Salud

3 de Julio de 2020 11:04

Una turbina le arrancó el cuero cabelludo y necesita un trasplante de piel: espera respuestas de Ioma

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Un accidente dejó a Nebil Alabart con el cráneo descubierto y reclama desde hace casi un año que la obra social le autorice una cirugía reconstructiva. Desde la obra social aseguran que resolverán la situación en estos días.

Nebil Alabart sufrió el 25 de agosto de 2018 un gravísimo accidente que le cambió la vida para siempre: una turbina de aire que se utiliza para los juegos inflables de salones infantiles le agarró el pelo y le arrancó el cuero cabelludo desde la frente hasta la nuca. Esto le dejó una herida de 18 x 20 centímetros y el cráneo le quedó al aire, por lo que debieron operarla de emergencia en la Clínica Colón de esta ciudad. 

No fue la única operación a la que se sometió la mujer de 26 años: luego de la cirugía que le achicó la herida a 15 x 17 centímetros, el 13 de septiembre de ese mismo año le hicieron diez microperforaciones en el cráneo para que se formara una tejido que permitiera, tres meses más tarde, llevar adelante un trasplante de piel. Esta nueva intervención se realizó el 5 diciembre, con piel que le sacaron del del sector de la pelvis y la herida disminuyó a 5 x 7 centímetros. Nebil debía volver a operarse unos meses más tarde para terminar de reconstruir su cuero cabelludo, pero Ioma, la obra social que posee la mujer, comenzó a dilatar los trámites a tal punto que en unos días se cumplirá un año de espera y sin novedades.

“El 19 de julio del año pasado presenté todos los papeles y órdenes para unos expansores que deben colocarme a los costados de la cabeza para extender la piel; los honorarios de la clínica, anestesiólogos y cirujanos, pero no me autorizan la cirugía”, contó Nebil, quien reconoció estar “desesperada”.

Según contó, la estrategia que utiliza Ioma para dilatar la situación es pedirle que lleve toda la documentación, dejar pasar unos días y luego avisarle que está “vencida”. “Fue en diciembre, en marzo y hasta les llevé fotos explícitas de mi cabeza pero no me dan ningún tipo de respuesta”, dijo este viernes a 0223. También señaló que pidió ayuda a la Defensoría del Pueblo de General Pueyrredon pero tampoco le brindó una respuesta

A raíz de la gravedad de la lesión que aún tiene abierta, Nebil debe tener rigurosos cuidados. Incluso, no consigue trabajo porque “nadie quiere tomar a alguien que en algún momento deberá volver a operarse y necesitará unos meses de recuperación”. “Necesito que me realicen la cirugía reconstructiva para mejorar empezar a sanar física y psicológicamente, y así mejorar mi calidad de vida”, sentenció.

0223 se comunicó con las autoridades de Ioma, quienes aseguraron que resolverán la situación en los próximos días para que Nebil pueda, finalmente, someterse a una nueva cirugía.

Compartir
Compartí esta nota