Guillermo montenegro

17 de Septiembre de 2020 18:52

Montenegro: "Hoy mi principal preocupación es el trabajo, es lo que me desvela"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El intendente charló con 0223. Foto: 0223.

El intendente dijo que su principal preocupación es que se genere empleo en Mar del Plata, pero advirtió que no avanzará en aperturas sin el consenso de nación y provincia. 

Guillermo Montenegro se acomoda en la ancha mesa del despacho principal del municipio y pide un mate cocido antes de comenzar la entrevista con 0223. Lo dirá durante la charla y también con el micrófono apagado: nunca tuvo dudas de que Mar del Plata, en algún momento de la pandemia, atravesaría un momento como este. "Siempre lo dije", insiste. De todos modos, vuelve a marcar como lo dijo durante los últimos días, que el sistema sanitario no está en una situación de colapso. Plantea que lo más preocupante es la escasez de recursos humanos y el "cansancio" de muchos de los profesionales de la salud que llevan meses en esta situación.

Sin embargo, aclara que hoy su principal preocupación es el empleo y señala que es necesario encontrar el modo de convivir con el virus y que la gente pueda volver a trabajar. Eso sí: aclara que no firmará ningún permiso sin el consentimiento del gobernador Axel Kicillof y el presidente Alberto Fernández. "Desde que empezamos, siempre me basé en el diálogo", dice.

También rechaza que en las últimas semanas se haya profundizado la tensión política y cuenta que habla con el gobernador y su equipo igual que desde el primer día. 

-¿Es el momento más difícil de la pandemia en Mar del Plata?

-Desde que empezó es difícil. Uno habla de la pandemia no solo pensando en salud sino en distintas situaciones que vive la ciudad, que tienen que ver con las actividades económicas, el trabajo, la gente. Creo que es un momento complicado pero no tanto para la ciudad sino para toda la Argentina. Y ciudades de la envergadura de Mar del Plata, como Rosario, Córdoba y Mendoza, están viviendo situaciones similares. Si uno tuviera la bola de cristal, diría 'esperemos que estemos en el momento en que empieza a aflojar' pero la certeza de eso no la tengo. Sí veo la preocupación permanente de lo que esto implica para la ciudad en cuanto al empleo. Me la pasó hablando con distintos sectores y hay una preocupación muy importante que tiene que ver con la reactivación económica.

 

-La situación sanitaria es muy compleja y también hay mucha presión de los sectores comerciales y productivos que necesitan trabajar. ¿Cómo se hace para congeniar con esos dos intereses que pareciera que chocan en algún punto?

-No chocan. Si uno tuviera certeza de que en tal fecha está la solución, entonces uno le puede decir a los sectores que hasta esa fecha van a estar de una manera determinada. Pero no tenemos certezas y lo único posible hoy es la convivencia y el cuidado. Hay que ir pensando cómo pueden ser las distintas actividades. Ninguna es igual que antes. Inclusive, ninguna de las que está funcionando en esta fase es igual a cómo funcionaban hace 20 días sino que tienen más restricciones. Es la forma en que tenemos que convivir; hay que verificar el sistema sanitario y los casos pero también hay que ver la realidad de la ciudad.

-¿Analiza autorizarlas a usted mismo por decreto mientras el gobierno provincial no dé los permisos?

-Desde que empezamos, siempre me basé en el diálogo. Hemos hablado mucho y seguimos hablando con las autoridades nacionales y provinciales. Cuando se decidieron algunas reaperturas se dio en el formato de una comisión con la participación de todos los sectores políticos. Yo sigo convencido de que esa es la forma; dialogar, explicar por qué una actividad puede trabajar de determinada manera. No voy a cambiar eso. Lo hemos trabajado de esa manera siempre. Creo que es la manera de trabajarlo y es lo que nos ha llevado a tener un buen manejo de la situación. Pero también planteamos que una de las principales complicaciones que hoy tenemos tiene que ver con el empleo. Sin descuidar el sistema de salud, hay que ir viendo los cambios para poder convivir con esta situación.

