0223.com.ar
La deslumbrante historia de dos marplatenses que salieron a recorrer el continente con "La Makinola"

La deslumbrante historia de dos marplatenses que salieron a recorrer el continente con "La Makinola"

Por Redacción 0223

Juan y Marina dialogaron con 0223 sobre las experiencias que les tocó vivir a bordo de su Ford Falcon celeste y blanco. Después de una travesía que tardó un año y medio en llegar a Estados Unidos, ahora se preparan para el segundo capítulo.

Juan y Marina tienen 41 y 29 años respectivamente. Ellos son dos argentinos que viajan por el mundo a bordo de "La Makinola", un Ford Falcon de 1981. Con el sueño de visitar países y conocer nuevas culturas, en marzo de 2017 comenzaron una travesía por el continente que un año y medio más tarde culminó en Las Vegas, Estados Unidos.

Inicialmente, Juan, oriundo de Mar del Plata, decidió emprender el viaje solo. Con su Ford Falcon celeste y blanco, como la bandera argentina, emprendió la odisea hacia Santiago del Estero, donde se desarrollaría una convención de autos históricos. Pero al rato se propuso cruzar el continente entero. Atraída por las fascinantes historias que Juan le contaba, y porque se dio cuenta que su pareja no pensaba volver, Marina abandonó su vida en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y se tomó un vuelo a Panamá para reencontrarse con su compañero y sumarse a la aventura.

Después de un año y medio, Juan y Marina lograron llegar hasta Las Vegas, Estados Unidos. En el medio, les toco vivir un montón de situaciones gratas y otras no tanto. A medida que iban subiendo por el continente, los viajeros iban posteando en las redes sociales los caminos que atravesaban, a tal punto que sus cuentas en Facebook, Instagram y Youtube se volvieron fundamentales. "Se comenzó a correr la bola de 'La Makinola', recibíamos mensajes de todas parte del mundo alentándonos", admitió Juan, en diálogo con 0223. De hecho, tan buena fue la recepción de los usuarios de Internet y del resto de las personas con las que se encontraban en el viaje, atraídos por el legendario vehículo, que los invitaban a diferentes eventos de exposición.

"La Makinola" en la Nasa.

"En cada evento al que asistíamos, empezamos a vender remeras y calcomanías para tener ingresos, y a la vez nos iban invitando a otras convenciones. Íbamos a todos los que podíamos", se sinceró Juan y continuó: "A cualquier lugar al que nos trasladábamos, la gente nos recibía muy bien. Conocimos un montón de lugares increíbles. Parábamos donde parábamos, había personas sacándose fotos con 'La Makinola'. Muchos hasta nos dejaban plata en el parabrisas", recordó. De todas formas, una vez que se instalaron en Estados Unidos, a donde llegaron solo con 40 dólares, lograron asentarse en algunas ciudades para trabajar momentáneamente de camareros y tener algunos ingresos, para luego seguían viajando.

Fue tanta la difusión y la repercusión que tuvieron en las redes, que el dueño anterior del vehículo les escribió para contarles su admiración y asombro por hasta dónde habían llegado con el Ford Falcon. "Nos contó que el auto estaba en un desguace a punto de que lo trituren. Anteriormente había sido del Ejército Argentino, de color verde, y hasta llegó a funcionar como un remis. Cuando vio que estábamos viajando no lo podía creer", aclaró.

Juan y Marina en "La Makinola".

El sentido de pertenencia le fluye a muchos argentinos que están en el exterior. Viaje por la ruta que viaje, el Ford Falcón es reconocible a la vista, con los tradicionales colores de la bandera nacional. "Le hicimos la bandera argentina porque queríamos contar de dónde veníamos. Muchos no saben dónde está Mar del Plata, a veces teníamos que decir que eramos de Buenos Aires, eso nos daba un poco de bronca", reconoció.

Después de recorrer la costa este de Estados Unidos, Juan y Marina bajaron hasta la frontera con México para dejar el rodado y emprender la vuelta a casa con otras comodidades, arriba de un avión. El pasado 11 de abril, los viajeros arribaron a Argentina, pero ellos ya tienen en mente su próxima parada. El 10 de junio regresarán a al país norteamericano para recuperar a "La Makinola" y continuar con la aventura que ya los llevó a conocer 13 países diferentes. Con destino a Detroit, la meca de la multinacional Ford, le darán inicio al segundo capítulo de esta leyenda. "Venimos para visitar a la familia, aprovechamos para estar acá y nos volvemos para seguir viajando", expresó.

 

Como casi todo en la vida, el nombre del auto y el viaje tienen un origen, una explicación y un propósito. "Inicialmente, "La Makinola" comenzó como "La Máquina", después se transformó en "La Makinola de los Sueños". El apodo fue mutando hasta que quedó La Makinola. Le pusimos la k porque queríamos hacer algo diferente. Fue un sueño que tuvimos y que lo llevamos a cabo", comentó Juan sobre el histórico modelo que tiene hace solo dos años.

