Mar chiquita

8 de Enero de 2021 16:45

“Tipantú”, el emprendimiento urbano que no cuenta con permiso pero ya comercializa lotes

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Parte del mapa de la nueva urbanización que se podría crear en la costa del partido de Mar Chiquita.

En un predio lindero a la localidad de Camet Norte se busca conformar una nueva urbanización abierta denominada “Tipantú”, que no ha iniciado aún ni siquiera los trámites de prefactibilidad pero ya tiene un mapa de diseño y precios de venta.

Un nuevo emprendimiento urbano denominado “Tipantú”, ubicado en el predio lindero situado hacia el norte de las localidades de Camet Norte y Santa Clata del Mar, con acceso por ruta 11, ya se encuentra en etapa de comercialización. La situación llevó al gobierno del intendente de Mar Chiquita, Jorge Paredi, a advertir que el proyecto no cuenta hasta el momento con ninguna presentación ni documentación oficial para su efectiva concreción.

“No han ni siquiera iniciado el trámite de prefactibilidad”, expresó en diálogo con 0223 el secretario general de la comuna, Walter Wischnivetzki, quien rápidamente aclaró: “Eso no quiere decir que no se pueda hacer”.

A fin de poder concretar el desarrollo urbanístico el camino a seguir por los emprendedores privados es extenso. Además de la obtención inicial de la prefactibilidad por parte de la municipalidad del partido de Mar Chiquita, posteriormente son varios los organismos provinciales que deben tomar cartas en el asunto.

“Ellos tienen que obtener la preflactibidad, después tienen que recorrer todos los organismos pertinentes, como es el caso por ejemplo del Opds, y además cumplir con todos los requisitos, municipales y provinciales”, especificó Wischnivetzki a continuación.

Según la ley 8912 del año 1977, que definió el orden en la subdivisión de terrenos en la provincia de Buenos Aires, el predio lindero a Camet Norte “podría ser urbano”, aclaró el funcionario.

“Tienen que presentar planos de división y los compromisos de qué tipo de infraestrcutura van a realizar. Sería un loteo abierto, no un barrio cerrado” pormenorizó el secretario comunal.

En esa línea Wischnivetzki aclaró que hay otras numerosas cuestiones a revisar en el marco de otra legislación fundamental, la ley de Hábitat: “Los emprendedores están obligados a definir qué sector será de uso público y a definir esos espacios para diversos equipamientos urbanos. Esa ley define además una plusvalía de la tierra y debe contar con la autorización del municipio para transformar de manera prolija y ordenada ese predio en algo urbano, ya que eso aumentará su valor considerablemente”, detalló el funcionario.

En ese sentido el secretario de Gobierno ahondó: “Están obligados a discutir con el municipio cómo recompensarán esa plusvalía, cediendos más tierras o haciendo infraestructura, en ese mismo lado o en otra zona”.

Sin ánimo de entorpecer el proyecto, Wischnivetzki sí se preocupó por poner el foco en la comunidad interesada en adquirir algún lote: “El que compra ahí está en el riesgo de comprar algo que no está. Está comprando una aventura, o como dicen los abogados, un derecho en expectativa”.

Los nuevos propietarios del predio se presentaron el año pasado ante las autoridades municipales y en ese entonces manifestaron estar cerca de concretar la adquisición del lugar y su idea de urbanizarlo. Tras el resonante caso del inconcluso barrio privado Lagos del Mar situado en la cercana laguna de Mar Chiquita, que inició su construcción sin los permisos adecuados, se volvieron a encender todas las alarmas.