Concejo

11 de Abril de 2021 15:31

Piden crear un programa para terminar con la violencia que sufren las mujeres del ámbito de la política

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Foto: archivo 0223

Una concejala de Mar del Plata presentó un proyecto de ordenanza que busca crear un programa para visibilizar la problemática, producir información y estadísticas sobre violencia política y diseñar estrategias para eliminarla.

“Pará, yo te explico cómo es esto”. “Vos sos muy chica, ese es el problema”. “Callate”. En algún momento de sus vidas, todas las mujeres escucharon alguna de estas frases de parte de un hombre o, incluso, de otras mujeres. Sin embargo, son pocas las que se animan a desafiar esos dichos y, en cambio, los dejan pasar. Y el ámbito de la política no sólo no está exento de estas situaciones, sino que suele ser un espacio en el que se suceden con mayor frecuencia. 

Sin ir más lejos, un estudio del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), en el que, en base a una encuesta realizada entre legisladoras porteñas y nacionales de 11 provincias argentinas, arrojó que 8 de cada 10 mujeres vivieron alguna situación de violencia a lo largo de sus carreras políticas. Entre los principales factores que actúan como obstáculo, las encuestadas mencionaron las responsabilidades familiares (31%), la cultura dominante y su concepción de las mujeres en la sociedad (89%) y la falta de apoyo de los hombres (76%).

Es justamente este uno de los principales argumentos de un proyecto de ordenanza que presentó días atrás la concejala Marianela Romero, con el que busca crear un programa de erradicación de violencia política contra las mujeres. La iniciativa -que en caso de prosperar, funcionará bajo la órbita de la Dirección de Políticas de Género-, propone, por un lado, visibilizar la problemática y, por el otro, generar campañas de concientización en medios de comunicación y redes sociales para eliminarla.

El proyecto de Romero plantea además la necesidad de generar espacios de contención y fortalecimiento para mujeres que participen en política. También, trabajar en la formación y concientización de mujeres políticas, dotándolas de herramientas que les permitan identificar las diferentes manifestaciones de violencia; así como prohibir propagandas políticas o electorales que contengan mensajes, lemas y contenidos gráficos que atenten contra la dignidad de las mujeres, sus familiares o simpatizantes

En esa línea, hizo hincapié en que, pese a que hay cada vez más mujeres en cargos políticos, les “sigue siendo muy difícil desarrollarse plenamente en un ambiente tradicionalmente masculino” e, incluso, “todavía genera resistencia por parte de algunos sectores”, lo que da lugar a reacciones violentas, que incluye “desde actos explícitos de violencia y acoso, hasta sexismo en los medios de comunicación y en redes sociales, despreciando a las mujeres por su género”, con la clara intención de desalentar su participación política.

Para la concejala de la UCR, lo primero que se debe hacer es “visibilizar y reconocer la problemática”, porque sólo así luego se podrán tomar medidas destinadas a la concientización y generación de soluciones. “Esto es algo que a todas de alguna manera nos ha pasado”, sostuvo la legisladora en diálogo con 0223

Si bien aclaró que a lo largo de su trayectoria -que comenzó con su participación del Centro de Estudiantes de Derecho, en representación de Franja Morada- tuvo “muchas posibilidades” y la mayoría se las dieron hombres, reconoció que en alguna oportunidad alguien intentó callarla o desestimó su opinión. “También me encontré con muchas mujeres que no aplican la sororidad en la política”, aclaró y por eso en su propuesta contempla que las capacitaciones en la materia estén dirigidas a personas de todos los géneros. 

“Me han pedido que me callara pero yo me callo cuando quiero; me visibilizo desde la acción, pero entiendo que no a todas nos pasa lo mismo”, reflexionó. En ese sentido, insistió en que el primer paso es sacar el tema a la luz porque, de lo contrario, “no existe”. “La gente no está sensibilizada y si no empezamos a molestar lo que sucede, no va a haber un cambio real”, señaló al contar el origen de su ordenanza.

Romero evaluó que una forma efectiva de hacer llegar información sobre la cuestión podría ser la elaboración de folletería o a través de publicidades en radios, canales de televisión y en redes sociales. “Tenemos que sensibilizar a nuestros compañeros y compañeras, mostrar cuáles son los casos para que puedan identificarlos y desarraigarlos de su vida”, definió.

Compartir
Compartí esta nota