Mar del plata

8 de Enero de 2020 12:35

Repudiaron la discriminación que sufrió una pareja gay en Playa Grande

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, dijo que la expulsión que sufrieron dos hombres corresponde a una "construcción que nuestro país ya dejó de lado".

 

El Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, repudió la expulsión que sufrió una pareja gay de un balneario de Playa Grande cuando se besaba en el espacio público.

El referente del organismo consideró que “estas reacciones de rechazo corresponden a una construcción que nuestro país ya dejó de lado con la sanción de las leyes como la de matrimonio igualitario y de identidad de género”.

“Debemos trabajar aún más sobre la difusión de derechos en estos temas, no sólo en las escuelas sino también en todos los poderes del Estado, organismos de la sociedad civil y entre los adultos mayores, para sensibilizar sobre la temática y cambiar este aprendizaje erróneo”, agregó Lorenzino.

En el comunicado que se difundió, la Defensoría también aseguró que "trabaja arduamente sobre la temática con talleres en todo el territorio provincial que apuntan a eliminar de una vez por todas estas reacciones".

El lamentable episodio tuvo como víctimas a Gustavo Posati y su pareja Mariano Domínguez, que habían llegado a Mar del Plata desde Capital Federal para pasar unos días y celebrar Año Nuevo.

El viernes 4, Gustavo fue a la playa en cuestión con su pareja y Sebastián, un amigo. Su padre alquilaba - hasta este episodio - en el balneario. Cuando quisieron regresar al otro día, el padre de su amigo había recibido un llamado de parte de los administradores informándole que los jóvenes no iban a poder ingresar porque se habían besado.

"No recuerdo habernos besado ni haber hecho un escándalo de esa magnitud. No ocurrió. Y si fue así, ¿qué?", comentó Gustavo en declaraciones a este medio. Y siguió en su relato. "Enojados por lo que nos dijeron, fuimos al balneario y en la entrada nos pararon. A mi amigo le dijeron que no podían ingresar invitados. Nos vino a increpar un carpero diciendo que el día anterior se había quejado una señora de que nos estábamos besando y no se podía hacer porque era un lugar familiar".

Compartir
Compartí esta nota