0223.com.ar
¿Hay lugar para Sumar en Mar del Plata?

¿Hay lugar para Sumar en Mar del Plata?

Por Mariano Suárez

“Dejamos de sentirnos representados por Acción Marplatense, no logramos llevar adelante el proceso de autocrítica y renovación que creíamos era necesaria, y decidimos crear un nuevo espacio”. Palabras más, palabras menos, así resumió Santiago Bonifatti el nacimiento de Sumar por Mar del Plata, la propuesta que busca apoderarse del cupo vecinalista en la ciudad.

El concejal, que este mismo miércoles presentó la nota en el Concejo Deliberante, en la que confirmó la ruptura de la bancada de Acción Marplatense que ahora quedará con dos representantes (Claudia Rodríguez y Marcelo Fernández), cree que en la ciudad hay lugar para una nueva expresión política, que capte a aquellas personas que están disconformes con la actual gestión y también con la anterior, de la que él formó parte.

A nivel nacional, ese espacio intentó ocuparlo Sergio Massa cuando caminó por la “ancha avenida del medio”. Los resultados, finalmente, confirmaron que apenas pudo hacer equilibrio en un pasaje angosto y hostil. Las elecciones de 2015 y 2017 evidenciaron que la Argentina atraviesa un período de blanco y negro. Desde ambos extremos hablan de la necesidad de “achicar la grieta”, pero en los hechos ninguno de los dos da pasos concretos para lograrlo. A los dos, en algún punto, les conviene ese escenario.

En Mar del Plata, las últimas elecciones fueron también una muestra de la dificultad que tuvieron otras expresiones políticas para romper el mano a mano entre Cambiemos y el kirchnerismo más duro.

 

“Nosotros creemos que hay lugar para una alternativa. Habrá que ver si tenemos la capacidad de ocuparlo, pero el espacio está”, opinan desde Sumar.

Este nuevo espacio intentará captar el espíritu vecinalista que le permitió a Acción Marplatense llegar a la Intendencia en dos oportunidades. Gustavo Pulti no está retirado de la política, ni mucho menos, pero más allá de que él no fue candidato en las últimas elecciones sí se puso al hombro la campaña de Marcelo Artime que terminó último, con apenas un puñado de votos. Parece difícil que el partido de la ciudad se recupere de manera tal que le permita en el corto plazo volver a posicionarse con aspiraciones reales a la Intendencia. Parece difícil, pero en política nada es imposible.

Más allá del análisis de 2015 y 2017, este 2018 (o al menos este primer semestre) muestra un escenario distinto. La disconformidad ante la gestión de Cambiemos es creciente: los problemas económicos, la inflación desbordada, el dólar en alza constante y los tarifazos hacen que el crédito que consiguió en 2015 esté prácticamente agotado. El desafío es que algún sector lo capitalice.

Mar del Plata siempre fue un territorio hostil para el peronismo. Bonifatti reconoce esa característica del electorado local y por eso promueve este nuevo espacio con la idea de sumar expresiones de distintos sectores ideológicos. A juzgar por lo que se vio en la presentación de este miércoles dio un buen paso: fue el intendente, concejales del kirchnerismo, radicalismo y el randazzista Fernando Maraude.

“Vamos a invitar a todos, aunque sabemos que muchos no vendrán, pero queremos empezar a mostrar que realmente tenemos vocación de armar algo plural”, habían anticipado desde el entorno del concejal. No imaginaban, por caso, que el intendente Carlos Arroyo se hiciera presente.

En el radar del espacio amplio que buscan conformar también está el concejal Ariel Ciano. Bonifatti y Ciano se conocen desde la gestión Pulti y siempre se los vio como rivales. Los dos aspiraban a ser sucesores del exintendente. Ninguno lo fue y hoy podrían volver a coincidir en un camino común de cara a 2019.  

Falta mucho para aventurar la ingeniería electoral que este polo opositor intentará construir en este año y medio. Pero cuando solo Cambiemos aportaba novedades en Mar del Plata, un importante sector de la oposición dio señales de vida.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

¿Hay lugar para Sumar en Mar del Plata?

“Dejamos de sentirnos representados por Acción Marplatense, no logramos llevar adelante el proceso de autocrítica y renovación que creíamos era necesaria, y decidimos crear un nuevo espacio”. Palabras más, palabras menos, así resumió Santiago Bonifatti el nacimiento de Sumar por Mar del Plata, la propuesta que busca apoderarse del cupo vecinalista en la ciudad.

El concejal, que este mismo miércoles presentó la nota en el Concejo Deliberante, en la que confirmó la ruptura de la bancada de Acción Marplatense que ahora quedará con dos representantes (Claudia Rodríguez y Marcelo Fernández), cree que en la ciudad hay lugar para una nueva expresión política, que capte a aquellas personas que están disconformes con la actual gestión y también con la anterior, de la que él formó parte.

A nivel nacional, ese espacio intentó ocuparlo Sergio Massa cuando caminó por la “ancha avenida del medio”. Los resultados, finalmente, confirmaron que apenas pudo hacer equilibrio en un pasaje angosto y hostil. Las elecciones de 2015 y 2017 evidenciaron que la Argentina atraviesa un período de blanco y negro. Desde ambos extremos hablan de la necesidad de “achicar la grieta”, pero en los hechos ninguno de los dos da pasos concretos para lograrlo. A los dos, en algún punto, les conviene ese escenario.

En Mar del Plata, las últimas elecciones fueron también una muestra de la dificultad que tuvieron otras expresiones políticas para romper el mano a mano entre Cambiemos y el kirchnerismo más duro.

 

“Nosotros creemos que hay lugar para una alternativa. Habrá que ver si tenemos la capacidad de ocuparlo, pero el espacio está”, opinan desde Sumar.

Este nuevo espacio intentará captar el espíritu vecinalista que le permitió a Acción Marplatense llegar a la Intendencia en dos oportunidades. Gustavo Pulti no está retirado de la política, ni mucho menos, pero más allá de que él no fue candidato en las últimas elecciones sí se puso al hombro la campaña de Marcelo Artime que terminó último, con apenas un puñado de votos. Parece difícil que el partido de la ciudad se recupere de manera tal que le permita en el corto plazo volver a posicionarse con aspiraciones reales a la Intendencia. Parece difícil, pero en política nada es imposible.

Más allá del análisis de 2015 y 2017, este 2018 (o al menos este primer semestre) muestra un escenario distinto. La disconformidad ante la gestión de Cambiemos es creciente: los problemas económicos, la inflación desbordada, el dólar en alza constante y los tarifazos hacen que el crédito que consiguió en 2015 esté prácticamente agotado. El desafío es que algún sector lo capitalice.

Mar del Plata siempre fue un territorio hostil para el peronismo. Bonifatti reconoce esa característica del electorado local y por eso promueve este nuevo espacio con la idea de sumar expresiones de distintos sectores ideológicos. A juzgar por lo que se vio en la presentación de este miércoles dio un buen paso: fue el intendente, concejales del kirchnerismo, radicalismo y el randazzista Fernando Maraude.

“Vamos a invitar a todos, aunque sabemos que muchos no vendrán, pero queremos empezar a mostrar que realmente tenemos vocación de armar algo plural”, habían anticipado desde el entorno del concejal. No imaginaban, por caso, que el intendente Carlos Arroyo se hiciera presente.

En el radar del espacio amplio que buscan conformar también está el concejal Ariel Ciano. Bonifatti y Ciano se conocen desde la gestión Pulti y siempre se los vio como rivales. Los dos aspiraban a ser sucesores del exintendente. Ninguno lo fue y hoy podrían volver a coincidir en un camino común de cara a 2019.  

Falta mucho para aventurar la ingeniería electoral que este polo opositor intentará construir en este año y medio. Pero cuando solo Cambiemos aportaba novedades en Mar del Plata, un importante sector de la oposición dio señales de vida.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar