Elecciones paso 2021

15 de Septiembre de 2021 21:29

Paso 2021, entre la alegría de Juntos y los replanteos del Frente de Todos

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Hubo festejos en el bunker de Juntos tras el resultado de las Paso 2021.

El triunfo por más de 20 puntos en el oficialismo de la ciudad significó un respaldo para el intendente Montenegro y le da calma para lo que viene. En el Frente de Todos analizan los resultados y se replantean las estrategias. 

No.

Guillermo Montenegro habló sin vueltas luego del arrollador triunfo en las Paso este domingo. En su equipo de campaña todos estaban seguros que la lista de Juntos sería la más votada por los marplatenses. Pero ni los más optimistas esperaban una diferencia de 20 puntos. Por eso el intendente no titubeó cuando le preguntaron si esperaba un triunfo así. “No lo esperaba”, insistió.

Aunque ninguno lo esperaba, todos lo festejaron. El triunfo por un margen imposible de remontar en dos meses significa un respaldo muy fuerte para la gestión del intendente que estuvo completamente atravesada por la pandemia. También implica un reconocimiento a Montenegro como líder del Pro en la región y principal referente de Juntos.

Creíamos que por ser una Paso íbamos a sacar 65 puntos entre los dos. Nosotros entre 37 y 40”, confesó un armador del oficialismo en Mar del Plata. ¿Qué pasó? El primer factor fue que el descontento contra el gobierno nacional fue mayor de lo que se pensaba. En el análisis más fino desde el campamento del intendente ven otros dos factores: el voto en blanco estuvo por debajo de lo esperado y la elección de Florencio Randazzo y Gustavo Pulti en Mar del Plata “fue un desastre”.

El otro punto ineludible para entender el resultado es que la interna propuesta entre Diego Santilli y Facundo Manes potenció a Juntos. La jugada no fue planificada. Hubo muchos intentos por llegar a una lista de unidad. También fue riesgosa: apenas comenzó la campaña las críticas de Manes a Santilli y Horacio Rodríguez Larreta encendieron alarmas por las consecuencias.

Sin embargo, la convivencia se ordenó. Y el resultado fue una competencia que hizo crecer a Juntos. Más allá del triunfo de Santilli la irrupción de Manes en la contienda electoral revitalizó a la Unión Cívica Radical. Las listas del neurocientífico ganaron en la cuarta, la quinta, la sexta y la séptima sección electoral.

En un contexto absolutamente favorable para Juntos, la UCR, con el liderazgo consolidado e indiscutido de Maximiliano Abad, hizo crecer sus acciones para sentarse en la mesa de decisiones con otro peso. En la Quinta Sección Electoral ese crecimiento le alcanzó para que Ariel Martínez Bordaisco, delfín de Abad, derrote al coordinador de Gabinete, Alejandro Rabinovich y encabece la lista de cara a las generales.

Lógicamente, ese peso que logró la UCR se trasladará –incluso más- a Mar del Plata, pago chico del diputado provincial y actual presidente del comité provincial del radicalismo. Por ahora, ese reparto del poder en Mar del Plata no genera tensiones. Abad reconoce el poder del intendente por su rol institucional y el peso electoral que representa y Montenegro ve a Abad como un socio estratégico y no como un potencial adversario.

Montenegro encabezó este miércoles la primera reunión de gabinete pos triunfo electoral.

 

“La lista que acordamos con Maxi hubiese sido exactamente igual si se definía en una interna. Y nos evitamos un desgaste innecesario. Es más: el jueves, Guillermo levantó la campaña por el temporal y la primera en venir  fue Verónica Hourquebié. Nunca tuvimos problemas internos”, resumió un hombre cercano al intendente.

En contraposición a la alegría y la calma en Juntos, el Frente de Todos está en ebullición pura. El cachetazo electoral golpeó fuerte: los 20 puntos de diferencia fueron un mazazo para muchos dirigentes locales.  Está claro que las expectativas eran otras. Casi nadie imaginaba un triunfo sobre Juntos en la Paso. Los más optimistas se veían menos de cinco puntos debajo de la lista oficialista. Los pesimistas hablaban de 15.

 Luego de asimilar el resultado, Fernanda Raverta y su entorno analizaron los resultados. El primer punto que surgió fue que nadie esperaba una derrota de Victoria Tolosa Paz en la provincia. “En las Paso de 2019 Fernanda también sacó 27 puntos, pero en esa elección Axel había sacado 38 en Mar del Plata y casi 50 en la provincia”, planteó un dirigente del Frente de Todos.

 

 

En ese contexto, los 27,12 puntos de Virginia Sívori se dieron con una lista de diputados nacionales que sacó 25,97% en Mar del Plata y 33,64% en todo el territorio bonaerense. “Para Mar del Plata es un muy buen número”, le dijo un dirigente de primera línea nacional a uno de los integrantes de la lista frentetodista.

El otro punto que rescatan en el kirchnerismo local es que Sívori no sufrió corte de boleta, como ocurrió en otras oportunidades. En números concretos la lista de diputados nacionales en Mar del Plata sacó prácticamente la misma cantidad de votos que la de concejales (383 votos más). “¿Esperábamos más? Sí, creíamos que podíamos sacar algún punto más, pero nuestra elección  estuvo dentro de lo esperado. Lo que no esperábamos era esa diferencia”, admitió uno de los candidatos del espacio.

 

Sorpresas y decepciones

De las 26 listas que se presentaron a las Paso de este domingo sólo seis lograron superar el 1,5% de los votos válidos, tal como exige la ley para poder competir en las generales. Además de las listas de Juntos y el Frente de Todos, en el cuarto oscuro del 14 de noviembre estarán las listas de Avanza Libertad, Frente de Izquierda, Vamos con vos – Acción Marplatense y la única boleta corta será la de Crear.

Gustavo José, que encabezaba una de las tres listas del espacio de José Luis Espert en la provincia, se convirtió en el tercer candidato a concejal más votado de Mar del Plata. Sin trayectoria en la esfera pública,  el contador de 46 años aprovechó el impulso de los liberales y pasó ampliamente el piso de votos para competir en noviembre.

Detrás suyo se ubicó el histórico dirigente del Partido Obrero, Alejandro Martínez, quien también superó una interna dentro del Frente de Izquierda. La participación de este espacio en las elecciones generales no sorprende, aunque en los últimos años jamás lograron consolidar un espacio que pueda reunir las voluntades suficientes para tener representación legislativa.

La quinta lista más votada en Mar del Plata fue la de Fernando Telpuk, el candidato que eligió Gustavo Pulti para encabezar la nómina de Acción Marplatense, que fue adherida a la de Florencio Randazzo a nivel nacional. Sin vueltas, el exintendente que se puso al frente de la campaña local, reconoció que realizaron una mala elección.

Se combinaron varios factores. El primero fue que la candidatura de Randazzo como una alternativa a la grieta jamás caló en la ciudadanía. Otro hecho que sumó a la confusión fue que la campaña de Acción Marplatense estuvo basada exclusivamente en el exintendente y en el cuarto oscuro su cara y su nombre no aparecían, o no lo hacían visiblemente.

Con todo, Acción Marplatense apenas  alcanzó el 3,65% de los votos, menos de lo que había conseguido, por ejemplo, Carlos Arroyo (5,10%) cuando fue en busca de la reelección con una boleta corta en 2019. Lejos de la posibilidad de recuperarse y aumentar la representación en el cuerpo legislativo a partir del 10 de diciembre el futuro del partido que condujo dos veces la gestión municipal es incierto.  

La última lista que competirá en las generales será la de Crear, la única vecinalista de las seis. El espacio se creó a partir de la salida de todos los funcionarios del senador Lucas Fiorini del gobierno de Guillermo Montenegro y del quiebre en la relación con el intendente.

 

¿Y ahora?

Todavía falta para la campaña y el mundo político está convulsionado por la crisis política en el gobierno de Alberto Fernández. Las definiciones que se adopten por estas horas impactarán, no sólo en la campaña, sino en todos los argentinos.

En el gobierno local siguen con atención esos movimientos. Este miércoles por la mañana un estrecho colaborador del intendente anticipaba que veía un giro hacia la profundización del modelo kirchnerista. De todos modos, con un triunfo como el del domingo, el oficialismo local no cambiará demasiado la hoja de ruta.

Raverta destacó que lograron consolidar los mismos votos que en las Paso 2019.

 

Es cierto que ya no será tan efectivo pararse sobre el discurso de la defensa del trabajo y la producción en la pandemia, que fue el centro de la campaña de las Paso, pero con no provocarse goles en contra será más que suficiente.

En el Frente de Todos analizaron los números de las elecciones para replantear estrategias. El primer indicador a tener en cuenta es que hubo una muy baja participación. En una serie de posteos de Twitter, el colega Pablo Colombet marcó que el promedio de votación en las últimas seis elecciones fue 73,5% del padrón, casi un 10% más de votantes que los registrados este domingo (64,51%).

 

Para el oficialismo la ausencia fue pareja en todos los circuitos electorales. En el Frente de Todos creen que la mayor parte se dio en la periferia, un voto potencialmente más cercano a ellos que a Juntos. El otro dato es que circuitos electorales donde en 2019 Raverta había ganado, en estas Paso se impuso Juntos. Sin perder la campaña que llevaron adelante Virginia Sívori y Ariel Ciano, dos candidatos más “amigables” para la clase media, intentarán recuperar la presencia en los sectores más alejados que creían afines y que, a juzgar por los resultados, ya no lo son tanto.