Pepito Cibrián: “Para cerrar la grieta, los políticos deberían ser más artistas pero son muy malos actores”

Antes de desembarcar con el éxito de Drácula en Mar del Plata, Pepito Cibrián reflexiona sobre la crisis en el país, los aprendizajes de la pandemia y el rol del arte en una larga entrevista con 0223. "Con Drácula nos vamos a olvidar por largo rato de este tsunami que estamos padeciendo", promete.

El musical del aclamado director tendrá cinco funciones en el Radio City desde el 14 al 17 de abril.

12 de Abril de 2022 13:45

“Yo cuento, no respondo”. Así, verborrágico, lúcido y alegre, sobre todo alegre, se lo escucha hablar del otro lado del teléfono a Pepito Cibrián, a días de lo que será su regreso a Mar del Plata con las cinco funciones de despedida de “Drácula, el musical” en el teatro Radio City, de calle San Luis al 1750.

A sus 73 años, el aclamado director se muestra ansioso por llegar a la ciudad que “ama con tanta pasión” y agradece una y otra vez la contundente respuesta del público en el Luna Park para reivindicar a la obra como uno de los hechos culturales más importantes de los últimos tiempos en Argentina.

“Nunca pensé, con el costo de las entradas, que fuera la gente ahora. Sin embargo, se llena. No sé qué hace la gente para pagar las entradas: paga en cuotas, vende un auto, un lavarropas… no sé”, dice, entre risas, y sostiene: “Me conmueve porque esto demuestra que Drácula genera algo muy pero muy fuerte con el público”.

La ambiciosa producción de la nueva producción de Drácula promete superar a la del musical original.

En una entrevista que le concede a 0223, Cibrián confiesa que la pandemia del Covid-19 lo “anestesió” de tanto sufrimiento y tampoco evita compartir su mirada, siempre aguda, sobre la realidad política y social del país, hoy condicionada por las internas en la cúpula del poder y la presión económica de una inflación galopante.

“Drácula y el arte logran unir a la gente. Y yo pienso que si el arte logra cerrar la grieta entonces los políticos tendrían que ser más artistas pero el problema es que terminan siendo muy malos actores. Lamentablemente, los políticos no dan buenos espectáculos y eso nos cuesta muy caro”, reflexiona.

-¿A qué se debe este éxito de Drácula tantos años después de lo que fue el furor de los ’90?

  -La verdad que no esperábamos tal respuesta en el Luna Park. Sí pensábamos que iba a ir muy bien, ¿pero tanto?... Es muy fuerte lo que se está viviendo. El Luna Park volvió a explotar, no de cantidad sino de calidades. Es alucinante porque viene la madre, con la nieta, con el padre, con los hijos que a su vez están casados y ya tienen una hija, y así Drácula se vuelve parte de la historia.

-¿Qué genera ver esta nueva reivindicación por el teatro y, particularmente, por Drácula?

-Me emociona mucho porque en los ‘90 estábamos con el ‘uno a uno’,  que a mucha gente le permitía acceder económicamente a una entrada que hoy le es imposible. Yo nunca pensé, con el costo de las entradas, que fuera la gente ahora. Sin embargo, se llena. No sé qué hace la gente para pagar las entradas: paga en cuotas, vende un auto, un lavarropas… no sé. Pero me conmueve tanto porque demuestra que nuestra obra genera algo muy pero muy fuerte. La emoción fue en el ’91 porque fue el parto, ahora creció el hijo y ya me da alegría y orgullo ver cada función, saber que Mar del Plata va a estar lleno. Eso me moviliza mucho. Soy igual de optimista y fervoroso con esto que me regala la vida.

Cecilia Milone y Juan Rodó son algunas de las figuras del gran elenco que llegará al Radio City.

-¿Drácula es, de alguna manera, un antes y un después en su vida?