De esta manera, a menos de un mes para su partida, Juan y Marina se preparan para emprender el regreso y seguir haciendo historia con "La Makinola". "Hicimos todo a pulmón, pero fue algo realmente inolvidable. La idea es seguir viajando, pero no sabemos bien hacia donde", concluyó.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

La deslumbrante historia de dos marplatenses que salieron a recorrer el continente con "La Makinola"

Juan y Marina dialogaron con 0223 sobre las experiencias que les tocó vivir a bordo de su Ford Falcon celeste y blanco. Después de una travesía que tardó un año y medio en llegar a Estados Unidos, ahora se preparan para el segundo capítulo.

Juan y Marina tienen 41 y 29 años respectivamente. Ellos son dos argentinos que viajan por el mundo a bordo de "La Makinola", un Ford Falcon de 1981. Con el sueño de visitar países y conocer nuevas culturas, en marzo de 2017 comenzaron una travesía por el continente que un año y medio más tarde culminó en Las Vegas, Estados Unidos.

Inicialmente, Juan, oriundo de Mar del Plata, decidió emprender el viaje solo. Con su Ford Falcon celeste y blanco, como la bandera argentina, emprendió la odisea hacia Santiago del Estero, donde se desarrollaría una convención de autos históricos. Pero al rato se propuso cruzar el continente entero. Atraída por las fascinantes historias que Juan le contaba, y porque se dio cuenta que su pareja no pensaba volver, Marina abandonó su vida en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y se tomó un vuelo a Panamá para reencontrarse con su compañero y sumarse a la aventura.

Después de un año y medio, Juan y Marina lograron llegar hasta Las Vegas, Estados Unidos. En el medio, les toco vivir un montón de situaciones gratas y otras no tanto. A medida que iban subiendo por el continente, los viajeros iban posteando en las redes sociales los caminos que atravesaban, a tal punto que sus cuentas en Facebook, Instagram y Youtube se volvieron fundamentales. "Se comenzó a correr la bola de 'La Makinola', recibíamos mensajes de todas parte del mundo alentándonos", admitió Juan, en diálogo con 0223. De hecho, tan buena fue la recepción de los usuarios de Internet y del resto de las personas con las que se encontraban en el viaje, atraídos por el legendario vehículo, que los invitaban a diferentes eventos de exposición.

"La Makinola" en la Nasa.

"En cada evento al que asistíamos, empezamos a vender remeras y calcomanías para tener ingresos, y a la vez nos iban invitando a otras convenciones. Íbamos a todos los que podíamos", se sinceró Juan y continuó: "A cualquier lugar al que nos trasladábamos, la gente nos recibía muy bien. Conocimos un montón de lugares increíbles. Parábamos donde parábamos, había personas sacándose fotos con 'La Makinola'. Muchos hasta nos dejaban plata en el parabrisas", recordó. De todas formas, una vez que se instalaron en Estados Unidos, a donde llegaron solo con 40 dólares, lograron asentarse en algunas ciudades para trabajar momentáneamente de camareros y tener algunos ingresos, para luego seguían viajando.

Fue tanta la difusión y la repercusión que tuvieron en las redes, que el dueño anterior del vehículo les escribió para contarles su admiración y asombro por hasta dónde habían llegado con el Ford Falcon. "Nos contó que el auto estaba en un desguace a punto de que lo trituren. Anteriormente había sido del Ejército Argentino, de color verde, y hasta llegó a funcionar como un remis. Cuando vio que estábamos viajando no lo podía creer", aclaró.

Juan y Marina en "La Makinola".

El sentido de pertenencia le fluye a muchos argentinos que están en el exterior. Viaje por la ruta que viaje, el Ford Falcón es reconocible a la vista, con los tradicionales colores de la bandera nacional. "Le hicimos la bandera argentina porque queríamos contar de dónde veníamos. Muchos no saben dónde está Mar del Plata, a veces teníamos que decir que eramos de Buenos Aires, eso nos daba un poco de bronca", reconoció.

Después de recorrer la costa este de Estados Unidos, Juan y Marina bajaron hasta la frontera con México para dejar el rodado y emprender la vuelta a casa con otras comodidades, arriba de un avión. El pasado 11 de abril, los viajeros arribaron a Argentina, pero ellos ya tienen en mente su próxima parada. El 10 de junio regresarán a al país norteamericano para recuperar a "La Makinola" y continuar con la aventura que ya los llevó a conocer 13 países diferentes. Con destino a Detroit, la meca de la multinacional Ford, le darán inicio al segundo capítulo de esta leyenda. "Venimos para visitar a la familia, aprovechamos para estar acá y nos volvemos para seguir viajando", expresó.

 

Como casi todo en la vida, el nombre del auto y el viaje tienen un origen, una explicación y un propósito. "Inicialmente, "La Makinola" comenzó como "La Máquina", después se transformó en "La Makinola de los Sueños". El apodo fue mutando hasta que quedó La Makinola. Le pusimos la k porque queríamos hacer algo diferente. Fue un sueño que tuvimos y que lo llevamos a cabo", comentó Juan sobre el histórico modelo que tiene hace solo dos años.

De esta manera, a menos de un mes para su partida, Juan y Marina se preparan para emprender el regreso y seguir haciendo historia con "La Makinola". "Hicimos todo a pulmón, pero fue algo realmente inolvidable. La idea es seguir viajando, pero no sabemos bien hacia donde", concluyó.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar