Coronavirus

10 de Abril de 2020 17:15

A lo mejor el coronavirus nos ayuda a poner ciertas cosas en su lugar

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Por Marcelo Díaz

En las últimas horas, las autoridades de la Cámara Textil de Mar del Plata enviaron una carta a la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, para que el Día del Padre sea trasladado del tercer domingo de junio, como se celebra desde hace muchos años, al 19 de julio. El motivo, obviamente, es la caída en el consumo provocado por el aislamiento social obligatorio que ha traído la pandemia.

Si bien está claro que la solicitud tiene como objetivo tratar de recuperar (mínimamente) algo de lo que el coronavirus ha destrozado de la economía, puede ser también una excusa para regresar al origen de una festividad, cuando no estaba vinculado solamente al hecho comercial de celebrar el día de nuestro progenitor.

Para eso debemos trasladarnos a varias décadas atrás, cuando en Argentina se celebraba ese día con un fundamento bien autóctono.  El “Día del Padre” se conmemoraba el 24 de Agosto de cada año en los establecimientos educacionales y se festejaba en familia el tercer domingo de agosto, en día no feriado. El homenaje tenía como protagonista al General Don José de San Martín, recordando la fecha del nacimiento de su hija, Mercedita. Era un verdadero homenaje a todas las cualidades, virtudes y valores que distinguieron la vida del Libertador.

De volverse a conmemorar el tercer domingo del octavo mes del año y desprendernos del mismo día de junio, estaríamos haciendo un acto de justicia ya que ésta última es una fecha extraída (como otras) de la cultura norteamericana, ya que es ese el día que ellos honran a sus padres.

 

Un poco de historia

En el año 1814, llegaron a Mendoza el General José de San Martín y su esposa Remedios de Escalada. En ese lugar el 24 de Agosto del año 1816 nació la única hija del General San Martín, cuando se encontraba en plena formación del Ejército de los Andes, que daría libertad a Chile y Perú, asegurando la independencia Argentina.

El 24 de enero de 1817, el General San Martín dejó su familia y partió para cumplir un sueño americanista. Cumplido, regresa al país. En 1823, Remedios de Escalada muere.

La muerte de su esposa, las guerras fratricidas que inundaban de sangre nuestro país y los agravios de los era objeto lo llevaron a un voluntario ostracismo que lo ayudó, fundamentalmente, a cumplir su deseo de dedicarse a la educación de su hija. Para eso tomó la decisión de abandonar nuestro país y partir con su hija a Europa.

Ya en el viejo continente redactó las máximas para su hija (Bruselas, 1825) que constituyen un verdadero plan educativo de índole moral. En su testamento,  declara San Martín:“Todos mis anhelos no han tenido otro objeto, que mi hija amada.”

En el año 1953, una profesora mendocina, Lucia Zuloaga de García Sada, presentó ante la Dirección General de Escuelas de su provincia la iniciativa de declarar el 24 de Agosto como «Día del Padre». Por resolución 192-T-53 fue aceptada la propuesta. Después de tres años, consiguió que el Consejo de Educación de la Nación resolviera afirmativamente el proyecto y dispusiera la inclusión de la celebración en el Calendario Escolar de todo el País.

Según el expediente 84056/56 del 22 de Octubre de 1956, El Consejo Nacional de Educación, resolvió oficialmente instituir en el calendario escolar, el día del padre, que se conmemoraba el día 24 de agosto en todos los establecimientos de la repartición. Este expediente fue firmado por el presidente y el secretario del Consejo Nacional de Educación, Luis Norberto Magnanini y AlejandroNogues Acuña, respectivamente.

El Consejo Nacional de Educación, en 1957, ante la presión de diversas asociaciones, dirigentes y diversos grupos económicos, olvidó incluir la fecha en el Calendario Escolar, omisión que fue aprovechada para imponer mediante una millonaria campaña publicitaria «el día del padre norteamericano», en homenaje a John Bruce Dodd, considerado padre ejemplar por haber cuidado a 9 hijos.

En 1966 el presidente de Estados Unidos, Lyndon Johnson, firmó una proclama declarando el tercer domingo de Junio como día del padre de los norteamericanos, en homenaje a John Bruce Dodd. A partir de esa proclama, empresas extranjeras redoblaron sus esfuerzos reemplazando como modelo de padre a un extranjero en lugar del General San Martín.

 

Mendoza, San Juan y en El Bolsón

Desde la década del '60 en nuestro país se festeja el día comercial el tercer domingo de junio. Sin embargo, el 12 agosto de 1986, Mendoza estableció el 24 de agosto como el "Día del Padre" en todo el territorio de la provincia.

Solo las escuelas de Mendoza, se mantuvieron fieles al Libertador en la celebración en agosto como día del padre. Hubo intentos de dictar la ley a nivel nacional mediante proyectos de legisladores mendocinos, pero ninguno tuvo tratamiento legislativo, no así a nivel provincia donde la suerte fue distinta.

En tanto, en la provincia de San Juan, ese día de agosto se instituyó como “Día del Padre Argentino” con fuerza de ley desde agosto de 2014 por la Cámara de Diputados.

Otro de los lugares que hace honor es ciudad de El Bolsón, en la provincia de Río Negro. En 2010, con los mismos argumentos que sustentan la norma en Mendoza, el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza para instalarlo en la comarca sureña.

A lo mejor, la petición de una de las actividades insignias de la ciudad como es la textil, ayuda a ordenar y a unir la historia con la necesidad de reactivar la economía.

Compartir
Compartí esta nota