Mar del plata

13 de Enero de 2020 16:45

Denuncian que los accesos a las playas públicas del sur no están en condiciones

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Habitantes de la zona repudiaron la falta de control ante "los continuos desmoronamientos". Además, indicaron que no hay recolección de residuos en el paseo costero.

Ante los reclamos por el avance del sector privado y la falta de guardavidas, habitantes de la zona sur de Mar del Plata denuncian que los accesos públicos no están en condiciones producto de los desmoronamientos.

Karina Huarte, integrante de Espacios Públicos del Colectivo Faro de la Memoria, reconoció en diálogo con 0223 Radio que "los sectores más complicados" son los de Playa Serena y San Jacinto dado que "las bajadas a las playas no son accesibles".

"La gente de la tercera edad no puede disfrutar del espacio costero. No pueden bajar a la playa porque las escaleras no son apropiadas para muchos. Los desmoronamientos son continuos, igual que la falta de control", lamentó.

En relación a la afluencia de turistas que arribaron a Mar del Plata, Huarte también se apenó por la "falta de control de guardaparques y de inspección" ante la gran cantidad de personas que "pasan un fin de semana en campings no autorizados". "Son espacios más baratos que alquilar un hotel o una casa. El turista que viene a disfrutar de Mar del Plata lo ve como algo maravilloso, pero los que vivimos acá sabemos lo que significa un desmoronamiento", indicó.

Por la tarde del domingo, vecinos de la zona realizaron una manifestación en la puerta del balneario Luna Roja, donde luego midieron el avance del concesionario sobre el sector público con un centímetro gigante con el que constataron que no se respetan los 15 metros a partir del curso del arroyo Lobería. Carpas y canchas de fútbol invaden las medidas mencionadas.

A fines de diciembre pasado, la concesión del balenario se ganó el repudio de los vecinos luego de que arrasaran con una topadora con un monumento que recuerda a cinco personas asesinadas el 2 de agosto de 1978 en el paraje Luna Roja en la última dictadura cívico militar. Sumado a otro tipo de irregularidades, realizaron un reclamo ante el Ente Municipal de Turismo (Emtur), pero no obtuvieron "ninguna respuesta", según confió Huarte. "La concesión está incumpliendo un montón de reglas que debe cumplir dentro de su pliego", aseguró la vecinalista.

Entre otros puntos, la representante de Espacios Públicos del Colectivo Faro de la Memoria pidió por la instalación de carteles que hagan referencia al nivel de contaminación del arroyo en pos de evitar que las personas no se bañen. Además, también mencionó que "no hay recolección de residuos en la zona costera". "Los balnearios privados alquilan un container y después se lo llevan. En donde disfrutamos de la playa pública el Estado no se hace cargo", apuntó.

Para finalizar, la mujer mostró su preocupación por el cuidado del medio ambiente y de las personas que acuden a fiestas electrónicas que se realizan en la zona. De todas formas, Huarte garantizó que las fiestas fueron aprobadas por la gestión de Carlos Arroyo y que el Gobierno de Guillermo Montenegro "no autorizó nuevas fechas".

Compartir
Compartí esta nota