-Hasta ahora no ha tenido una respuesta favorable a esas explicaciones pero mientras tanto los sectores productivos y comerciales insisten con la demanda…

-Yo aspiro a que se encuentre el término medio y no la colisión para que se establezca que de una forma determinada se pueden llevar adelante algunas actividades, verificando el cumplimiento de protocolos más restrictivos. Mar del Plata tiene una realidad diferente a otros lugares. Por eso nosotros hablábamos de una comisión de reactivación con una mirada bien marplatense de la situación. Nosotros por ejemplo planteamos una obra privada que se asimile con la obra pública, donde el 100 por ciento de los trabajadores de la obra privada se trasladen con un transporte privado y no ocupen transporte público,  y que sea al aire libre. Hay que empezar a visualizar las distintas formas en que las actividades tienen que retomarse y también eso es parte de la seriedad de ver que esto no es problema de un sector sino de toda una ciudad.

-Ayer circularon versiones de posibles aperturas que podría definir Provincia desde el lunes, pudo hablar con el gobernador para ver qué se analiza?

-Lo hablé con el Jefe de Gabinete, y se está hablando de una serie de actividades escalonadas pero sé que es algo que están trabajando. Sería irresponsable de mi parte plantear cuáles son las actividades que están evaluando. Específicamente yo planteé que las actividades que nosotros mandamos hace unos días no tenían nada que ver con los protocolos que estaban funcionando hasta hace veinte días, porque esto también tiene que ver con generar mayores cuidados pero también, el empleo que es tan importante.

 

 

-El 27 de agosto decidió retroceder a fase 3. La decisión no fue fácil porque generó enojo en distintos sectores ¿Siente que sirvió la medida?

-El tema de las fases me parece que tiene que ver más con una foto de un momento. En algunas cosas cuestiones fue mejor, en otras peor, en camas estamos igual. Es contrafáctico analizar eso. Lo que queda ahora es una charla en la que hay que ver, con esta situación de convivencia con el virus, cómo se genera la posibilidad de que haya más trabajo en la ciudad con todos los cuidados correspondientes.

-Cuando dispuso ese retroceso, una de las críticas de los sectores que tuvieron que cerrar fue que no hubo suficientes controles en los espacios públicos. ¿Siente que falló algo en esa situación o que la gente se confió de más?

-No, de ninguna manera le podemos echar la culpa a la gente. Todos tenemos responsabilidades. Tampoco está acreditado que eso haya sido lo que generó que suban los contagios. Todos los especialistas que lo que sucede en el espacio público tiene un nivel de contagiosidad mucho más bajo. Creo que el cuidado en cuanto al distanciamiento, la higiene, y uno se cansa de repetirlo pero la verdad que es la única receta que hoy tenemos. Más allá de las cuestiones sanitarias, también es muy importante la responsabilidad que tenemos cada uno de nosotros a la hora de comunicar las medidas, explicarlas, trasladarlas y cumplirlas. Creo hubo una buena respuesta de los marplatenses en cuanto al cuidado. Pero estamos en una situación como la que vive el mundo y por eso tenemos que pensar cuáles son las soluciones que han existido en el mundo. No había ninguna posibilidad de que esto no pasara. Entonces tenemos que cuidarnos y tenemos que convivir. No hay una receta mágica; si alguien tuviera una receta, la hubiera aplicado y le hubiera ido bien.

-Con la foto de Mar del Plata hoy, ¿hubiese hecho algo distinto en estos meses?

-Nosotros siempre hablamos con las distintas autoridades nacionales y provinciales y también con el convencimiento de qué es lo mejor para el marplatense. Lo que se fue haciendo es lo que se tenía que hacer, buscando el consenso, la mejor decisión, la mejor forma pero con mucha responsabilidad en el momento de toma de decisiones.

-¿Como está el sistema de salud de Mar del Plata?

-El sistema está con muchísimo trabajo. Y esto tiene que ver con que hace seis meses estamos en una situación de pandemia. En lo material, podemos decir que hay una buena capacidad de respuesta en cuanto a camas y respiradores, pero vemos mucho cansancio. Yo lo voy hablando permanentemente con todas las autoridades provinciales, con Kreplac, y ellos tampoco ven una situación más compleja de lo habitual.

