RADIO
EN VIVO
imagen

Federal a

16 de Junio de 2019 18:10

Alvarado hizo negocio en Tucumán y está a 90 minutos de la gloria

Bonetto controla una pelota que viene del aire. La cancha conspiró al juego por abajo, pero igual San Jorge y Alvarado brindaron un encuentro con emociones. (Fotos: Gentileza Jorge Ledezma)

El conjunto de Mauricio Giganti se volvió a hacer fuerte lejos de casa, empató sin goles con San Jorge y ahora tendrá que definir en el Minella el próximo domingo.

Tenía que jugar como una final y así lo hizo. Por momentos sin lucir, en algunos pasajes aguantando y sosteniendo un empate que le servía, como en los dos playoffs anteriores, cuando no perdió ni en Viedma ni en Deportivo Madryn y se quedó el triunfo en el Mundialista. El 0 a 0 ante San Jorge en Tucumán, lo deja bien parado al equipo de Mauricio Giganti que se trajo lo que fue a buscar y el domingo a las 19.30, irá por la gloria máxima ante su gente, en una cancha que se espera con un marco como hace mucho tiempo no se ve.

Era una final y se jugó como tal. Dos equipos que hacen priorizan el buen juego, y que en los 45' iniciales estuvieron atados, más pendientes de no recibir un gol que de convertir uno. Sorprendió Alvarado saliendo a presionar bien arriba, sin dejarlo jugar al dueño de casa y atacándolo aunque sin llegar con profundidad. De a poco, el juego se equilibró, empezó a ganar la mitad de la cancha San Jorge y encontró la izquierda de la defensa como la vía para atacar con Tapia y las trepadas de Guardia. Una falla en el despeje de Ponce, que le pifió de derecha, dejó a Tapia perfilado decara al arco, eran 3 contra 1 y la asistencia para Peralta, por suerte para el "torito" fue larga y cortó abajo Matías Degrá. A partir de ahí, fue más el equipo de Godoy, que tuvo el primero en un desborde de Tapia que peinaron en el primer palo y Cuevas no conectó con fuerza pero sí con dirección en el segundo palo para obligar una notable respuesta de Degrá sin dar rebote.

El arco de Carrizo le quedó cada vez más lejos a los marplatenses y apenas si inquietaron con una contra en la que López asistió a Bonetto que no le pudo dar fuerza a la definición y se la dio en las manos al arquero. Del otro lado, la derecha del ataque siguió buscando con el tándem derecho, pero de a poco se fueron acomodando Ponce-Molina. En la primera que le pudo ganar Peralta a los centrales, a los 37', el "9" aguantó y tocó corto atrás para Cuevas que venía a la carrera y sacó un zurdazo fuerte, centrado, que encontró otra gran reacción de Matías Degrá para despejar el peligro. Incisivo, San Jorge fue más en el último tramo, Alvarado no pudo lastimar ni en el juego ni de contra y sufrió con un desborde de More y el centro atrás que Molina desactivó con lo justo cuando Tapia se aprestaba a rematar desde la medialuna. La primera mitad del plan estaba cumplido para el "torito", pero necesitaba tener más la pelota para no pasar tantos sobresaltos en el complemento.

El ingreso de Ibarra desde el arranque, le cambió la cara a San Jorge. El "16" le dio otra movilidad, más frescura al ataque y un desequilibrio que no había conseguido en la etapa inicial. Sin embargo, la más clara del partido llegó a los 10' y fue para Alvarado. López acomodó bien el cuerpo en la mitad de la cancha y giró, buscó a Bonetto que aceleró y por afuera le pasó Molina, el pase adelante fue para el de Miramar que tuvo parte del ascenso en el botín zurdo y el remate le salió demasiado centrado, al cuerpo de Carrizo que había achicado bien. La respuesta no se hizo esperar, tras un centro en ataque, quedó mal parado el "torito", Ibarra manejó la contra a la perfección, lo vio libre a More a la izquierda y el lateral se chocó, una vez más, con las manos de Degrá.

El juego se hizo más parecido a lo que se podía esperar de estos equipos, más abiertos, con espacios. Y también se hizo un poco más caliente, algunos roces, un penal no cobrado para San Jorge por una infracción dentro del área de Urquiza, que despertó el enojo de los locales en el tramo final. El partido estaba más friccionado, Depetris entró para darle más frescura en los últimos metros. Y Alvarado la tuvo después de una serie de rebotes con Ponce, que desde afuera del área la tiró demasiado alta. En los minutos finales fue todo nerviosismo, Méndez Cedro le perdonó la vida a Quiles que debió ser expulsado por un fuerte planchazo sobre Valdez y Germán Mendoza, que entró para sacar lo que venía en el cierre, cumplió con el objetivo despejando una casi sobre la línea y poniendo el cuerpo a un remate de la medialuna de Ibarra.

El próximo domingo a las 19.30, el José María Minella se vestirá de fiesta para lo que puede ser una jornada histórica. Alvarado está a 90 minutos del triunfo más importante de sus 91 años de vida. Mar del Plata puede tener un representante en la B Nacional.