Mar del plata

25 de Agosto de 2017 13:10

Así operaba el banco que se "aprovechaba" de jubilados y pensionados de Mar del Plata

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Les ofrecían préstamos que, como nunca llegaban a cancelar, los obligaban a tomar nuevos créditos. Además, los obligaban a adquirir un electrodoméstico en la misma entidad bancaria. Se detectaron al menos 10 casos.

Días atrás, la Dirección General de Protección al Consumidor advirtió que se había sancionado al banco Supervielle de Mar del Plata tras detectar  que, a través de su estrategia comercial, perjudicaba especialmente los derechos de jubilados y pensionados que perciben sus haberes en ese entidad.

Verónica Tambascia, titular del organismo que recibió las denuncias  y actuó en consecuencia, contó que en los últimos meses se habían acercado a la oficina "varias jubilados que tenían sus recibos de haberes con ítems de descuentos que, en muchos casos, no sabían a qué correspondían".

"En la mayoría de los casos observamos que la gente sacaba un crédito porque, cuando iban a cobrar, les informaban que tenían dinero a su disposición. El tema es que cuando estaban por terminar de pagar, les daban otro crédito para cancelar el anterior, con lo cual nunca lograban liberarse de la deuda. Aparte de la deuda, les imponían la adquisición de un electrodoméstico que les entregaba la misma entidad; ese era el requisito para poder reestructurar la deuda", especificó en diálogo con 0223

Ver además: La municipalidad sancionó a un banco por aprovecharse de jubilados

Según explicó, la entidad se aprovechaba de la "ínfima" capacidad de pago de los jubilados, que necesariamente "terminaban reestructurando la deuda". "Hemos visto recibos de sueldos de mil y pico de pesos. Es decir, la tentación de esa persona de llevarse 5 ó 10 mil pesos, era bastante", advirtió. 

Además, la funcionaria precisó que lograron reunir al menos 10 casos similares y a partir de allí citaron a las autoridades del banco a participar de audiencias de conciliación. Sin embargo, reconoció, no lograron revertir la postura de la entidad. "Les planteamos que debían informar bien a los jubilados porque ellos como proveedores del servicio financiero saben que este tipo de consumidores tiene una capacidad ínfima de pago. Es decir, era evidente que no iban a llegar a fin de mes por lo que no debían entregarlo el crédito, pero nada cambió", dijo. 

En ese sentido, Tambascia indicó que la información que se les brindaba a los jubilados y pensionados era "escasa y hasta nula". "Cuando les pedíamos que nos mostraran qué habían firmado, nos mostraban contratos que tenían muchas de sus partes en blanco y algunas completas por la mitad. Tuvimos un caso en particular al que el consumidor ni siquiera se le había extendido constancia de esa circunstancia", advirtió. 

Si bien aclaró que todos los casos fueron detectados en el mismo banco, adelantó que se investigará si ocurre lo mismo en otras entidades. 

Tras detectar las irregularidades, la Oficina de Defensa del Consumidor giró las actuaciones a la Justicia de Faltas, aunque, independientemente de ello, cada perjudicado podría iniciar una acción penal de forma particular.

Compartir
Compartí esta nota
Comentarios de usuarios de Facebook