Mar del plata

9 de Agosto de 2020 14:28

"Claudia cocina": una historia de superación

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Claudia tiene 53 años y retraso madurativo. Con la ayuda de su acompañante terapéutica se animó a un emprendimiento de venta de pastafrolas y budines.

“Hola, soy Claudia, poseo un retraso madurativo y junto a mi acompañante estoy iniciando mi emprendimiento para crecer personalmente”. Así se presenta en su cuenta de Instagram @clau_cocina1 Claudia Caccaviello, una mujer de 53 años con discapacidad que desde hace unas pocas semanas se animó a iniciar su propia venta de tortas y budines. 

La idea comenzó a dar vueltas en la cabeza de Noelia Wsewolodsky, su acompañante terapéutica, poco después de haberla conocido, en el inicio de la cuarentena. Hasta entonces, Claudia sólo realizaba las tareas que le enviaban desde el centro de día al que concurría y pasaba varias horas mirando televisión. “Noté que tenía un montón de posibilidades pero que no eran potenciadas”, asegura Noelia, quien, al advertir que a Claudia le gustaba comer cosas dulces, le propuso empezar a elaborarlas ella misma.  

Al principio, cocinaban en la casa de la terapista. Comenzaron con recetas sencillas para que Claudia no se sintiera apabullada y, siempre con la asistencia de su acompañante, la mujer logró producir sus primeras pastafrolas y budines. Al ver los resultados, Noelia pensó en ir un paso más adelante y le propuso venderlas a conocidos y familiares para que pudiera generar, por primera vez en su vida, sus propios ingresos. 

De a poco, Claudia aprendió a seguir los pasos hasta completar una receta y entendió el valor de los billetes. “A veces quería comprar cosas y no comprendía que no nos alcanzaba la plata o que no había”, dice su acompañante terapéutica. Los primeros compradores fueron el padre y una amiga de Noelia pero el número de clientes se amplió tras la publicación de  los productos en las redes sociales. 

El proyecto no sólo ayudó a la independencia de Claudia, sino que también repercutió en su ánimo. “Está contenta, incluso, ella solía pedir ayuda permanentemente y ahora sale de ella misma decir ‘yo puedo’”, agrega Noelia.

Quienes quieran comprar las pastafrolas o budines que cocina Claudia, podrán contactarse a a los números 2235984434 y 2235798257 (Ester), o bien, solicitarlos a través de la cuenta de Instagram.

Compartir
Compartí esta nota