Rugby

27 de Agosto de 2020 20:20

Iván Nemer debutó en Benetton Treviso en su primera experiencia profesional

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Iván Nemer tuvo un muy buen debut en Benetton.

El pilar que jugó en tres equipos de la ciudad, defendió la camiseta del "Trébol" en juveniles y mayores, y tuvo un pasado en Los Pumitas, continúa su carrera en la máxima categoría de Italia.

Por Bernabé Mendivil 

Ivan Nemer es un pilar marplatense que con 22 años, y luego de pasar por Biguá, Universitario y Sporting en la Unión de Rugby de Mar del Plata, fue a probar suerte en el exterior y actualmente es jugador del Benetton Treviso, equipo italiano que está disputando el Pro 14, en una de las tres mejores ligas de rugby de Europa.
 
Hijo de rugbier, comenzó en este deporte a los 4 años y, a lo largo de su carrera, fue representando a la URMDP en Torneos Nacionales M19 y en el Seleccionado Mayor. Su buen nivel con el "Trébol" lo llevó a tener oportunidades en Los Pumitas, donde formó parte de la preselección para disputar el Mundial Juvenil de 2018. Una rotura de ligamentos, una semana antes de la lista final, le ahogó su sueño celeste y blanco.

Lejos de rendirse, se recuperó, volvió a su nivel y está realizando su primera experiencia internacional. En el medio de la pandemia, hace dos meses, viajó a Italia para sumarse a su nuevo equipo y el viernes tuvo su debut como profesional. En el plantel del Benetton, hay otros argentinos: se encuentran el tucumano Joaquín Riera, el rosarino Tomás Baravalle y el capitalino Ignacio Brex. Además, a esta lista se podría agregar Tomás Gallo, figura en el Mundial M20 que se disputó el año pasado en nuestro país.


 -¿Cómo te recibieron tus compañeros de equipo en general y los argentinos en particular? ¿Conocías a alguno? 

-La verdad que me recibieron muy bien, con muy buena onda. De los chicos argentinos no conocía a ninguno, pero fueron fundamentales, me ayudaron mucho con el idioma, lo que no entendía se lo podía preguntar a ellos, para el sistema de juego, hablar jugadas, para todo... Me vino joya el tema de los argentinos. 

- ¿Te costó adaptarte al cambio de cultura e idioma? 

-La verdad que no fue difícil adaptarme, el idioma es muy parecido, similar. La primera semana me costó un poco, pero después ya entendía todo y ahora me estoy largando a hablar un poco mas. 
 
- Pasó el debut oficial con la camiseta del Benetton y fue tu primer partido como profesional, ¿cómo te sentiste adentro de la cancha? 

-Estuve muy contento de debutar en el Pro 14, es un nivel muy alto. Fue un partido muy lindo, pero con muchos penales y muchas perdidas de pelotas. Eso es porque no jugamos  hace un montón. 

-La efectividad en el scrum fue del 100% y fuiste, con 8, el más tackleador de los primeras líneas y de los mas tackleadores en el partido. ¿Te sirve desde lo anímico? ¿Es una motivación extra?

-Es verdad que la efectividad del 100% me dejó muy contento, sobre todo porque es distinto el scrum de acá al de argentina. La verdad que yo pienso en mejorar todo el tiempo, no es que por un partido o por un par de tackles me motive más, pero sí es una alegría y me pone muy contento porque es la ratificación que el entrenamiento da sus frutos.

-¿Cómo son los protocolos que tienen que cumplir tanto para poder entrenar como para jugar? 

-Nos hacemos hisopados una semana antes y una semana después de los partidos, en los entrenamientos usamos todo el tiempo con los barbijos, salvo cuando estamos en la cancha que podemos no usarlo. También todos los días antes de entrenar nos toman la fiebre y nos sacan sangre para corroborar que no haya ningún contagiado.

- ¿Cuáles son las metas del equipo y cuáles las tuyas personales? ¿Te ves jugando en Los Pumas? 

-Las meta del equipo es ganar la Copa de Europa, el fin de semana jugamos de nuevo contra el Zebre y después tenemos tres semanas para prepararnos para ese torneo, que es muy fuerte, es uno de los más duros de Europa. En lo personal, me quiero afirmar como jugador en este club y ganarme la titularidad. Con respecto a Los Pumas, obviamente es un sueño, como el de cualquier jugador de rugby argentino. Si sigo entrenando bien y  jugando a este nivel, la oportunidad  puede llegar. 
 

Compartir
Compartí esta nota