Solidaridad

17 de Septiembre de 2021 10:28

Su hijo murió por leucemia y hace una cruzada para promover la donación de médula ósea

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Desde que su hijo enfermó, Gabriela empezó a trabajar para concientizar sobre la importancia de ser donante.

Gabriela no quiere que ninguna otra persona pase por lo que pasó Matías, un joven de 23 años que falleció once meses más tarde de que le detectaran la enfermedad. Este sábado, en el Día Mundial del donante de médula ósea, habrá una caminata solidaria para concientizar sobre la importancia de ser donante.

A Matías le diagnosticaron leucemia en febrero de 2019, apenas diez días después de que presentara los primeros síntomas. Estaba en Estados Unidos y apenas pudo, regresó a Mar del Plata para someterse a un tratamiento, a la espera de un trasplante de médula ósea. Sin embargo, el donante compatible con él nunca llegó y once meses más tarde, falleció. Tenía 23 años.

Gabriela Vidart (46), su mamá, estuvo todo el tiempo a su lado y fue testigo de lo peor que le puede pasar a una persona: ver sufrir a un hijo. Durante meses, Matías recibió quimioterapia seis días a la semana y necesitó de varias transfusiones de sangre al día para detener el desplome de plaquetas. Pero sin trasplante, no alcanzó. “Fue muy avasallante”, dice la mujer, también madre de otras dos chicas de 20 y 16 años.

En los once meses que duró todo, Gabriela no paró. No sólo acompañaba a su hijo, sino que también empezó a interiorizarse sobre el proceso de donación de médula ósea para poder concientizar sobre la importancia de donar sangre. “Si podemos hacer algo para que otros chicos o jóvenes no pasen por lo que pasó Mati, voy a trabajar por eso”, sostiene en diálogo con 0223. Y asegura: “¿De dónde saco las fuerzas? Yo creo que me las manda él. Siempre digo que es mi mentor, yo no haría nada de esto si no fuera por él”, asegura.

Para Gabriela, la clave para promover la donación de médula ósea es ofrecer información precisa, clara porque, en realidad, se trata de un “proceso muy simple” que permite salvar miles de vidas. “Cualquier persona de entre 18 y 40 años que goce de buena salud, pese más de 50 kilos y no tenga antecedentes de enfermedades cardíacas, hepáticas o infectocontagiosas, puede acercarse a los centros habilitados para donar sangre e inscribirse en el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas”, precisó y reparó en que, tres de cada cuatro pacientes no tienen donante compatible en su familia.

Este sábado, en el marco del Día Mundial del donante de médula ósea, Gabriela encabezará una caminata solidaria que partirá a las 10 desde Alberti y la Costa. “La campaña empezó siendo ‘Todos x Mati’ pero ahora es ‘Todos x todos los Matis’, para que nadie pase por lo que pasamos nosotros”, insiste. 

La médula ósea se encuentra en el centro de la mayoría de los huesos y tiene muchos vasos sanguíneos. Hay dos tipos de médula ósea: roja y amarilla. La médula roja contiene células madre sanguíneas que se pueden convertir en glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas.

El Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas forma parte de la Red Internacional Bone Marrow Donors Worldwide (BMDW), que agrupa registros de más de 63 países y en la actualidad cuenta con más de 32 millones de personas anotadas. La donación de médula ósea se rige por el principio de solidaridad internacional: toda persona inscripta en el Registro Argentino está dispuesta a donar CPH a cualquier paciente del mundo que lo necesite.

Desde la creación del Registro, el sistema de salud garantiza que todo paciente con indicación de trasplante con donante no relacionado, pueda ser tratado sin necesidad de viajar al exterior.

Cómo ser donante de médula ósea

· Es necesario inscribirse como donante voluntario de células progenitoras hematopoyéticas (CPH), -conocidas como células de la médula ósea-  y para ello sólo se debe donar sangre normalmente en un centro asociado al Registro (no es necesario ir en ayunas).

· De esa sangre, se extrae una pequeña muestra para un análisis genético. El resto de la sangre se utiliza en pacientes que la necesitan para tratamientos y cirugías.

· La información genética se ingresa a la base de datos y queda a disposición para ser comparados con los de los pacientes que necesitan un trasplante.

· La inscripción se realiza en los centros de donación habilitados en los Servicios de Hemoterapia de los Hospitales y Bancos de Sangre de todo el país. También se puede realizar en colectas externas que cada mes se organizan para facilitar la donación de sangre y médula ósea.

· Importante: antes de asistir a alguno de los centros para extracción de sangre con inscripción al registro de donantes se recomienda confirmar telefónicamente el horario y los días de atención.

Compartir
Compartí esta nota