-Sí, Drácula me supera, me cambió la vida. Y la verdad que fue un delirio: era una obra que ni siquiera tenía escrita. La hice por el impulso de salir adelante en la vida porque estaba en una situación económica terrible. Habíamos hecho una obra con mi madre que fue un gran fracaso económico, y aún si hubiese ido un poco bien nunca lo hubiese llamado a Tito Lectoure (productor). Nunca fantaseé con el Luna Park; solo fantaseaba con que alguien me produjera en un teatro. Al día siguiente fui, él me dio la entrevista, le conté la obra pero no sé ni qué le conté porque no tenía nada escrito y yo dije ‘¿creyó?’. Realmente no tenía idea, la obra se me ocurrió en el momento. Yo soy mucho de hacer y luego pienso, y así se me ocurrió Drácula como puede haber sido Frankestein o Hansel y Gretel o cualquier otra. Yo no había leído bien la novela ni había visto películas pero había algo en esta gran historia de amor que me motivaba muchísimo.

Nadie apostaba un peso, por lógica. Al productor se le ocurrió que vaya la obra al Luna Park: cuarenta funciones de cinco mil personas. Realmente era un delirio porque Pepe Cibrián ya era alguien pero no a nivel de llenar teatros. Pepe no era comercial. Yo no sé si apostaba o no pero sí apostaba a hacerlo. De hecho, nunca supe si iba a ganar hasta tres días antes. Cuando nos juntábamos las más de cincuenta personas que estábamos involucrados en la obra, se generaba ese mismo fervor que veo ahora y que genera tanta alegría.

-¿Y por qué este regreso a Mar del Plata?

-Porque la amo con pasión. Mar del Plata es mi ciudad. El año pasado hice una gira muy larga con “Marica” y el productor fue muy malo porque yo le decía ‘quiero ir a Mar del Plata, quiero ir a Mar del Plata’ y él me decía que ya estaba arreglando, que ya iba a ir pero nunca arregló. Lo lamenté porque si hay una ciudad a la que quiero ir es Mar del Plata, le vaya bien o le vaya mal.

Drácula se presenta en Mar del Plata el 14, 15 y 16 (ese día a las 19.30 y 22.30) y el domingo 17 de abril a las 19.

-Sé que es una persona que escribe mucho, ¿la pandemia la afectó en ese sentido?

-Sí, recién hace unos meses empecé a escribir un nuevo musical para el año que viene con un músico maravilloso. Pero recién ahora. Durante la pandemia, me sentí anestesiado, permanentemente atento al dolor de la gente que se iba yendo. Eso me paralizaba más día a día.

-La sufrió mucho entonces…

-Es que para nadie fue una vivencia grata. Gracias a Dios a mí no me tocó pero sufrí muchísimo viendo cómo se iba nuestra gente. Me pareció cruel, injusto, brutal, como pasa ahora con la guerra en Ucrania pero eso lo está diciendo un enfermo megalómano como Putin. En la pandemia no era un hombre. Fue muy duro pero gracias a Dios ya nos estamos recomponiendo a pesar de la pandemia cultural y política que estamos viviendo.

-Al final, ¿salimos mejores o peores de la pandemia?

-Hay mucha gente que habrá aprendido mucho, como mucha gente aprendió de la segunda guerra o de la dictadura espantosa que tuvimos pero creo que el hombre en general no aprende nada. Siempre se vuelve a lo mismo. Y lo que estamos viviendo en Ucrania es tan salvaje como las guerras napoleónicas, de Julio César, y eso el hombre, es la condición humana. Realmente es muy duro. No creo que hayamos aprendido mucho.

-¿Y le preocupa este delicado presente económico y social de Argentina?

-Mirá, yo espero que no nos merezcamos todo lo que estamos viviendo desde hace décadas. Porque no se trata de este gobierno ni del anterior ni del anterior. Lo único cierto es que no logramos salir adelante. Yo siento que Drácula y el arte unen a la gente. No hay grieta en el teatro: ahí la gente aplaude o no y se emociona o no y ya está. Yo pienso que si el arte logra cerrar la grieta es porque hay un algo, un algo que motiva esa unión, y entonces los políticos tendrían que ser más artistas pero el problema es que terminan siendo muy malos actores. Lamentablemente, los políticos no nos dan buenos espectáculos y nos cuestan muy caro sus espectáculos porque ellos son nuestros empleados. Todo lo que hacen está muy mal hecho y la gente no quiere ir más a ese teatro. Yo lo que sí sé es que no tengo que votar nada de lo que hay.

