Luna roja

12 de Enero de 2020 20:19

Con un centímetro, vecinos midieron la apropiación del espacio público en una playa

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Habitantes de la zona sur constataron que carpas y canchas de fútbol invaden los 15 metros que se deben respetar en "Luna Roja" a partir del curso del arroyo Lobería.

Vecinos de la zona sur de Mar del Plata realizaron este domingo una particular jornada para medir la apropiación del espacio público en la Unidad Turística Fiscal “Playa Bonita”, más conocida como "Luna Roja", ubicada sobre el kilómetro 542 de la ruta 11 .

Organizado por la Asamblea Salvemos Paradise y Espacios Públicos del Colectivo Faro de la Memoria, un grupo de personas se congregó para medir con un centímetro gigante el espacio y exponer el avance del sector privado. Según la normativa vigente, se deben respetar los primeros 15 metros a partir del curso del arroyo Lobería. Sin embargo, se pudo constatar que tanto carpas y canchas de fútbol invaden las medidas mencionadas.

Según comentó Miguel Rodrigo, integrante del Encuentro Militante Carlos Miguel, a 0223, no sufrieron impedimentos para llevar a cabo el reclamo pero sí se vieron condicionados por el arribo de algunos efectivos de seguridad. "La concesión llamó a la Policía, aunque vinieron por una cuestión de seguridad. Algunos inquilinos también protestaron y manifestaron su repudio a una expresión absolutamente pacífica", confió.

La jornada también tenía, entre otros propósitos, visibilizar la situación de los guardavidas del sector sur por el incumplimiento de algunos balnearios con Ley Provincial 14.798, la cual establece la presencia de un guardavidas cada 80 metros de extensión de playa y cada 40 en caso de mayor afluencia de bañistas.

A fines de diciembre, el concesionario del balenario arrasó con el monumento que recuerda a las cinco personas asesinadas el 2 de agosto de 1978 en el paraje Luna Roja en la última dictadura cívico militar. Días más tarde, intentaron reparar la espina de cemento que había quedado reducida a escombros, pero lucía resquebrajada.

 

Compartir
Compartí esta nota