencia que tuvo el plus de tener que lidiar con vientos de 60 kilómetros por hora y olas de casi 2 metros. La ronda se formó en el sector de Biología y, con todos de la mano, se lanzaron flores al agua y un grito que pidió por una mayor concientización de la gente se escuchó en toda la playa.

Charly Alberti, el consagrado músico ex Soda Stereo, se quedó fuera del agua porque apenas lleva dos años en el surf y el mar no estaba fácil. Pero su impacto fue el mismo, con su presencia y mensaje. "Casi el 40% de los océanos están contaminados con basura. El problema somos nosotros pero también nosotros los que podemos cambiarlo. Estamos en un problema muy serio y es momento de actuar. Necesitamos pasar de la preocupación a la ocupación. Lo antes posible", dijo el baterista que lleva 15 años levantando la bandera del ambientalismo y le interesa mucho más hablar de este tema que de su época de gloria como baterista de Soda. 

Fernando Aguerre y "Charly" Alberti.

Aguerre asiente a su lado. "Este es un acto para concientizar. Debemos saber que, cuanto más transformemos, mejor planeta le dejaremos a nuestro hijos", dice. Y enseguida puntualiza con el tema de su ciudad y el océano que, a los 60 años, cada día visita arriba de una tabla de surf. "Se llama Mar del Plata, no Montaña del Plata. Entonces cuidemos el mar y a una ciudad que nació bendecida por su presencia pero no podemos tratarla de cómo si fuese indestructible", razona. El lugar elegido para el abrazo no es casualidad, en la escollera de Biología, pegada al sector más comercial de Playa Grande. "Ese sitio donde están los bares y restaurante se ha convertido en un enorme basural, en un cenicero natural que nosotros vemos cuando vamos a surfear bien temprano o a la tardecita. Es una falta de respeto", comenta. 

La clave para Aguerre pasa por la educación. "Si el padre va en el auto y cuando termina el cigarrillo, lo tira por la ventallina, lo que van a recibir sus hijos que van atrás, es ese mensaje. Y cuando ellos vayan a la playa con sus amigos, harán lo mismo, la usarán como cenicero. Y ya sabemos que todo lo que tiramos, donde sea, va al mar. Y nosotros no queremos ser los últimos que disfrutemos los océanos, tenemos que dejárselos mejor a nuestros nietos", cierra Fernando mientras Charly lo abraza. El mensaje se había dado. El resto, depende de nosotros. De todos.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Emotivo abrazo al mar de surfistas en Mar del Plata

Cerca de 50 profesionales, famosos y amateurs, se metieron al mar para realizar el mítico círculo y tirar flores como símbolo de amor, en una jornada de concientización.

"La única medida de la real grandeza es cómo tratamos a la naturaleza y el mar es uno de los testigos silenciosos de cómo la tratamos".

El de la frase no es un filósofo aunque a veces Fernando Aguerre se le parece. Uno de los líderes más importantes del surf mundial, responsable de que su deporte haya ingresado en los Juegos Olímpicos (en Tokio 2020), es un activo militante del ambientalismo porque genuinamente cree que el planeta está en un momento crucial, que si no tomamos consciencia, el futuro estará hipotecado. Y no sólo para los surfistas que él representa de alguna forma... Por eso, junto a marcas que lo acompañaron, tuvo la idea de realizar un abrazo al mar con la idea de fomentar el mensaje por un océano sustentable. 

La convocatoria en el balneario Prius de Playa Grande fue un éxito, pese a lo desapacible del día y a lo difícil que estaba el mar. Cerca de 50 surfistas de distintos ámbitos, con varios profesionales, famosos y amateurs, se dieron cita para escuchar primero la charla de la Fundación Quinta Esencia de Mar Chiquita y luego meterse al mar en una experiencia que tuvo el plus de tener que lidiar con vientos de 60 kilómetros por hora y olas de casi 2 metros. La ronda se formó en el sector de Biología y, con todos de la mano, se lanzaron flores al agua y un grito que pidió por una mayor concientización de la gente se escuchó en toda la playa.

Charly Alberti, el consagrado músico ex Soda Stereo, se quedó fuera del agua porque apenas lleva dos años en el surf y el mar no estaba fácil. Pero su impacto fue el mismo, con su presencia y mensaje. "Casi el 40% de los océanos están contaminados con basura. El problema somos nosotros pero también nosotros los que podemos cambiarlo. Estamos en un problema muy serio y es momento de actuar. Necesitamos pasar de la preocupación a la ocupación. Lo antes posible", dijo el baterista que lleva 15 años levantando la bandera del ambientalismo y le interesa mucho más hablar de este tema que de su época de gloria como baterista de Soda. 

Fernando Aguerre y "Charly" Alberti.

Aguerre asiente a su lado. "Este es un acto para concientizar. Debemos saber que, cuanto más transformemos, mejor planeta le dejaremos a nuestro hijos", dice. Y enseguida puntualiza con el tema de su ciudad y el océano que, a los 60 años, cada día visita arriba de una tabla de surf. "Se llama Mar del Plata, no Montaña del Plata. Entonces cuidemos el mar y a una ciudad que nació bendecida por su presencia pero no podemos tratarla de cómo si fuese indestructible", razona. El lugar elegido para el abrazo no es casualidad, en la escollera de Biología, pegada al sector más comercial de Playa Grande. "Ese sitio donde están los bares y restaurante se ha convertido en un enorme basural, en un cenicero natural que nosotros vemos cuando vamos a surfear bien temprano o a la tardecita. Es una falta de respeto", comenta. 

La clave para Aguerre pasa por la educación. "Si el padre va en el auto y cuando termina el cigarrillo, lo tira por la ventallina, lo que van a recibir sus hijos que van atrás, es ese mensaje. Y cuando ellos vayan a la playa con sus amigos, harán lo mismo, la usarán como cenicero. Y ya sabemos que todo lo que tiramos, donde sea, va al mar. Y nosotros no queremos ser los últimos que disfrutemos los océanos, tenemos que dejárselos mejor a nuestros nietos", cierra Fernando mientras Charly lo abraza. El mensaje se había dado. El resto, depende de nosotros. De todos.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar