General madariaga

6 de Agosto de 2020 17:04

Ni del Estado ni del sector privado: cuando la responsabilidad es de la gente

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Así quedaron las islas ambientales dispuestas en General Madariaga.

En el partido de General Madariaga la municipalidad debió retirar las islas ambientales que había colocado porque los vecinos tiraban todo tipo de desechos. La misma problemática de no separar los residuos se extiende por toda la región.

Años de campañas de concientización, aunque por cierto muy discontinuas. Años de políticas ambientales y mensajes sobre la importancia en la separación de residuos. Y años también de desidia, desinterés e irresponsabilidad por parte de la población. 

En torno a la problemática en la separación de residuos, ocurre algo particular: más allá del deber del Estado por mantener los espacios limpios, o del sector privado encargado de su recolección y tratamiento, gran parte de la culpa suele ser de la propia comunidad que no hace lo que debe hacer, al menos si quiere un futuro medio ambiental del que no quejarse.

La congestión de la basura ya tuvo una innumerable cantidad de episodios que han puesto en jaque a la ciudad de Mar del Plata en los últimos años. Y los ejemplos se reiteran por toda la región. En los últimos días, en el partido de General Madariaga, la comuna debió directamente retirar una serie de islas ambientales que había colocado tiempo atrás para que la sociedad separe sus descartes.

“Lamentamos llegar a este punto pero no nos queda otra opción” enfatizó la directora del área de Medio Ambiente al respecto de los instrumentos que se habían instalado en la zona del Parque Anchorena.

Fernández comunicó que debido al accionar de algunos vecinos se decidió por retirar las islas ambientales que tenían por finalidad el agrupamiento de residuos reciclables divididos en plásticos, cartones y vidrios.

La misma situación se vivió, por ejemplo, en el partido de Mar Chiquita durante los últimos dos años de gestión del intendente Carlos Ronda, donde por problemas financieros todo se complejizó aún más. Este año, el intendente Jorge Paredi retomó la campaña para que los residentes separen los residuos.

Problemas similares con las islas ambientales hubo también en el distrito de Pinamar, donde la comuna debió reubicar los puestos por el mal uso de los vecinos.

En el caso de Madariaga, aunque fueron varias las veces que desde el municipio se había reiterado la solicitud a los vecinos de hacer un uso responsable de las islas, nada cambió.

Pese a la advertencia y al constante pedido a la comunidad, este miércoles las autoridades procedieron a retirar las islas para su correspondiente limpieza y las encontraron nuevamente en pésimas condiciones. “Tenían todo tipo de residuos domiciliarios que incluso contaminaron los reciclables que se habían arrojado adecuadamente,  emanando un olor nauseabundo” explicó Fernández, notoriamente disgustada.