RADIO
EN VIVO
imagen

Opinión

9 de Marzo de 2020 16:58

Coronavirus: no hay que perder más tiempo y tomar decisiones

Abogado. Presidente del club Once Unidos. Concejal por Acción Marplatense. 

Vemos que en las últimas horas se ha pasado del silencio a un pedido de emergencia sanitaria en el Partido de General Pueyrredon, por el avance del coronavirus en la Argentina. Más allá de las diferentes consideraciones que pueden hacerse al respecto, desde el 4 de febrero en que nuestro bloque mantuvo una reunión informativa con el Dr. Alejandro Ferro (Médico Infectologo y ex Secretario de Salud), venimos advirtiendo la importancia de tomar decisiones anticipadas respecto del virus que viene dejando evidente rastro en diferentes países y ciudades.

Dentro de pocos días descenderá más la temperatura en nuestra ciudad, y las condiciones de propagación del Covid-19 se incrementarán. Por eso creemos que no se debe perder más tiempo con negaciones ni falsos debates.

Prepararse para enfrentar un virus significa anticipar escenarios y tomar decisiones. La coordinación entre los distintos estamentos científicos y prestacionales, públicos y privados, las acciones de comunicación social que aseguren conductas de prevención, la difusión de los cuidados y su impacto en el desarrollo de la vida productiva, comercial, educativa y cultural, la compra de insumos, no se deben encarar en un clima de alarma sino de anticipación.

Por eso creemos que la ciudad debe acelerar el paso. Mañana en el marco de la jornada informativa que hemos propuesto que se realice en el Concejo Delibera te vamos a pedir también, la realización de una sesión pública especial en la que se trate la creación del Comité de Crisis que presentamos el 3 de marzo. En dicha sesión se pueden poner en consideración otros temas, como el de la emergencia, que plantean las autoridades sanitarias de la ciudad.

Para proteger la tranquilidad y la normalidad posible de la vida ciudadana en contextos como el actual se requiere de una actitud de liderazgo por parte del Estado. Nuestra gente estará más tranquila si tiene la certeza de una tarea organizada y visible, mientras que el silencio o la negación favorecerán un clima de preocupación desordenada y angustiosa que se debe evitar.