Clima

20 de Enero de 2021 10:38

Cómo evitar un golpe de calor

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Ante la ola de calor, dan recomendaciones de cómo cuidarse.

Desde “Dar Salud Internación Domiciliaria” dieron recomendaciones sobre los cuidados que hay que tener para evitar un golpe de calor. 

Las altas temperaturas que registra Mar del Plata esta semana, encendieron alarmas en la comunidad médica que en las últimas horas, inició una campaña informativa con recomendaciones para evitar que la población más vulnerable se vea afectada por las condiciones climáticas.

Desde “Dar Salud Internación Domiciliaria” explicaron que un trastorno habitual en la temporada veraniega es "el golpe de calor o insolación", que se produce cuando la temperatura del cuerpo aumenta rápidamente y el organismo no puede bajarla a través de los mecanismos habituales.

"Generalmente ocurre cuando las personas hacen ejercicio con climas cálidos y húmedos sin beber suficientes líquidos o por estar en un lugar caluroso durante demasiado tiempo. Pero también puede ocurrir en personas que no están haciendo ninguna actividad física, especialmente en  mayores, niños y quienes tienen problemas previos", señaló el médico Gastón Filippetti (M.P. 93825), director médico de la institución.

 

En este sentido. Filippetti aseguró que la recomendación fundamental es que ante cualquier duda se consulte a su médico o recurra a algún servicio de urgencias.

Según indicó el profesional, los menores de 5 años forman parte de la población de riesgo ya que no tienen bien desarrollado el mecanismo de la sed, más aún los menores de 1 año por no ser autosuficientes para hidratarse.

 

Además, según explicó el profesional, quienes tienen la piel quemada por el sol, también son propensos a sufrir un golpe de calor ya que el daño les altera uno de los mecanismos fundamentales para disipar el calor y regular los líquidos a través de la traspiración.

El consumo de alcohol y drogas también favorece a la deshidratación. Por último, los ancianos tienen alterado  el mecanismo de la sed, a esto se suma que en muchos casos tienen limitaciones físicas para hidratarse.

 

¿Cómo prevenirlo?

-Beber suficientes líquidos (agua, bebidas deportivas) aunque no se tenga sed. Esforzarse para tomar líquidos regularmente “como si fuera un remedio”.

-Alimentación adecuada: comidas livianas y frescas, abundantes frutas (por su alto contenido líquidos, que en algunos casos llega al 90%) y verduras.

-Evitar alimentos hipercalóricos, muy salados, bebidas azucaradas, con cafeína y/o alcohol.

-Si se realiza ejercicio físico hacerlo bien temprano en el día, antes de que suba demasiado la temperatura ambiente.

 

-Utilizar ropa liviana, suelta y de colores claros.

-No exponerse al sol directo entre las 10 y las 16 hs.

-Mantener ambientes frescos y ventilados.

Para refrescar el cuerpo

-Tomar una ducha o baño fresco.

-Beber agua o una bebida deportiva.

 

-Rociarse con agua fría y luego sentarse frente a un ventilador.

-Buscar lugares frescos, idealmente en patios o parques bajo los árboles.

-Colocar una compresa o paño frío sobre su cuello, frente y/o axilas.
 

Compartir
Compartí esta nota