"Drácula, el musical" se entrenó el 29 de agosto de 1991 en el Luna Park y desde entonces récords dentro y fuera del país.

-¿No votó en las últimas elecciones?

-No, no voté porque la edad ya me da el derecho constitucional de no hacerlo.

-¿Y es la primera vez que no vota en su vida?

-Sí, absolutamente, la primera vez que no voto. Y es terrible, es muy feo no votar. Y como los votos en blanco van para el que gana, no me divierte darlo. Realmente me parece muy triste lo que estamos viviendo pero lo bueno es que con Drácula nos vamos a olvidar de este tsunami que estamos padeciendo por largo rato porque es larga la obra y vamos a poder emocionarnos, compartir y aplaudir y encima en Mar del Plata.

-¿Y cómo sigue este 2022 para Pepito Cibrián?

-Este año voy a seguir con Drácula pero voy a ir a cuatro ciudades nada más. También espero poder hacer este año o el otro “Marica” en Mar del Plata, como un placer de la vida. Y después de eso, tengo muchos seminarios que dar, muchos cursos, me voy de viaje a descansar y también voy a ir a Córdoba donde me propusieron hacer un musical con gente de allá. Me encanta la idea de irme un poco de Buenos Aires.

Sobre Drácula

Escrito y dirigido por la dupla conformada por Pepe Cibrián Campoy y Ángel Mahler y producido por Tito Lectoure, el clásico "Drácula, el musical" retornó a escena, a poco más cumplir 30 años de su primera presentación en el Luna Park el 29 de agosto de 1991, para girar con una producción que promete superar a la original, con 50 actores/cantantes/bailarines y una orquesta de 30 músicos. 

La nueva versión cuenta con la interpretación de los actores, cantantes y bailarines Juan Rodó (Conde Drácula), Cecilia Milone (Mina), Pehuén Naranjo (Van Helsing) y Karina Levine (la Condesa), Josefina Scaglione (Lucy), Mariano Taccagni (Jonatan), Christian Giménez, Damián Iglesias, Lorena García Pacheco, Diego Cassere, Tali Lubi, Eluney Zalazar, Karina Barda, Flavia Pereda, Carlos de Antonis, Martín Selle, Marcelo Filtrado, Alejandra Fontán, Luis Iván Machuca, Ramiro Moreno Hueyo, Florencia Spinelli, Chiara Rodó, Luz Despósito, Flor Regina, Ezequiel Rojo, Sol Giulietti, Pablo García, Mariano Díaz, Guido Zaffora, Ezequiel Carrone, Lautaro Calzona, Martín Mena, Andrés Rosso, Matías Acosta, Pedro Frías, Diego Martín, Cristian Cosentino, Marcelo Amante, Jonathan Anchoverri, Franco Di Roma, Pablo Di Felice, Penélope Bahl, Natalia Mouras, Verónica Pacenza, Virginia Kauffman, Facundo Miranda, Laila Maugeri, Leonel Sorrentino y Ludmila Piovano. 

Drácula llegó a realizar cinco temporadas en el estadio Luna Park (1991, 1992, 1994, 1997, 2000), dos temporadas en el Teatro Ópera de Buenos Aires (2003 y 2007) y dos temporadas en el Teatro Astral (2011, 2016). Más de tres millones y medio de personas han visto el musical, no sólo en Argentina, sino también en Brasil (2000), Chile (1992 y 2008) y España (1994). La obra también batió récords en Uruguay y Paraguay.

La expectativa en el público de Mar del Plata se hizo sentir, desde los anuncios que confirmaron las funciones del 14 al 17 de abril, tanto en la boletería del Teatro Radio City como en el sistema virtual de Plateanet, por lo cual Drácula se avizora para Semana Santa como lo que es: una verdadera fiesta del teatro.

 

 

 

Comentarios de usuarios de Facebook