RADIO
EN VIVO
imagen

Entrevista

25 de Agosto de 2019 14:19

Patricia Perelló: "Nunca hubo una Justicia tan deteriorada como ahora"

En los estudios de 0223 Radio, la abogada penalista lanzó fuertes definiciones sobre la incidencia de la opinión pública y el rol que ocupa la mujer en el Poder Judicial.

El peso de la opinión pública. El atropello de la política. El rol que cumple la mujer. La reconocida abogada penalista, Patricia Perelló, habla de todo y tampoco se pone límites a la hora de compartir su mirada y lanzar definiciones contundentes sobre la realidad de la Justicia. Sin titubeos, asegura que el tercer poder del Estado atraviesa su "mayor deterioro en este tiempo" y también lamenta el escaso protagonismo que tiene la mujer.

En los estudios de 0223 Radio, la letrada consideró que el Poder Judicial está "muy degradado" y responsabilizó a la intromisión del "poder político" y de la "opinión pública" por su presente. "Esto es algo que pasó siempre pero ahora pasa más que nunca. Hoy, si los jueces no resuelven lo que la gente o la política quiere terminan en pedidos de jury. Y eso es verdaderamente peligroso para la persona que está siendo juzgada porque lo termina juzgando una opinión publica que del caso no tiene la menor idea", aseveró.

Perelló aclaró que los jueces "son personas y no héroes" y sostuvo que no se les puede reclamar gestos de "valentía" cuando se encuentran en contextos de "permanentes escraches, injurias e insultos". "Los Consejos de la Magistratura también son permeables a cada pedido de jury que se hace y así se genera un estado de cosas de mucha injusticia. Esto hay que tenerlo muy presente porque cualquiera puede terminar sentado en el banquillo de los acusados", advirtió.

Además, la abogada, que supo tener en sus manos la defensa de Carlos Monzón en el juicio que enfrentó por el femicidio de su expareja Alicia Muñiz, sumó el impacto que tienen las redes sociales en el escenario social actual, al permitir "multiplicar las voces de las personas que antes no la podían expresar de otra forma". "Entonces incide todo de manera negativa. Pero no me sorprende que pase esto en democracias de baja intensidad, como se ve en Argentina o Brasil", sentenció.

"El último refugio del ciudadano es la Justicia frente a cualquier atropello y hoy no lo es. Nunca vi la Justicia tan deteriorada como en este tiempo. La verdad que siempre que hay actuación del poder político en el Poder Judicial es una desgracia", declaró Perelló, quien consideró: "Es más difícil trabajar ahora; mucho más que cuando yo tenía 23 años y empecé en un mundo donde prácticamente solo había hombres".

"El principal enemigo de la mujer es la mujer"

Al reflexionar sobre el rol que cumple la mujer en la Justicia, la abogada se retrotrajo a sus comienzos y reconoció que "la mayoría de las personas" no le aconsejaba estudiar derecho penal porque "no era para mujeres". "Cuando yo empecé no había abogadas penalistas. Nunca tuve dificultades dentro de la cárcel o en las comisarías o con mis clientes, pero sí tenía que hacer una actuación más fuerte que la de un varón y eso te cambia el carácter", confesó.

"Por ser mujer, parece que tenés que imponerte y eso hace que debas tener una personalidad más confrontativa y exacerbada porque es una exigencia de algún modo. Si tu voz se escucha menos, si vos ves que los varones de una manera más relajada y tranquila hacen lo mismo, entonces vos tenés que esforzarte mas", comentó, en un mano a mano con el programa ATR.

Perelló remarcó que no tuvo un "techo de cristal" que le garantizó progresos en su carrera profesional y atribuyó sus logros a la "personalidad fuerte" que supo construir con el paso de los años. "Eso me costó mucho a nivel personal porque también provoca mucho estrés el tema de tener que estar siempre en pie de guerra. Pero así logré muchas cosas en diferentes ámbitos", aseguró.

"Cuando yo era académica del Consejo de la Magistratura de la Provincia, ingenuamente en 2016 cuando fui a tomar exámen vi que había muchas mujeres rindiendo y entonces pregunté si aprobaban. Y me dijeron que sí pero que después ellas no tenían el dedo político para llegar a los cargos. Y hoy, en los lugares importantes del derecho penal, no hay mujeres", señaló.

La letrada sostuvo de todos modos que "la peor enemiga de la mujer es la mujer". "Las peores enemigas que tengo son mujeres, quizás porque no les gusta el éxito de otra mujer o porque les cuesta reconocer la lucha que tiene que hacer una mujer para poder ocupar un lugar de relevancia", analizó. 

"Mi almohada es mi juez"

En otras definiciones que lanzó, Perelló aseguró que cada profesional del derecho tiene "sus propios límites" y hasta reveló que llegó a rechazar casos en los que le solicitaron alguna intervención de patrocinio. "El límite es personal; yo tengo mis límites. Mi juez es mi almohada y yo quiero estar en paz con mi consciencia. Yo llevo adelante los casos que mi consciencia me permite, aún cuando la gente piense otra cosa", ratificó.

En este aspecto, la letrada volvió a caer en su crítica hacia la sociedad al considerar que se hacen planteos sobre "ciertos casos desde la ignorancia y los prejuicios". "Yo me doy cuenta de cuál es la verdad y sé con cuáles verdades puedo lidiar y con cuáles no. Yo tomo los casos que ni siquiera sé que voy a sabotear inconscientemente", indicó.