Mica Viciconte se juega el domingo su continuidad en Master Chef

La marplatense compitió en el jueves de última chance para evitar la gala de eliminación pero no pudo ser la mejor cocinera y se llevó el delantal negro que usan los peores chef de la semana. Se peleó con Tomás Fonzi y fue la principal impulsora de la clasificación de Paula Pareto. 

Tomás Fonzi y Mica Viciconte no ocultaron su rivalidad y cruzaron varios comentarios.

20 de Enero de 2022 23:56

Por Redacción 0223

PARA 0223

Tras el repechaje celebrado semanas atrás, Master Chef Celebrity arrancó la recta final de su tercera edición y, en los últimos días, los participantes transitaron los desafíos gastronómicos más exigentes en lo que va de la temporada.

A la marplatense Micaela Viciconte no le fue bien, ni el lunes pasado cuando no convenció al jurado ni en su última chance para evitar la próxima gala de eliminación del domingo. En el programa emitido este jueves la guardavidas cocinó una especie de pan en modalidad pizza que tuvo buenos sabores pero que no alcanzó el nivel para el pase de ronda.

Mica compitió esta vez contra la conductora Ernestina País (quien suplantó a Joaquín Levington); la modelo Barby Vélez (que reemplazó a Denis Dumas); el actor Tomás Fonzi y la deportista y médica Paula Pareto.

El desafío arrancó con las habituales cajas misteriosas, que esconden inicialmente a los cocineros los ingredientes que tendrán que cocinar. En esta oportunidad los chef se encontraron con quesos de todo tipo y una doble tarea: por un lado debieron cocinar un soufle de queso y, por otro, un plato libre -dulce o salado- pero que también tuviera como preponderante el ingrediente principal del queso.

Con tres minutos para ir al mercado a buscar los productos necesarios y 69 para realizar sus elaboraciones, los cinco cocineros debían utilizar sí o sí los hornos eléctricos para su preparación. Sin embargo, al haber solo cuatro hornos disponibles, dos de los participantes debieron compartirlo y para definir quienes serían hubo una prueba inicial. 

El jurado les pidió a los cocineros que realicen un corte en una horma de queso por un peso lo más cercano posible a los 385 gramos. Los dos que más lejos estuvieran de esa cifra debían compartir horno: Mica y Federica Pais se pasaron por el doble y debieron coordinar la cocción de los soufle, que no puede perder calor para que salga bien.

Una vez iniciado el tiempo de cocina, Mica decidió preparar pizza y, antes de empezar con el soufle, arrancó con la masa. A los 35 minutos todos debían entregar los soufle y seguir con la elaboración del segundo plato.

Al momento de llevar su preparación, Viciconte presentó ante el jurado una serie de tres pizzas de distinto sabor. Para Germán Martitegui, más que pizzas fueron panes, pero el chef valoró de todos modos el sabor logrado por Mica y los ingredientes adicionales al queso.

Por su lado, Damián Betular felicitó a la pareja de Fabián Cubero por la salsa bechamel que preparó al considerarla una innovación. Mica aclaró que una de las pizzas que elaboró era de cuatro quesos con base de salsa de bechamel.

Finalmente la chef Dolli Irigoyen aseguró que Mica hizo un soufle casi perfecto y aseguró que la marplatense logró sabores de pizzas “extraordinarios”, muy bien combinados, pero a la par criticó la masa, a la cual consideró cruda.

Después de que los tres chefs del jurado probaron todos los platos, hubo una definición sorpresiva: Martitegui, Betular e Irigoyen decidieron que serían los propios participantes quienes debían decidir a quién salvar del domingo de eliminación.

El debate no duró mucho y fue Mica la que impulsó la elección de la Peque Pareto. “Autocrítica, desempeño y esfuerzo”, expresó Viciconte sobre la atleta olímpica que logró así el único pase disponible a la semana próxima.

 

Comentarios de usuarios de Facebook