0223.com.ar
Entró a robar a una casa y lo balearon en el rostro: se recuperó y lo condenaron a ocho años de prisión

Entró a robar a una casa y lo balearon en el rostro: se recuperó y lo condenaron a ocho años de prisión

Por Redacción 0223

A Martín Eduardo Belis le unificaron las penas tras un juicio abreviado y lo declararon reincidente. Lo habían detenido en julio de 2017 cuando ingresó al hospital para que lo curaran.

Un sujeto que en julio de 2017 entró a robar en una vivienda del barrio Los Troncos y fue herido tras recibir un balazo en el rostro por parte del dueño de casa fue condenado tras la validación de un juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal 3. Si bien la pena propuesta fue de casi cinco años y medio de prisión, a Martín Eduardo Bélis se le unificó una anterior y se le dictó una pena única de ocho años de prisión.

El juez Fabián Riquert consideró que estaban dadas las condiciones para validar el acuerdo rubricado por el imputado, su defensa y el Ministerio Público Fiscal bajo la calificación de robo triplemente agravado por su comisión en poblado y en banda, por el uso de arma, por escalamiento y por lesiones graves resultantes. En la misma sentencia y tras el dictado de una pena única se lo declaró nuevamente reincidente.

El hecho

La noche del 25 de julio de 2017 Belis y otras dos personas que no fueron identificadas actuaron en forma coordinada y distribuyéndose sus roles y funciones para ingresar a una vivienda ubicada en Quintana entre Alsina y Olavarría. Dos de ellos escalaron un paredón de tres metros de altura y sorprendieron al dueño de casa –de 63 años- a quien golpearon provocándole una fractura en el tabique nasal y lo dejaron atado con cables.

Mientras uno de los delincuentes fue a la planta alta de la vivienda para revisar los ambientes, el otro redujo a la hija de la víctima y una amiga que ingresaron sin conocer lo que sucedía en el interior. El “descuido” de los delincuentes fue aprovechado por el dueño de casa que logró desatarse, tomar una escopeta que guardaban en un placard y disparar una vez al sujeto que bajaba del primer piso.

Mientras Belis cayó herido al piso, su cómplice forcejeó con el dueño de casa y tras sacarle la escopeta escapó corriendo junto al herido del lugar. En la instrucción que llevó a cabo personal policial las víctimas relataron que los delincuentes treparon la reja de la vivienda y escaparon por calle Quintana en dirección a Sarmiento.

La responsabilidad del imputado en el brutal robo quedó confirmada a partir de las referencias físicas que hicieron las víctimas, las descripciones compatibles con Beliz y –fundamentalmente- que minutos después de la huída ingresó al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) con una herida en el rostro causada por disparo de una escopeta.

Minutos antes de ese ingreso que fue denunciado por el Destacamento Policial que funciona en el HIGA, el imputado y sus dos cómplices que no fueron identificados hasta el momento habían ido a la guardia de la clínica Belgrano. Tal como quedó registrado en las imágenes de las cámaras de seguridad del centro asistencial el herido ingresó tapándose el rostro con una prenda de vestir y presentaba "una herida contuso cortante con pérdida de arquitectura y tejidos en la zona izquierda de la cara", por lo que se le realizó compresión y primeros auxilios.

Belis dijo en el lugar que había sido herido durante un intento de robo y minutos después fue trasladado por una ambulancia al HIGA donde una vez relacionados los hechos quedó aprehendido con custodia policial.

Unificación de penas y reincidencia

En la sentencia a la que tuvo acceso 0223 el magistrado descartó la presencia de eximentes de la responsabilidad penal y valoró como atenuantes las lesiones sufridas, el buen concepto socio ambiental que surge de los informes y las audiencias celebradas.

En cuanto a los agravantes consideró la nocturnidad y la excesiva violencia desplegada en la víctima. En tal sentido señaló que mientras la primera facilitó la “perpetración del ilícito y la segunda ha excedido la agravante por las circunstancias del hecho, la superioridad numérica y la edad de la víctima quien sufrió lesiones de considerable magnitud”.

Riquert sostuvo que el hecho llevado a a juicio constituye el delito de robo triplemente agravado por haberse cometido en poblado y en banda, por haberse realizado con escalamiento y por el resultante lesiones graves que merecía una sanción de cinco años y cuatro meses de prisión.

Sin embargo y a partir de la unificación con una pena impuesta en agosto de 2016, se le impuso una pena única de ocho años de prisión, comprensiva de las distintas sanciones que registra Belis más la declaración de reincidencia. En virtud del cómputo de penas y que desde el día en que fue detenido en el HIGA permanece privado de la libertad se declaró que el carácter provisorio del vencimiento de la pena única será el doce de febrero de 2022.

