General alvarado

2 de Diciembre de 2020 15:40

Hallan en Mar del Sud la lápida de un dirigente de la élite nazi de Argentina

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La lápida hallada en Mar del Sud con los apellidos de Probst y Schmidt.

Se encontró bajo tierra en una vivienda de la zona de El Remanso y se vincula a Richard Schmidt, número dos del área de finanzas del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán en Argentina.

Los vínculos que tuvo el nazismo en Argentina décadas atrás son ya conocidos por muchos investigadores e historiadores, sin embargo, las novedades en torno a las personas que se vincularon con el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán en el país no cesan y en los últimos meses un hallazgo en la localidad de Mar del Sud da gran cuenta de ello.

A partir de una publicación realizada por el diario La Nación se conocieron impactantes detalles relacionados a una lápida hallada bajo tierra en una vivienda de la zona de El Remanso, en jurisdicción del partido de General Alvarado.

La losa encontrada por un alabañil que se disponía a realizar un pozo a fin de instalar posteriormente un baño hace referencia a Richard Schmidt (1886-1973) y Clara Probst (1877-1952), tiene 60 centímetros de alto, 89 de ancho, 12 de grueso y estaba ubicada unos 30 centímetros bajo el suelo.

El hallazgo llevó a un grupo de investigadores a reconstruir la historia de la vivienda y a proceder a averiguar quiénes eran los apellidos alemanes grabados en el granito. De ese trabajo se supo que Richard Schmidt fue el número dos del área de finanzas del partido Nazi en la Argentina (NASDAP).

El propietario de la casa, que había comprado la vivienda una década atrás a tres viejos hermanos alemanes que a su vez habían comprado el terreno a otro compatriota en la década de 1950, no conocía hasta la actualidad qué relación tuvieron Schmidt y Probst con el inmueble construido hace más de 60 años.

Antes de hallar la lápida, en el mismo sitio y durante el invierno de 2019, el propietario había descubierto un sótano oculto en el piso del living al que se accedía por una escotilla y en el que había libros escritos en alemán. De inmediato contactó al investigador Laureano Clavero, un documentalista que vivió en Mar del Sud y que sigue desde hace mucho tiempo la pista de los nazis en el sudeste bonaerense.

El otro especialista que participó de la investigación sobre la lápida es el escritor Julio Mutti, uno de los máximos referentes de la historia del nazismo en Argentina. En diálogo con el citado medio porteño Mutti cuenta que Richard Schmidt aparece en tres listados nazis, el primero de ellos vinculado al archivo del Partido Nazi NASDAP argentino, donde figura como afiliado desde el 1 de julio de 1932. "La fecha denota que fue uno de los primeros 200 afiliados de una organización que llegaría a poco más de 2000 selectos miembros, cuatro años después", explica el historiador.

El segundo archivo en donde hay registro de Schmidt es cuando aparece como vocal de la Sociedad Alemana de Gimnasia de Vicente López. Del cotejo de su nombre, fecha y lugar de nacimiento, se desprende que nació en 1886 en Breslavia, una región alemana en disputa con el vecino país de Polonia.

Schmidt se afilió al Partido Nazi con el número 1228541 como "trabajador de la construcción" cuando tenía 46 años y figura además en un documento manuscrito elaborado por la Comisión Investigadora de Actividades Antiargentinas de 1941, donde figura como importante miembro del área de finanzas del partido, detrás del poderoso Heinrich Volberg", completa Mutti.

"Yo sabía lo del sótano, que estaba oculto debajo de una mesa en el living, y lo de los libros. Cuando el propietario me avisó del hallazgo de la lápida, se confirmaron todas mis presunciones. La lápida estaba enterrada, como si quienes la colocaron allí la hubieran querido esconder para siempre", recuerda Clavero en diálogo con La Nación.

Luego Clavero y Mutti le pidieron al propietario de la vivienda si podía compartirles los documentos de la compra que había hecho a los tres hermanos alemanes para profundizar la investigación y el resultado también sorprendió: uno de los dueños del terreno donde se construyó la propiedad era también un nazi: Juan Jorge Leopoldo Augusto Erico Erdmann, miembro de la Unión Alemana de Gremios desde febrero de 1938, el momento de mayor auge del nazismo en la Argentina.

El periodista de La Nación Facundo Di Genova cuenta que en la casa de El Remanso ya no quedan rastros ni de la vieja edificación ni del agujero de donde se sacó la lápida y que el propietario decidió no excavar a más profundidad, ante la probabilidad de que existiera una tumba. "No quise seguir buscando; y si así fuera, que en paz descansen".

Compartir
Compartí esta nota