RADIO
EN VIVO
imagen

Mundo

29 de Agosto de 2019 09:04

Descubrieron restos óseos del mayor sacrificio de niños de la historia en Perú

Arqueólogos peruanos hallaron los restos de alrededor de 250 niños presuntamente asesinados y enterrados por la civilización Chimú. Se trataría de sacrificios realizados como parte de un ritual.

Un conjunto de arqueólogos de la Universidad de Trujillo hallaron enterrados los cadáveres de 227 niños que habrían sido sacrificados entre 1.200 y 1400 años atrás en la zona norte de la costa de Perú. Serían menores de entre 4 y 14 años, ofrecidos como sacrificio por la civilización chimú hacia sus dioses, luego de catástrofes climáticas relacionadas con “El Niño” que azotaron la zona y perjudicaron a esta sociedad dependiente de la agricultura.

Los cuerpos estaban extendidos mirando hacia el mar, ubicados en el sector Pampa La Cruz en Huanchaco, una ciudad localizada a 700 kilómetros de Lima. Se estima que las tumbas podrían haberse realizado entre los años 1400 y 1450.

 

 

Los cadáveres, humanos como otros animales encontrados en la región, tenían cortes en la mitad del esternón, costillas dislocadas y el pecho abierto, para extraerles el corazón durante el ritual. Algunos niños también tenían su cara embarrada con cinabrio rojo.

Es el tercer descubrimiento de estas características en Pampa La Cruz, luego del hallazgo de los esqueletos de 56 y 140 niños, en junio y abril de 2018, respectivamente.

 

 

Los chimú, constructores de Chan Chan (la ciudad precolombina más grande de Suramérica), dominaban el norte peruano antes de la llegada y conquista de los incas liderada por Francisco Pizarro. Fray Antonio de la Calancha había descripto los rituales de esta comunidad en la única fuente etnohistórica conocida sobre los sacrificios infantiles, que data de 1638 en Barcelona, y sitúa los rituales, acompañados de ofrendas de frutas y telas de colores, en el valle del Jequetepeque al momento de eclipses lunares.

De acuerdo a un antropólogo de la Universidad George Mason, Haagen Klaus, estos sacrificios se produjeron debido a que los de adultos no parecían hacer cesar las constantes inundaciones y lluvias en la región, que afectaban a los cultivos.