Columna de miércoles

1 de Julio de 2020 21:47

Sin fase 5 pero con permisos: Mar del Plata debe demostrar que está a la altura

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La comisión especial avanzará este jueves sobre una autorización para deportes al aire libre.

Mientras en voz alta repetían que era “imposible” que una ciudad como Mar del Plata acumulara 21 días sin casos autóctonos de coronavirus, por lo bajo los funcionarios municipales cruzaban los dedos y contaban los días que le permitían a la ciudad acceder a la fase 5. La ilusión estalló por el aire este miércoles por la mañana cuando se confirmó que un trabajador de la empresa Medinilla que cubría francos en el sanatorio Houssay dio positivo de coronavirus, en medio de rumores y suspicacias. El camino, ahora, será más lento, pero con la estrategia de las habilitaciones precarias desde esta semana Mar del Plata comenzará a dar sus primeros pasos en el camino de la fase 5 y habrá que demostrar que la ciudad realmente está lista para una mayor apertura.

¿Era una posibilidad real que la ciudad llegue a la fase 5 o era más que nada una expresión de deseo?

El gobierno de Guillermo Montenegro en los últimos días comenzó a cuestionar abiertamente el límite de los 21 días que estableció el gobierno provincia. La secretaria de Salud, Viviana Bernabei, por caso, lo tildó de arbitrario y carente de argumentos científicos. No fue la única.

Hasta el martes por la noche, funcionarios municipales confiaban en que el jueves el municipio podría pedir el pase a la fase 5. Argumentarían que el último caso, que se conoció el 12 de junio, en realidad había sido hisopado el 10 de junio, y así ganarían dos días. Y que el administrativo del instituto ginecológico confirmado el 25 de junio al día siguiente ya tenía un hisopado negativo. “No vamos a polemizar si la PCR estuvo bien hecha o no. Para nosotros será un recuperado cuando le confirmen los dos test negativo, pero creemos que es un argumento válido para que se tome en cuenta y nos dejen pasar de fase”, señalaban funcionarios municipales el martes por la noche.

Desde el gobierno provincial parecían no estar dispuestos a analizar toda esa argumentación. El límite era claro y el martes mismo la subsecretaria del ministerio de Salud bonaerense, Leticia Ceriani, lo ratificó en una entrevista en Canal 10, cuando resaltó la buena situación epidemiológica, pero remarcó que para el gobierno provincial el último caso había regresado la cuenta a 0.

Sin embargo, la posibilidad era más concreta de lo que muchos creían. Este miércoles, bien temprano, la titular de Anses, Fernanda Raverta, se comunicó con el jefe de Gabinete Carlos Bianco (hasta hace poco su compañero de gabinete) para pedirle que analicen el planteo de Mar del Plata. La conductora del Frente de Todos conoce todos los detalles de la situación epidemiológica de la ciudad por su contacto constante con los dirigentes locales. Y además vive en carne propia la crítica realidad del Amba. “Son realidades muy distintas. Permitan que se abran algunas actividades”, le pidió a Bianco. Según fuentes consultadas por este medio, el jefe de Gabinete se habría comprometido a darle el visto bueno al planteo.

Todo cambió cuando se confirmó el caso de este miércoles por la mañana. Algunos dirigentes oficialistas miraron con desconfianza que “justo un día antes de que Mar del Plata pida pasar a fase 5 aparezca un positivo”. Incluso, una versión que circuló decía que el resultado se sabía desde hacía 48 horas y se esperó hasta la noche del martes para cargarlo. ¿Con qué fin? Las respuestas al interrogante son poco claras, pero todos descartan cualquier intencionalidad política. Una “jugada” de esas características debiera tener a alguien que se beneficie. Y en este caso no aparece. “Algunos le apuntan a Kicillof. Pero si no quisiera que Mar del Plata se abra no permitiría que avance una comisión con permisos precarios en la que hay concejales de su espacio”, analizaron fuentes consultadas por 0223.

Más allá de no tener una respuesta clara, en el oficialismo perciben “algo raro”. “En Mar del Plata pasan cosas extrañas que no se repiten en otros lugares. Positivos que al otro día dan negativo ya tuvimos varios...”, advirtió un hombre cercano al intendente.

 

En medio de la desilusión que provocó la imposibilidad de llegar a la fase 5 por acumulación de días, la Comisión Especial de Reactivación Económica , que impulsó Alejandro Carrancio y se conformó el lunes, comenzó a dar respuestas mucho más ágiles de las esperadas. Incluso, sorprendió a sus propios integrantes.

“Creíamos que iba a ser más complejo ponernos de acuerdo en algunas cuestiones, pero entendemos que hay condiciones en la ciudad para poder avanzar”, coincidieron una fuente de Cambiemos y otra del Frente de Todos. Estos últimos, con la representación del jefe de bloque Marcos Gutiérrez, apoyan muchas de sus decisiones en las recomendaciones de los expertos del INE y Zona Sanitaria VIII.

