Violencia de género

21 de Diciembre de 2020 13:06

Brutal ataque de un hombre a su expareja: "Me va a matar y nadie hace nada"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Maite Arce iba camino a entregar a su hijo a su expareja cuando el hombre la interceptó, le rompió un vidrio del auto y le provocó un corte en el brazo, por el que debieron hacerle 12 puntos. Ahora, busca recuperar al menor que quedó bajo custodia del padre. El calvario de una víctima de violencia de género en primera persona.

El 21 de septiembre pasado, luego de 23 años de matrimonio, Maite Arce (44) puso punto final a su relación con Carlos Ariel Iglesias (43), padre de su hijo de 7 años. Así, empezaba el calvario de la mujer, que desde entonces vive amenazada de muerte y que, incluso, el último viernes terminó en el hospital con una herida profunda en un hombro provocada por su exmarido, quien le rompió una ventanilla del auto y utilizó un trozo de vidrio para lesionarla.

Desde que se separaron, su exmarido le hizo saber de todas las formas posibles que iba a cumplir con su palabra: “Vos sos de mi propiedad. Si me dejás, te mato a vos, al nene y después me mato yo”. Por eso, desde hace tres meses, Maite vive aterrada. Según contó a 0223, Iglesias la amenaza por teléfono y hasta se ocupó de cortarle los caños de gas y la conexión de luz de su casa del barrio Caisamar, en donde vive junto a su hijo. También -aseguró- le robó unos aparatos para realizar depilación definitiva que utilizaba ella para trabajar. La mujer relató cada uno de estos hechos a través de su cuenta en Facebook y radicó hasta el momento más de 22 denuncias policiales, por las que le otorgaron una restricción de acercamiento para impedir que Iglesias tenga contacto con ella. 

A pesar del conflicto que mantiene con Iglesias, Maite se ocupó de que su hijo mantuviera contacto con el padre. Así, acordaron que una hermana de ella se encargara de entregar al menor en la zona de Güemes para que Iglesias pudiera estar con él los fines de semana. Eso justamente iba a hacer Arce el viernes pasado al mediodía cuando, en inmediaciones de Constitución y Millán, a tres cuadras de su domicilio, fue interceptada por su expareja que, luego de romperle un vidrio del auto de un puñetazo, le provocó una herida cortante en el hombro izquierdo, por la cual recibió una sutura de 12 puntos. Todo, bajo la atenta mirada del niño y un grupo de personas que intentaba calmar los ánimos.

“Me va a matar y nadie hace nada”, advirtió este lunes la mujer, que por estas horas busca la intervención de la justicia para que le restituyan a su hijo, que quedó bajo la custodia de su padre desde el incidente, a raíz de una restricción de acercamiento que solicitó el sujeto. “Me interceptó y tuve que enfrentarlo porque estoy cansada. Le dije que si me quería matar lo hiciera delante de mi hijo, y ahí fue cuando agarró un vidrio para cortarme el cuello pero llegó a lastimarme el hombro”, relató.  

Para Maite, está claro que Iglesias “no va parar” hasta matarla y pidió que “alguien haga algo” para evitarlo. “Él siempre me dijo ‘si me vos me dejás a mí, te mato a vos, al nene y después me mato yo’; alguien tiene que ayudarme”, reclamó, desesperada. 

Compartir
Compartí esta nota