RADIO
EN VIVO
imagen

Crimen de carlos bustamante

1 de Abril de 2019 16:48

Crimen de Carlos Bustamante: la prueba científica que complica aún más a Verónica González

Las pericias se hicieron en la casa de la familia de Bustamante.

Hallaron rastros de sangre en el baño que habían sido limpiados antes de llamar al 911. Analizarán un martillo secuestrado para confirmar si es el arma homicida.

A la espera del análisis pericial de dos herramientas secuestradas en la casa de la calle 27 entre 46 y 48 en Miramar que permita comprobar si se utilizaron para la brutal agresión que derivó en la muerte de Carlos Bustamante, la fiscal Florencia Salas recibió un nuevo indicio de la posible autoría de Verónica González: el análisis con Luminol que se hizo en el baño de la vivienda permitió hallar rastros de sangre en distintos artefactos que habían sido limpiados para que pasaran desapercibidos.

Salas le confirmó a 0223 que no había indicador alguno de que Bustamante haya estado en el baño por lo que es un nuevo indicador de que González tuvo la intención de asearse, ocultar elementos y limpiar manchas de sangre antes de llamar al 911. “Si bien no se puede establecer a quien pertenece esa sangre que fue lavada es un hecho que esas manchas fueron limpiadas con la intención de que no fueran detectadas”, agregó.

Además de la aplicación de Luminol -sustancia utilizada para detectar vestigios de sangre y que provoca una reacción llamada quimioluminiscencia- la pericia avalada por la Justicia de Garantías terminó con el secuestro de un martillo y de otra herramienta que según los investigadores se habría utilizado para golpear brutalmente a Bustamante. “Son compatibles con los productores de las lesiones de la víctima, aunque debemos verificarlo a través de las pericias que ya encargamos”, agregó la fiscal.

La titular de la fiscalía descentralizada de Miramar indicó que además del secuestro de las herramientas y del “grave” indicio de las manchas en el baño se confirmó nuevamente que la puerta trasera de la casa nunca estuvo cerrada por lo que González podría haber ingresado sin necesidad de esperar a una persona para que le abra la puerta.

“Quiero aclarar cualquier suspicacia sobre este tema: no hay una persona ajena al grupo familiar, es decir que no sea Verónica González que este siendo investigada”, señaló.

El último dato que será confirmado por las pericias restantes será el origen de los “estigmas ungueales” que presentaba el cuerpo de Bustamante. Para Salas esas marcas no son arañazos, pero si uñas clavadas y los cotejos confirmarán si la mujer fue la autora de los mismos.