Obras falló el último triple y Quilmes se desahogó en el Poli

Por Redacción 0223

Cuando la pelota iba en el aire, los hinchas "cerveceros" se agarraron la cabeza y vieron la repetición de una película que muchas amarguras le dio en la temporada. Cuando rebotó y salió, se desató el festejo por un triunfo que cortó la racha negativa e invita a soñar.

Si no sufre no vale. Quilmes consiguió una victoria agónica sobre Obras Basket en el Polideportivo "Islas Malvinas", en un encuentro que fue equilibrado, que tuvo un mejor arranque local pero que luego se lastimaron hasta llegar a un final cerrado que se definió por detalles. El 84 a 82 del "tricolor", con Richard Jackson como figura con 23 puntos, le permitió terminar con la racha de cuatro derrotas consecutivas y alimenta los sueños de permanencia.

Intenso, parejo y con buenos pasajes de básquet transcurrió el primer cuarto. Quilmes apoyó su juego en Richard Jackson, el pivote que venía de una pálida actuación ante Boca, anotó 11 unidades y fue la bandera ofensiva. La visita, pese a meter 24 puntos y encontrar argumentos para preocupar al local, se fue en desventaja por 7, ya que no pudo parar la tremenda mano del "cervecero", que acertó 4 de los 6 intentos detrás de 6,75. El primer chico fue 31 a 24.

En el segundo parcial, el equipo de Martínez salió más decidido. El ingreso de Venegas, las buenas apariciones de Anderson cerca del canasto y la mano de Carrera lo pusieron al frente por primera vez en el juego por 37 a 35. Además, ajustó la defensa y no permitió que el local tenga la misma fluidez que en los primero 10 minutos. Quilmes estuvo errático durante todo el cuarto, pero siguió luchando y nunca se fue de partido. La alegría en el banco de Bianchelli llegó cuando Luciano Tantos pisó el parquet luego de un mes de inactividad, el base disputó cerca de 5 minutos en la primera parte y no tuvo vital incidencia en el desarrollo de las acciones. Víctor Fernández volvió a ser clave, el oriundo de San Nicolás condujo de gran manera al tricolor, sumó 10 unidades –sin malograr tiros al aro-, una asistencia, un recupero y un rebote, incluido el tiro final para firmar tablas: 47-47.

La importancia del juego para el "cervecero" comenzó a pesar dentro y fuera de la cancha. En el tercer cuarto la pelota ya tenía otro peso, la tensión en el poli crecía minuto a minuto. Obras no fue capaz de aprovechar el nerviosismo del local, y fue impreciso cuando tuvo la posibilidad de sacar distancia en el partido. Víctor Fernández continuó siendo el más peligroso, que también tuvo arrebatos de Frazier y Lucas Ortiz, aunque ambos estuvieron lejos de su partido ideal. Quilmes cerró mejor el capítulo y entró a los últimos 10 en ventaja por 3: 64 a 61.

El final fue infartante, Jackson volvió a tomar protagonismo y cerró su participación con 23, Ortiz se hizo importante con 9 en el último chico. Pese a tener todo a favor, empezó a perder balones y errar tiros de baja dificultad y alto porcentaje, lo que le posibilitó a Obras igualar el juego en 79 a falta de 90 segundos para el final. Un libre malogrado de Vassirani a falta de 14 segundos con el partido 84 a 82, le permitió tener la última bola al tachero. Tras una buena penetración y descarga, “Pepo” Barral erró un tiro en 45° sin marca y para tres con la bocina de testigo.
 

Quilmes (84): Víctor Fernández 17, Lucas Ortiz 16, Winsome Frazier 9, Sebastián Morales 6 y Richard Jackson 23 (FI); Maxi Maciel 8, Mateo Bolívar 2, Eduardo Vassirani 3, Luciano Tantos 0 y Juan Esteban De la Fuente 0. DT: Javier Bianchelli.

Obras Basket (82): Pedro Barral 11, D. Dixon 14, A. Zurbriggen 3, J. Holton 4 y E. Anderson 17 (FI); P. Lockett 7, M. Carrera 16, F. Zurbriggen 7 y J. P. Venegas 3. DT: Gregorio Martínez.

Parciales: 31-24, 47-47 y 64-61.
Árbitros: Juan Fernandez, Rodrigo Castillo y Gonzalo Delsart.
Estadio: Polideportivo “Islas Malvinas”.
 

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Obras falló el último triple y Quilmes se desahogó en el Poli

Cuando la pelota iba en el aire, los hinchas "cerveceros" se agarraron la cabeza y vieron la repetición de una película que muchas amarguras le dio en la temporada. Cuando rebotó y salió, se desató el festejo por un triunfo que cortó la racha negativa e invita a soñar.

Richard Jackson, que era mirado de reojo por la dirigencia, tuvo su mejor partido con el "cervecero" y lo encaminó a la victoria. (Foto: Carlos De Vita / Prensa Quilmes)

Si no sufre no vale. Quilmes consiguió una victoria agónica sobre Obras Basket en el Polideportivo "Islas Malvinas", en un encuentro que fue equilibrado, que tuvo un mejor arranque local pero que luego se lastimaron hasta llegar a un final cerrado que se definió por detalles. El 84 a 82 del "tricolor", con Richard Jackson como figura con 23 puntos, le permitió terminar con la racha de cuatro derrotas consecutivas y alimenta los sueños de permanencia.

Intenso, parejo y con buenos pasajes de básquet transcurrió el primer cuarto. Quilmes apoyó su juego en Richard Jackson, el pivote que venía de una pálida actuación ante Boca, anotó 11 unidades y fue la bandera ofensiva. La visita, pese a meter 24 puntos y encontrar argumentos para preocupar al local, se fue en desventaja por 7, ya que no pudo parar la tremenda mano del "cervecero", que acertó 4 de los 6 intentos detrás de 6,75. El primer chico fue 31 a 24.

En el segundo parcial, el equipo de Martínez salió más decidido. El ingreso de Venegas, las buenas apariciones de Anderson cerca del canasto y la mano de Carrera lo pusieron al frente por primera vez en el juego por 37 a 35. Además, ajustó la defensa y no permitió que el local tenga la misma fluidez que en los primero 10 minutos. Quilmes estuvo errático durante todo el cuarto, pero siguió luchando y nunca se fue de partido. La alegría en el banco de Bianchelli llegó cuando Luciano Tantos pisó el parquet luego de un mes de inactividad, el base disputó cerca de 5 minutos en la primera parte y no tuvo vital incidencia en el desarrollo de las acciones. Víctor Fernández volvió a ser clave, el oriundo de San Nicolás condujo de gran manera al tricolor, sumó 10 unidades –sin malograr tiros al aro-, una asistencia, un recupero y un rebote, incluido el tiro final para firmar tablas: 47-47.

La importancia del juego para el "cervecero" comenzó a pesar dentro y fuera de la cancha. En el tercer cuarto la pelota ya tenía otro peso, la tensión en el poli crecía minuto a minuto. Obras no fue capaz de aprovechar el nerviosismo del local, y fue impreciso cuando tuvo la posibilidad de sacar distancia en el partido. Víctor Fernández continuó siendo el más peligroso, que también tuvo arrebatos de Frazier y Lucas Ortiz, aunque ambos estuvieron lejos de su partido ideal. Quilmes cerró mejor el capítulo y entró a los últimos 10 en ventaja por 3: 64 a 61.

El final fue infartante, Jackson volvió a tomar protagonismo y cerró su participación con 23, Ortiz se hizo importante con 9 en el último chico. Pese a tener todo a favor, empezó a perder balones y errar tiros de baja dificultad y alto porcentaje, lo que le posibilitó a Obras igualar el juego en 79 a falta de 90 segundos para el final. Un libre malogrado de Vassirani a falta de 14 segundos con el partido 84 a 82, le permitió tener la última bola al tachero. Tras una buena penetración y descarga, “Pepo” Barral erró un tiro en 45° sin marca y para tres con la bocina de testigo.
 

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar