Coronavirus

3 de Diciembre de 2020 17:58

Miles de millones de vacunas del coronavirus tendrán un componente hecho en Mar del Plata

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El Thimerosal que produce Gihon, de Mar del Plata al mundo. (Imagen ilustrativa)

Gihon,  radicada en el Parque Industrial es la única empresa en el mundo que fabrica Thimerosal,  un conservante de vacunas. Tiene un contrato con la OMS y la Fundación Bill Gates y el conservante se distribuye a 125 países.

En los próximos meses casi toda la humanidad será vacunada contra el coronavirus. Una gran parte de ellos, recibirá en cada dosis de la vacuna, un componente made in Mar del Plata: se trata del Thimerosal, un conservante de vacunas aprobado por todas las farmacopeas del mundo y sólo fabricado por la química Gihon en el Parque Industrial “General Savio”.

El Thimerosal es el conservante más utilizado en todo tipo de vacunas, debido a su eficiencia, eficacia y bajo costo, que tendrá un rol fundamental en la mega campaña de inmunización mundial contra el Covid-19, debido a su probada acción anti infecciosa y de reconocimiento mundial: además del apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2016 firmó con la Fundación Bill Gates un contrato por 20 años para garantizar el suministro del conservante para la vacunación de todo tipo de enfermedades en el mundo, sobre todo en los países pobres o en vías de desarrollo.

En diálogo con 0223, Alberto Chevalier, Doctor en Ciencias Químicas y co-fundador de la química Gihon, sostuvo que durante todo el período de pandemia, vivió “con un alto grado de ansiedad” la carrera para la fabricación de la vacuna contra el coronavirus, "cuyo desarrollo tardó un año cuando otras vacunas han tardado entre 5 y 15 años” y admitió sentirse “orgulloso” como todo su equipo de trabajo, debido al pequeño pero importante papel de la firma marplatense en un hecho de semejante envergadura.

“Dos tercios de la población mundial viven en países pobres o en vías de desarrollo y las maneras en que se vacuna es muy distinta a la que nosotros conocemos, cuando vamos a un centro de salud. En esos países, como para dar un ejemplo, se vacuna quizás debajo de un árbol o con más de 40 grados de temperatura. Si no existiera ese conservante, cada vez que se pincha ese frasquito, donde puede haber entre 10 y 30 dosis –y no una como conocemos- esa vacuna queda expuesta a ser contaminada y producir efectos adversos, con graves problemas en la salud e incluso la muerte”, explicó Chevalier.

El único fabricante de Thimerosal en el mundo nació de un emprendimiento familiar: en 1991 “Tito” Chevalier –ya fallecido- junto a sus hijos, Alberto y Ricardo, fundaron la empresa. “Arrancamos solo tres personas sin nada, más que el conocimiento”, recordó Alberto, que dejó una carrera en el Conicet -tras haber egresado de la Unmdp- para embarcarse plenamente en el proyecto “100% marplatense”, como lo autodefine.

El 70% de la facturación de Gihon proviene de los productos que exporta y desde Hamburgo, Alemania, distribuye los conservantes para más de 125 países en todo el mundo. En Mar del Plata, la química emplea de manera directa a 50 personas altamente capacitadas y a unas 20 de manera indirecta. 

“Sabemos que ya se están fabricando vacunas del coronavirus con nuestro producto, pero no podemos decir cuáles, porque existe un acuerdo de confidencialidad con nuestros clientes. Muchos de ellos son los que se están nombrando en el mundo”, deslizó.

El papel casi anónimo que cumplirá el Thimerosal en la inédita campaña de vacunación, reafirma el notable prestigio de Gihon en el mundo, que en las últimas décadas fue visitado por embajadores de diversos países pero no tanto de los presidentes argentinos.

La firma marplatense cuenta con un elevado stock del conservante, con números que abruman: entre 20.000 y 25.000 millones de dosis de Thimerosal se utilizarán en la vacunación de países como la India o que integran el continente africano.

“Sabemos de la importancia de nuestra producto en la vacunación contra el coronavirus. Que es un pequeñito eslabón de esta cadena, pero eslabón al fin. Y sentimos orgullo por eso”, completó Chevalier.

Compartir
Compartí esta nota