Salud

24 de Noviembre de 2019 20:02

Los tarifazos asfixian a los jubilados: en cuatro años, los medicamentos aumentaron un 457%

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Los fármacos para los afiliados a Pami subieron un 297%. Como contrapartida, la jubilación mínima se incrementó en un 239%, lo que significa una pérdida de 23,4 puntos. "Están a la buena de Dios", sintetizaron.

La tercera edad fue una de las franjas etarias más afectadas por las políticas económicas que implementó el Gobierno de Cambiemos durante sus cuatro años de gestión: el precio de los medicamentos se incrementó en un 457% al valor del venta al público y hasta un 297% para los afiliados del Programa de Atención Médica Integral (Pami).

El dato surge de un informe que realizó el Centro de Economía Política Argentina (Cepa) sobre la situación de las personas mayores y el impacto inflacionario de los medicamentos. De mayo de 2015 a octubre de 2019, los fármacos sufrieron incrementos considerables que golpearon duramente en el bolsillo de los jubilados.

Solamente en el mes de octubre del corriente año, los precios de los 50 principales medicamentos se incrementaron un 8,7% en promedio, mientras que en los primeros diez se registró una suba del 15,7%, con casos de aumentos de hasta un 21,9%. A la fecha, la jubilación mínima alcanza los $12.936, lo que significa un aumento del 239% en comparación con la alza que sufrieron los medicamentos en los cuatro años y medio señalados que también contempla el último semestre de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

De esta manera, es propicio señalar que el poder adquisitivo de la jubilación mínima se retrajo un 23,4% de septiembre de 2015 al mismo mes del 2019. Al traducir la jubilación a dólares, también se advierte una merma del salario: la jubilación actual implica la reducción de casi la mitad del promedio de la jubilación mínima en dólares en 2015, pasando de U$ 441 (promedio 2015) a U$ 221 (octubre 2019).

Entre los medicamentos más afectados, el Sintrom, utilizado para enfermedades cardiovasculares, sufrió un ascenso del 1.248 y del 475% en el caso de contar con la cobertura de Pami. Por su parte, el Atenolol, fármaco de vital necesidad para el tratamiento de hipertensión arterial, taquicardias y otras enfermedades cardiovasculares presentó un incremento del 1.026% en su valor de venta al público y de un 563% para quienes están afiliados a la obra social del Estado.

"A esto se le suma el hecho de que PAMI modificó la Resolución 005 dejando de entregar la medicación crónica gratuita a los dos millones de afiliados y para acceder a la misma se exige cumplir una serie de requisitos demasiados restrictivos. Esta situación trae como consecuencia que las personas mayores dejen de consumir su medicación o lo hagan de manera limitada para generar un ahorro económico en los gastos que estos demandan", consignaron desde Cepa.

Ante estas cifras, desde Cepa apuntaron hacia la reforma previsional que impulsó en diciembre de 2017 el Gobierno del presidente Mauricio Macri. "Tuvo un fuerte impacto en la evolución de los haberes jubilatorios y del conjunto del sistema previsional. Desde 2018 la situación fue particularmente negativa para los adultos mayores. Por ejemplo, el aumento de la jubilación mínima en el primer año luego de la reforma previsional fue sólo de 28,4% en contraste con la evolución de la inflación acumulada de 2018, que alcanzó el 47,6%", remarcaron desde la entidad.

Asimismo, informaron que el 60% de los jubilados no alcanza el umbral de pobreza ya que no cubren los $30.524 necesarios para la Canasta para Personas Mayores que calcula la Defensoría de la Tercera Edad. A estos números, hay que considerar que los principales insumos también sufrieron incrementos en sus precios, como puede ser una silla de ruedas motorizada que pasó de costar $22.748 a $116.764, lo que significa un aumento del 413%. O en el caso de un andador plegable de aluminio, en 2015 costaba a penas por encima de los mil pesos y hoy se lo consigue en $3.700.

"Por otra parte, hay que tener en cuenta los gastos en transporte dado que si bien la tarjeta sube tiene descuentos, las personas mayores en muchos casos deben utilizar taxis o remises por la disminución en la movilidad física", destacaron al igual que los servicios especializados como los cuidadores domiciliarios que muchas veces no son cubiertos por las prepagas.

En este marco, desde la institución impulsora del estudio volvieron a puntualizar en la coyuntura socioeconómica y acusaron una disparada del 20% a partir del 11 de agosto, fecha en la que la cotización de la divisa norteamericana superó los $60 tras los resultados de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso). "El aumento inflacionario de los medicamentos sumado a la quita de la entrega gratuita por parte de Pami deja a las personas mayores en situación de gran fragilidad", sostuvieron.

De cara al futuro, el panorama no es nada alentador ya que subrayaron que es "muy probable" que la morbi- mortalidad aumente en los próximos años debido a estas causas. "Encontramos un franco deterioro en las condiciones de vida de las personas", indicaron, signado por la pérdida del poder adquisitivo, el impacto inflacionario en alimentos y medicamentos, como así también en las boletas de los principales servicios de gas y luz. "Las personas mayores hoy en la provincia de Buenos Aires están a la buena de Dios. El acceso a los medicamentos es prácticamente imposible", concluyeron.

Compartir
Compartí esta nota