Segunda ola

16 de Abril de 2021 12:34

Alberto Fernández: “Desde que las clases han vuelto, la curva de contagios creció precipitadamente”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Tras reunirse con Rodríguez Larreta, el presidente ratificó su decisión de endurecer las restricciones en el Amba durante dos semanas. “No son medidas antojadizas ni arbitrarias”, recalcó.

Luego de reunirse con el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta a partir del cruce que surgió por la decisión del gobierno nacional de endurecer las restricciones y suspender las clases presenciales en las próximas dos semanas para tratar de parar el aumento de contagios; el presidente Alberto Fernández ratificó su postura y los argumentos en los que se basó.

Tras contar que se trató de un encuentro en buenos términos que se desarrolló durante poco más de una hora, el mandatario nacional detalló que en la oportunidad ambos plantearon sus preocupaciones e inquietudes. “Le expliqué que todos los datos científicos con los que contamos dejan en evidencia que los contagios no ocurren en los colegios, pero sí a partir de todo el movimiento social que se genera” en torno al funcionamiento de los establecimientos y que involucra a alumnos, docentes, no docentes, transportistas, padres y madres. “Representan un tercio de la circulación presente”, puntualizó.

En ese sentido, Fernández remarcó que “el riesgo de contagio crece” a la par del aumento de la circulación de personas e, incluso, hizo hincapié en que “desde el día que las clases han vuelto, la curva de contagios creció precipitadamente”.

“En Caba, en la franja de 9 y 19 años, la curva de contagios es exponencial”, alertó y reparó en que allí también “se ha superado largamente el pico más alto (de contagios) que reconocimos en la primera ola”. A su vez, el presidente dijo ver con mucha preocupación porque en la última semana también creció el número de fallecimientos a causa de la enfermedad. “Ninguno de nosotros quisiera frenar la presencialidad pero no podemos no hacerlo en las condiciones en la que estamos”, insistió.

El presidente argentino puntualizó que su decisión se basó en los argumentos esgrimidos por infectólogos y demás miembros de comunidad científica, a lo que se suma que el nivel de ocupación de camas en el Amba es “realmente importante”. “Reduciendo drásticamente la circulación, vamos a dar tiempo al sistema sanitario a ir liberando camas de otras patologías”, apuntó.

“Entiendo la preocupación del Jefe de Gobierno pero yo tengo una responsabilidad y voy a hacer cumplirla. Hoy el Amba es el foco infeccioso más claro que tiene la Argentina”, definió más adelante.

Por otra parte, Fernández dijo que convocó a Rodríguez Larreta a “seguir trabajando juntos, más allá de las diferencias”. “Mi vocación por poder hacerlo es absoluta, pero no me pidan que me haga el distraído ante el problema que estamos viviendo”, aseveró.