RADIO
EN VIVO
imagen

Daniel viglione

22 de Mayo de 2019 21:36

“Larsen presentó a Viglione como su socio y era la persona que me recibió el dinero”

Una mujer denunció haber dado cerca de 400 mil dólares y haber transferido dinero a Uruguay. Su caso no está entre los hechos elevados a juicio.

La tercera jornada en el juicio que se le sigue a Daniel Viglione y María Larsen por 87 casos de estafa que sumaron un perjuicio cercano a los cuatro millones de dólares fue la más variada en cuanto a los testimonios: un especialista en finanzas, un contador, el hombre al que le pidieron seguridad privada y hasta una mujer que reconoció haber entregado cerca de 400 mil dólares pasaron por la sala del Juzgado Correccional 2.

La mujer –cuya denuncia no está entre los casos juzgados en esta oportunidad- denunció que le entregó a Larsen 120 mil dólares para un emprendimiento de miel y para la compra de un terreno en Uruguay. Si bien nunca recibió un peso de esa inversión, para esa misma época la imputada le presentó a Viglione “como su socio” y le prometieron tasas interesantes con muy buenas ganancias.

El abogado Julio Razona le dijo a 0223 que el testimonio de la mujer confirma la responsabilidad de Larsen ya que los dos depósitos posteriores que hizo la mujer –de 130 y 160 mil dólares- fueron transferidos a una cuenta en Uruguay. “Cuando salió el programa de blanqueo pidió su dinero y solamente le dieron una pequeña cantidad como supuesta ganancia”, explicó.

En el cierre de su declaración sostuvo que Larsen era la persona que le recibió el dinero y llenaba los formularios  y le dijo –ante su pedido de devolución- que “no se lo podían dar enseguida porque no eran un banco”. En cuanto a Viglione recordó que en esos momentos le decía que todos eran “una comunidad de inversores”.

Seguridad en la puerta y una SRL sin actividad

Luego del testimonio del especialista Fernando Prioletta que declaró que el “analista de mercados a futuro” no tenía idea del mercado financiero y que no tenía matrícula para operar en esa actividad, fue el turno del hombre al que Viglione le pidió un empleado de seguridad cuando los reclamos de los clientes se hicieron más repetidos.

Ante las preguntas de las partes Claudio Palumbo dijo que Viglione le pidió a mediados de 2016 una persona para realizar tareas de seguridad en la oficina donde atendía a los oyentes y donde se reiteraban cada vez más los reclamos. El trabajo se dio desde junio a octubre y nunca lograron cobrarle un solo peso al periodista por ese servicio.

Tras negar que los custodios asignados a esa tarea de “recepción”  en la puerta de la oficina hubieran trasladado dinero en alguna oportunidad y cerrar su declaración, las partes acordaron en desistir el testimonio de uno de los sujetos que brindo ese servicio.

La tercera jornada del debate se cerró con la palabra de un contador al que Viglione contrató para conformar una sociedad de responsabilidad limitada. El profesional confirmó que formó la SRL –que integraban la esposa y el hijo del periodista- que iba a brindar servicios de asesoramiento en mercados a futuro, operaciones, turismo y educación a distancia, pero que nunca tuvo actividad registrada, no tuvo libros ni operó.

El fiscal David Bruna, los querellantes y los defensores Ricardo Mendoza y Sergio Fernández acordaron con la jueza Ana Fernández retomar la actividad este jueves con la declaración de algunos testigos generales y los primeros damnificados.