Te contamos más

14 de Septiembre de 2021 11:46

Huerta en casa: consejos para iniciarla en primavera

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Huertas en septiembre: qué sembrar y cosechar.

Cómo conseguir en septiembre, una buena cosecha siguiendo la influencia directa de las distintas fases lunares. Cuáles son las plantas y semillas que funcionan mejor en la temporada primavera – verano.

Con la llegada de la primavera sabemos que la luz solar aumenta en horas e intensidad, tanto como las ganas que muchos tenemos de conectar con el aire libre y la tierra. Si te sentís identificado te invitamos a que tomes ese primer impulso para iniciar la huerta. Mientras exista el deseo, el espacio no debería interponerse ya que se puede planificar en macetas o de manera vertical, en el caso de contar con pocos metros.

Si en cambio, ya tenés una huerta activa y logró superar las épocas de mayor frío y oscuridad, este puede ser buen momento para potenciarla al máximo y diversificarla con nuevos cultivos de estación.

 

¿Qué se necesita para comenzar?

Primero debemos seleccionar un espacio en que el haya bastante luz solar: lo ideal es que las plantas obtengan seis horas de luz diaria. Decidir el tamaño y la forma, teniendo en cuenta que siempre quede un espacio para poder circular entre las plantas.

El paso siguiente será preparar el terreno con la ayuda de una pala o rastrillo ablandarla y oxigenarla. Si hay piedras o malezas es el momento de quitarlas. Si ya tenés compost listo para usar, este es un buen momento para expandirlo en toda la superficie en una capa de 2 a 10 cm.

Después hay que elegir qué plantar de acuerdo a la época de siembra de cada especie: las semillas deben ser plantadas en la tierra no muy lejos de la superficie y se tiene que respetar la distancia entre cada planta para que puedan crecer sin inconvenientes. Y algo fundamental, regar a diario.

 

La siembra y sus variantes

Básicamente, existen dos formas de iniciar un cultivo que son por siembra directa o por siembra de almácigo con posterior trasplante.

Siembra directa:

Consiste en colocar las plantas en el lugar donde permanecerán hasta la cosecha. Esta técnica se utiliza para semillas grandes y fáciles de manipular como puede ser zapallo, zapallitos, melón, entre otras, y para especies que no se adaptan al trasplante, como es el caso de la zanahoria, perejil, espinaca, remolacha, etc.

 

Siembra en plantines en almácigo:

Cuando sembramos semillas pequeñas como puede ser el caso de berenjenas, pimientos y coliflor, se recomienda iniciar la siembra de los plantines en un almácigo (también conocido como semillero) y, luego, una vez que se desarrollan y crecen, se trasplantan a su lugar definitivo.

Compartimos algunas propuestas para sembrar en las próximas semanas.

Directo en tierra (octubre):  Calabaza, pepino, hojas verdes (achicoria, rúcula, espinaca, etc), poroto, habas, melones, sandías, maíces, zapallitos

En almácigo (semilleros) un mes antes de trasplantarlo a la tierra (septiembre): Batata, berenjena, pimiento, puerro, tomates

Un dato: Verduras de hoja como la lechuga, acelga y rúcula o aromáticas como el perejil, ciboulette, cilantro, orégano, albahaca y apio se pueden producir durante todo el año.

 

La influencia de la luna en nuestra huerta

La presencia de la luna de acuerdo a cada fase de su ciclo modifica absolutamente todo lo que sucede en el interior de cada semilla y cada planta; como ocurre con nuestro propio cuerpo, aunque la mayoría de las veces no seamos conscientes de los cambios energéticas que nos trae cada fase lunar.

En las plantas, que como el resto de los seres vivos son un 80 % agua, la salvia es la encargada de transportar el alimento producido gracias a la fotosíntesis. La fuerza de atracción de la luna, del mismo modo que ocurre con las mareas, influye en la fotosíntesis haciendo que la salvia ascienda o descienda desde las raíces hasta sus extremidades de acuerdo a cada momento del ciclo.

En términos esquemáticos, el punto máximo de concentracióésta en la zona superior de las plantas  que sucede entre el cuarto creciente y luna llena, y entre la luna nueva y la menguante, la salvia se encuentra con mayor concentración en las raíces.

 

Consejos para sembrar de acuerdo a cada fase lunar

Luna creciente

Es un excelente momento para plantar y sembrar las especias que van a dar sus cosechas por arriba de la tierra, como es el caso de habas, tomate, arvejas, chauchas, pimientos, berenjenas. Un consejo especial para el cultivo de tomates:  es importante agregar una buena cantidad de abono al suelo, ya que este es un cultivo que necesita mucha fertilidad. Por otro lado, es un período ideal para la cosecha de plantas aromáticas y flores ya que se encuentran en su máximo esplendor. Por último, también es el mejor momento para reproducir plantas y germinar semillas.

 

Luna nueva

Durante esta fase está recomendado llevar a cabo labores como el control de adventicias, eliminando aquellas plantas que no deseemos en nuestra huerta, además llevaremos a cabo otras tareas de mantenimiento de los cultivos.

 

Luna menguante

Esta fase resulta la más adecuada para sembrar todas las especies que están debajo del suelo o apenas sobre la superficie de la tierra.

Debajo de la tierra: cebolla, puerro, rabanito, remolacha, papas, batatas, entre otras.

Sobre la superficie con hojas:  lechuga, la rúcula, la chicoria, el kale, la espinaca, entre otras.

Si las plantas poseen raíces profundas se abonan de cuarto menguante a luna nueva

 

Luna llena

En esta fase conviene sembrar todo aquello que sea verduras de flor como ser brócoli, alcachofa o coliflor, ya que la luna genera atracción hacia arriba. En este caso primero conviene sembrar en almácigo hasta que crezca unos 12 cm, para luego trasplantarlas a la tierra definitiva. Es un muy bueno momento también para abonar la tierra en las plantas de raíz superficial


Es importante tener en cuenta las fases lunares para plantar y sembrar

 

¿Cuándo se cosechan las hojas, semillas y flores?

Si lo que cosechemos vamos a destinarlo a secar, es mejor hacerlo entre la luna menguante y la luna nueva, y si se ven a usar en el momento de manera fresca, será mejor cosecharlas entre luna creciente y luna llena.

Por último, compartimos algunos tips para el mantenimiento efectivo de la huerta.

+ En el caso de haber muchas plantas, quitar las más débiles para permitir un mejor desarrollo del resto.

+ Controlar las plagas.

+ La tierra siempre debe mantenerse húmeda y libre de yuyos

+ Siempre se riega después de sembrar