En la segunda reunión ya hubo acuerdo para aprobar las primeras siete actividades. Eran todas actividades que habían quedado en una zona gris por no estar contempladas en ninguna de las fases que estableció la provincia. La comisión analizó el escaso riesgo sanitario que implicaban todas ellas y le elevó la sugerencia a Montenegro para que firme el decreto de apertura. Lo hizo de inmediato.

Tras la reunión de este miércoles se avanzó en un acuerdo para aprobar el regreso de un sector de la gastronomía y los deportes al aire libre. Las distintas fuerzas acordaron la apertura de la “actividad cafetera”. “Queremos dejar en claro que no son cafés, porque hay locales grandes que pueden tener la habilitación como café y venden de todo. Queremos ser prudentes”, plantearon.

Abrirán todos los lugares en los que se pueda tomar un café, comer una factura o una porción de torta. Estará prohibido almorzar, por ejemplo, y no se habilitará la producción de alimentos dentro de los lugares. “Hay algunos restaurantes que tienen su propia máquina de café y van a poder servir desayunos y meriendas, pero no podrán abrir la cocina”, graficaron. Las mesas tendrán que tener 2 metros de distancia unas de otras y solo podrá ingresar gente hasta las 18, mientras que la permanencia se permitirá hasta las 19.

En cuanto a los deportes aún falta definir la letra fina, pero la decisión es permitir varios de los que están contemplados para la fase 5. También hay un acuerdo: no hablar de running sino de  actividad deportiva al aire libre para evitar la comparación con lo que ocurrió en la Ciudad de Buenos Aires, cuando miles de porteños coparon las plazas.

“Algunas actividades se van a permitir de 6 de la mañana a 8.30 para garantizar que las realicen aquellos que realmente quieran hacerlo y no que aproveche cualquiera para ir a pasear”, confió una fuente consultada.

El otro tema que se habló fue la necesidad de aceptar que el permiso para salidas recreativas hasta a 500 metros del hogar no se cumple. “La gente sale a caminar por la costa y si no lo vamos a combatir vamos a tratar de ordenarlo”, reconocieron. ¿Cómo? Se analizará la idea de que los fines de semana se rehabiliten los corredores saludables y algunos sectores de la costa se peatonalicen. “Así habrá más espacio para evitar que la gente se amontone”, explicaron.

Lejos de las teorías conspirativas, desde el oficialismo destacan la buena sintonía con los dirigentes del Frente de Todos. No solo los de Mar del Plata.  En el entorno de Montenegro remarcan siempre la fluida relación del intendente con el presidente Alberto Fernández, pero en las últimas horas también sumaron una mejora en el vínculo con Kicillof. “El sábado hablaron. Montenegro le planteó la idea de avanzar con permisos precarios y Axel le dijo que avanzara con cuidado, que no abriera todo junto, pero que dada la situación de Mar del Plata la provincia no se iba a interponer”, relataron allegados al intendente. Esas conversaciones alejan aún más los fantasmas.

Más allá del trabajo en conjunto, desde el Frente de Todos marcarán cierta distancia. Motorizarán el pedido al Ejecutivo que condone las tasas y el servicio de Osse a los comerciantes más perjudicados por la pandemia. En principio, harán el pedido para gastronómicos y gimnasios. “Bueno, pidamos también algo similar por impuestos provinciales”, propuso un hombre de Cambiemos en la reunión de este miércoles. “No hay problema. Pidamos”, concedieron desde el Frente de Todos.

La propuesta, creen, podría convertirse en un círculo virtuoso: es un beneficio para los propietarios de los locales y muchos de los comerciantes, que alquilan, tendrían un argumento para “pelear” el precio de los alquileres. Saben, también, que es difícil que con las finanzas alicaídas el oficialismo avance con una propuesta así.

Desde Juntos por el Cambio buscan otras herramientas para beneficiar al sector productivo y empresarial. Hoy, el intendente elevó un proyecto para agilizar las habilitaciones. La mayoría podrá hacerlo a través de la web y se reducirán los impuestos (no pagarán tasa de habilitación ni arancel por inicio de trámite) y propone un régimen de habilitaciones provisorias por un año que permitirá acelerar el inicio de la actividad de aquellas industrias que por cuestiones burocráticas no pueden obtener su habilitación.

“Estamos dispuestos a avanzar en conjunto con las propuestas del Frente de Todos para habilitar más mesas en los locales gastronómicos”, señalaron fuentes del Ejecutivo, quienes plantearon en la necesidad de dinamizar al sector en un momento complejo.

La expectativa de llegar a la fase 5 por acumulación de días se esfumó. Sin embargo, con pocos casos activos, Mar del Plata avanza hacia una mayor apertura económica. En el imaginario colectivo crece la idea la situación del Amba está a años luz de Mar del Plata. Las autoridades no lo creen así. Hay mucha diferencia, sí. Pero ya hubo sobrados ejemplos de que de un momento para otro el escenario puede cambiar. Y llegó el momento en que los marplatenses confirmen que pueden asumir las concesiones con responsabilidad.

Compartir
Compartí esta nota