RADIO
EN VIVO
imagen

Lnb

12 de Mayo de 2019 23:44

Peñarol se quedó con el clásico, aseguró su permanencia y mandó a Quilmes a jugar por el descenso

Partido histórico en el "Islas Malvinas". El "Milrayitas" parecía ganarlo más fácil, pero un triple de Lucas Ortiz mandó el partido a suplementario, 83-83. Con la derrota de Atenas, el "Tricolor" debía ganar por 5 puntos. Pero cayó 95-89 y jugará con los cordobeses el play off por la permanencia. 

Fue una noche de película, vibrante, emotiva y cambiante. Que será recordada especialmente por los ganadores. Peñarol la pasaba mal, pero una ráfaga encaminaba al triunfo. Sin embargo, Quilmes, con una "bomba" de Lucas Ortiz sobre la chicharra, envió el juego a suplementario, 83 a 83. Ya Atenas había perdido en Concordia y tenía que ganar por cinco puntos al menos. No pudo. El "Milrayitas" se recuperó y se impuso 95 a 89, para asegurar su continuidad en la temporada y enviar a su histórico rival a jugar con los cordobeses el play off de permanencia.

Un partido desprolijo, donde el nerviosismo estuvo a la orden. Fallas individuales y técnicas, estadísticas que reflejan mucho: entre los dos no superaron el 33 % de tiros de campo. Se jugó con el corazón, no con la razón. En ese ir y venir, la "tómbola" quedó para el lado del "Milrayitas".

De arranque Peñarol impuso condiciones atacando la pintura con facilidad, ante un Quilmes que cayó erráticamente en el tiro exterior. Fueron tres minutos y medio donde tras una paridad inicial, sacó ventaja de 12-5 con 7 puntos de Damián Tintorelli. Bianchelli pidió tiempo muerto para sacar a su equipo del asedio y volver a barajar. El “Milrayitas” extendió su parcial de 9-0 nuevamente con Tintorelli (14-5). Ingresó Eduardo Vassirani para contener al interno local. Y Quilmes, mejorado en defensa, tuvo en Lucas Ortiz el gol que le faltó al comienzo. Diez puntos del escolta, ocho de ellos consecutivos, redondearon un parcial de 8-0 para quedar 16-15. Con un triple de Austin, "Peña" cerró el segmento 21-17.

El segundo parcial fue plenamente de Quilmes. Con una defensa muy mejorada desde sus variantes ante la formación alternativa de su rival, “secó” ofensivamente a un Peñarol que apenas marcó 9 puntos, seis de ellos desde la línea (donde estuvo poco efectivo, encima). Frazier lo igualó a los 3 minutos (23-23), el equipo mejoró en los pases y así el conjunto de Bianchelli pasó al frente con un buen ingreso de Mateo Bolívar, ampliando la ventaja (28-34, triple de De La Fuente). El parcial finalizó 30-34 para la visita, que no supo aprovechar en ataque lo bueno construido desde su propio aro.

En la reanudación, Quilmes con un 4-0 parecía escaparse. Pero Peñarol, con mucho esfuerzo, empezó a defender mejor ante un “Tricolor” poco ordenado para atacar. Con sus extranjeros en una muy mala noche, y otros compañeros apagados también, Juan Pablo Vaulet fue líder y sostén con 14 de los 21 puntos de su equipo. Primero, a los cinco minutos para ponerse a “tiro”, 38-40. Allí aparecieron Maciel con un triple y Ortiz con una bandeja para devolverle la tranquilidad a Quilmes. Pero el bahiense, desde la línea, penetrando y hasta corrigiendo tres intentos fallidos de Austin logró empatar en 47 a falta de dos minutos. Mateo Bolívar dejó a su equipo al frente 51-54.

Mientras empezaba el último cuarto, a las 23.15, se confirmaba la derrota de Atenas en Concordia y Quilmes, al frente en el marcador, se ilusionaba. Sus hinchas estallaron con ese resultado y al ver a su equipo al frente. Tenían que ganar por 5 puntos para "zafar" (para remontar la diferencia del anterior clásico, con derrota 105-101). La visita ingresó limitado de faltas, algo clave en su recta final. De La Fuente y Vassirani con 4, Frazier, Jackson y Bolívar con 3. El "Tricolor" se sostenía al frente con el tiro exterior como aliado (triples de Tantos y Maciel para el 57-62). Sin embargo, Peñarol resurgió de la mano de Kyle Austin, que venía de floja actuación ofensiva: dos "bombas" de su extranjero lo hicieron pasar al frente, 63-62 a falta de 5m25s. Vaulet siguió dañando y otra vez Austin dejó a su equipo 70-63 a 3m38.

Tintorelli consuela a De La Fuente.

El conjunto de Bianchelli parecía caerse. Pero tuvo respuestas ante un Peñarol que se llenó de preguntas. Winsome Frazier anotó 5 puntos y su equipo quedó 74-71 abajo a 1m30s. Peñarol entró en el desequilibrio ofensivo. Faltando 10 segundos, con los equipos yendo a la línea, Frazier acercó al "Tricolor" (81-80). Tintorelli -tras rebote de dos tiros fallados por Austin- extendió desde ese mismo sector 83-80 y en su vuelta a defensa disputó una pelota que parecía haber pegado en Frazier. Pero fue para Quilmes, con 1.8 segundos. Lucas Ortiz recibió sólo, nadie lo cortó y sobre la chicharra clavó un triple terrible: 83-83 y a suplementario. 

En los cinco minutos finales, Quilmes llegó a ponerse al frente 85-87. Pero, ya sin Bolívar, Vasirani y Morales, encima perdió a Lucas Ortiz faltando 1m02s. Peñarol, sin Vaulet y Tintorelli también por faltas, se reanimó con Alloatti y a falta de 40 segundos, de contragolpe, Marcos puso una bandeja para el 88-87 que encaminó su triunfo. Frazier falló un triple, Monacchi en la línea extendió la ventaja, y el "Milrayitas" se dio triple gusto: ganar un clásico, asegurar la permanencia y a la vez enviar a su rival a jugar para no descender. 

Síntesis:

Peñarol 83 (95): Juan Ignacio Marcos 11, Charles Hinkle 8 (X), Juan Pablo Vaulet 21 (X), Kyle Austin 15 y Damián Tintorelli 22 (X) (FI); Nicolás Gianella 0, Tomás Monacchi 6, Nicolás Lauría 0, Lucas Arn 4, Lucas Gorosterrazu 1. Entrenador: Leonardo Gutiérrez

Quilmes 83 (89): Víctor Fernández 2, Lucas Ortiz 29 (X), Winsome Frazier 15, Sebastián Morales 2 (X) y Richard Jackson 5 (FI); Luciano Tantos 5 (X), Mateo Bolívar 17 (X), Maximiliano Maciel 9, Juan E. De La Fuente 3 (X), Eduardo Vassirani 2 (X). Entrenador: Javier Bianchelli.

Parciales: 21-17, 30-34 (9-17), 51-54 (21-20), 83-83 (32-29).

Arbitros: Alejandro Ramallo, Oscar Britez y Danilo Molina.

Estadio: Polideportivo “Islas Malvinas”.