-Hubo algunos cruces entre efectores de Provincia y Nación y efectores del Municipio…

-No.

-Hubo críticas de algunos efectores de Provincia y Nación hacia algunas decisiones del Municipio. 

-¿De quién a quién?

-Por ejemplo, el titular de la Zona Sanitaria VIII, Gastón Vargas, y el responsable del Higa, Gustavo Galbán, pidieron que se reforzarán los controles en la vía pública y…

-No creo que haya sido así. Además trabajamos permanentemente en conjunto y no lo veo así. No hubo críticas hacia el Municipio.

-Sí hubo un concejal del oficialismo que salió en los últimos días a expresar que la Provincia y la Nación habían abandonado a Mar del Plata durante la pandemia, ¿usted lo siente igual?

-Cada concejal tendrá su opinión. Pero no hay que meter la discusión de los concejales en el medio de esta situación. Mi preocupación no es lo que dicen de un lado o de otro. Hoy lo importante es ver cómo sigo trabajando por Mar del Plata.

-¿Pero siente que hay una aumento en la tensión política?

-Por lo que yo veo a nivel nacional y provincial, no.

-¿Entonces sigue trabajando de igual modo?

-Yo me concentro en la forma en que hay que llevar adelante esto. La gente nunca va a aceptar el margen de una discusión política en esta situación, por lo que yo no la tengo. No quiere decir que no discuta y que no pelee por lo que creo que es importante para mi ciudad pero nunca lo llevo al terreno de la política.

-Cómo tomó el anuncio del presidente de quitarle un punto de coparticipación a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para transferirlo a la provincia?

-Yo siempre defiendo a los bonaerenses. Y creo que hay una discusión de coparticipación en la Provincia y Mar del Plata está relegada. Somos el Municipio 132 de los 135 Municipios de la forma en la que se distribuye la plata de la Provincia. Yo siempre voy a estar en esa discusión pero siempre con diálogo. Que es lo que tal vez uno siente que no se habló de la mejor manera al que le va a afectar. Pero tampoco veo que a Mar del Plata le toque algo del punto que se le sacó a Caba porque en la forma en que se quitó tampoco es que va a llegar a los municipios. 

Mi preocupación mayor es que nosotros aportamos cinco y nos llevamos dos y medio. La distribución de plata -se considera a Mar del Plata con un censo de 618 mil habitantes- nos da tres mil y pico de pesos y cualquier municipio del conurbano le toca el doble. Y Madariaga tiene 90 mil y yo tres mil y pico… Yo no quiero que a nadie le vaya peor pero no puede pasar es que los marplatenses sean los que están peor que todos siendo que aportamos el doble de lo que recibimos.

-¿Se puede dar esa discusión, que es histórica, en este contexto?

-Yo creo que es la discusión que hay que dar. Esto no tiene que ver con sectores políticos sino con los marplatenses y estamos todos absolutamente de acuerdo.

-Habló con Horacio Rodríguez Larreta esta semana, ¿cómo analizaron la situación?

-Mi principal preocupación es el trabajo y entonces quise saber cómo trabajaron específicamente con cada sector durante la pandemia, cómo trabajan ahora y también a futuro. Las charlas con los sindicatos, las centrales obreras, las empresas... Por eso también hubo una reunión con el Ministro de Producción de Horacio y Fernando Muro. Tratamos de ver ideas que nos sirven a nosotros, a una ciudad con las características de Mar del Plata, y pensar cómo generamos empleo lo más rápido posible a partir de la situación compleja que nos hizo vivir la cuarentena y la pandemia. La realidad es que vamos a terminar con un problema muy serio de desocupación en Mar del Plata y esa es mi mayor preocupación.

-Y qué le puede decir a la gente que necesita trabajar o volver a abrir…

-Que estamos permanentemente viendo cuáles son las mejores soluciones. El camino que hoy me desvela es ver las oportunidades de empleo que se puedan generar en la ciudad. 

Compartir
Compartí esta nota