 

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Entró a robar a una casa y lo balearon en el rostro: se recuperó y lo condenaron a ocho años de prisión

A Martín Eduardo Belis le unificaron las penas tras un juicio abreviado y lo declararon reincidente. Lo habían detenido en julio de 2017 cuando ingresó al hospital para que lo curaran.

Un sujeto que en julio de 2017 entró a robar en una vivienda del barrio Los Troncos y fue herido tras recibir un balazo en el rostro por parte del dueño de casa fue condenado tras la validación de un juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal 3. Si bien la pena propuesta fue de casi cinco años y medio de prisión, a Martín Eduardo Bélis se le unificó una anterior y se le dictó una pena única de ocho años de prisión.

El juez Fabián Riquert consideró que estaban dadas las condiciones para validar el acuerdo rubricado por el imputado, su defensa y el Ministerio Público Fiscal bajo la calificación de robo triplemente agravado por su comisión en poblado y en banda, por el uso de arma, por escalamiento y por lesiones graves resultantes. En la misma sentencia y tras el dictado de una pena única se lo declaró nuevamente reincidente.

El hecho

La noche del 25 de julio de 2017 Belis y otras dos personas que no fueron identificadas actuaron en forma coordinada y distribuyéndose sus roles y funciones para ingresar a una vivienda ubicada en Quintana entre Alsina y Olavarría. Dos de ellos escalaron un paredón de tres metros de altura y sorprendieron al dueño de casa –de 63 años- a quien golpearon provocándole una fractura en el tabique nasal y lo dejaron atado con cables.

Mientras uno de los delincuentes fue a la planta alta de la vivienda para revisar los ambientes, el otro redujo a la hija de la víctima y una amiga que ingresaron sin conocer lo que sucedía en el interior. El “descuido” de los delincuentes fue aprovechado por el dueño de casa que logró desatarse, tomar una escopeta que guardaban en un placard y disparar una vez al sujeto que bajaba del primer piso.

Mientras Belis cayó herido al piso, su cómplice forcejeó con el dueño de casa y tras sacarle la escopeta escapó corriendo junto al herido del lugar. En la instrucción que llevó a cabo personal policial las víctimas relataron que los delincuentes treparon la reja de la vivienda y escaparon por calle Quintana en dirección a Sarmiento.

La responsabilidad del imputado en el brutal robo quedó confirmada a partir de las referencias físicas que hicieron las víctimas, las descripciones compatibles con Beliz y –fundamentalmente- que minutos después de la huída ingresó al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) con una herida en el rostro causada por disparo de una escopeta.

Minutos antes de ese ingreso que fue denunciado por el Destacamento Policial que funciona en el HIGA, el imputado y sus dos cómplices que no fueron identificados hasta el momento habían ido a la guardia de la clínica Belgrano. Tal como quedó registrado en las imágenes de las cámaras de seguridad del centro asistencial el herido ingresó tapándose el rostro con una prenda de vestir y presentaba "una herida contuso cortante con pérdida de arquitectura y tejidos en la zona izquierda de la cara", por lo que se le realizó compresión y primeros auxilios.

Belis dijo en el lugar que había sido herido durante un intento de robo y minutos después fue trasladado por una ambulancia al HIGA donde una vez relacionados los hechos quedó aprehendido con custodia policial.

Unificación de penas y reincidencia

En la sentencia a la que tuvo acceso 0223 el magistrado descartó la presencia de eximentes de la responsabilidad penal y valoró como atenuantes las lesiones sufridas, el buen concepto socio ambiental que surge de los informes y las audiencias celebradas.

En cuanto a los agravantes consideró la nocturnidad y la excesiva violencia desplegada en la víctima. En tal sentido señaló que mientras la primera facilitó la “perpetración del ilícito y la segunda ha excedido la agravante por las circunstancias del hecho, la superioridad numérica y la edad de la víctima quien sufrió lesiones de considerable magnitud”.

Riquert sostuvo que el hecho llevado a a juicio constituye el delito de robo triplemente agravado por haberse cometido en poblado y en banda, por haberse realizado con escalamiento y por el resultante lesiones graves que merecía una sanción de cinco años y cuatro meses de prisión.

Sin embargo y a partir de la unificación con una pena impuesta en agosto de 2016, se le impuso una pena única de ocho años de prisión, comprensiva de las distintas sanciones que registra Belis más la declaración de reincidencia. En virtud del cómputo de penas y que desde el día en que fue detenido en el HIGA permanece privado de la libertad se declaró que el carácter provisorio del vencimiento de la pena única será el doce de febrero de 2022.

 

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar