Argentina

8 de Mayo de 2021 19:31

Descartan que el cohete chino caiga en Argentina

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El Long March 5B, que está fuera de control, se espera que caiga antes de la medianoche o en las primeras horas del domingo tras atravesar la atmósfera terrestre. Los expertos descartaron que haya impactos en el país.

El cohete chino que está fuera de control caerá antes de la medianoche de este sábado o en las primeras horas del domingo tras atravesar la atmósfera terrestre con un riesgo mínimo, aunque no nulo, de causar daños en la Tierra, estimó Marcelo Colazo, investigador de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), quien sostuvo que, de acuerdo a los horarios estimados no lo hará sobre la Argentina.

“Después de las 18 de este sábado ya no hay más órbitas sobre la Argentina”,  explicó a la agencia Télam Colazo, aunque aclaró que siempre estamos hablando de probabilidades.

Según detalló el exjefe de la Estación Terrena Córdoba de la Conae, “se viene siguiendo la trayectoria del cohete desde su lanzamiento y a medida que se iba a avanzando en el tiempo se tenía más predicción de cuando se iba a producir la caída", dijo.
 

"Esa ventana se fue achicando y ahora es de sólo 6 horas, más-menos de la medianoche este sábado”, precisó y añadió que "si se respeta esta ventana, tenemos una probabilidad muy baja y casi improbable de que caiga sobre nuestro territorio”.

Facundo Rodríguez, especialista en Comunicación Pública de la Ciencia y doctor en Astronomía del Instituto de Astronomía Teórica y Experimental (IATE), explicó, por su parte, que “el cohete chino Long March 5B, lanzado el jueves 29 de abril en su misión Y2 es uno de los más grandes de China y está entre los más grandes del mundo".

"Fue diseñado para llevar cargas pesadas a la órbita terrestre, en particular, para llevar el primer módulo de la nueva estación espacial China, actualmente en construcción”, aseguró Rodríguez, que también se desempeña en el Observatorio Astronómico de Córdoba.

En ese sentido, observó que “podría pasar que queden algunos fragmentos más densos sin destruirse y éstos impacten con la superficie. Al no estar controlada su órbita el destino de estos restos es impredecible”, concluyó.

Compartir
Compartí esta nota