Fútbol

16 de Septiembre de 2020 13:12

Germán Burgos: "Siempre tengo a Mar del Plata en el corazón"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Germán Burgos habló de todo y recordó sus inicios en Mar del Plata.

El exarquero de River y la Selección Argentina, que dejó el cuerpo técnico del "Cholo" Simeone para largarse en su carrera como entrenador principal, brindó una extensa y rica entrevista, llena de recuerdos, con "La Voz del Estadio".

No es de hablar mucho con los medios. Perfil bajo, callado, extremadamente laburador, Germán Adrián Ramón Burgos es totalmente diferente hacia afuera que lo que muestra en la intimidad, donde es divertido y el alma de los grupos. Por lo menos, bastante de eso contaron algunos excompañeros que formaron parte de la muy buena nota que el "Mono" brindó desde España a "La Voz del Estadio" (lunes a viernes de 18 a 20 por Radio Eter 90.5 y GDM Radio) y habló del pasado, presente y futuro.

Jorge Jaskilioff y todo el equipo se metieron en las entrañas de Burgos, desde los comienzos en Florida hasta la reciente eliminación en la Champions League contra el Leipzig que significó el cierre de un exitoso ciclo en el "colchonero" junto a Diego Simeone y una decisión que demuestra su personalidad y su espíritu ganador: "Yo nunca tuve miedo y llega un momento en el que uno se la tiene que jugar. Me podría haber quedado tranquilo como ayudante, pero es comprensible que uno quiera buscar más", asegura convencido de lo que pone en juego. 

https://www.golesdemedianoche.com/como-dt-podre-dirigir-un-river-de-ataque-o-a-un-equipo-cauto-que-pelee-la-permanencia-burgos/

Aunque se fue de chico, su regreso a la ciudad es permanente porque "se extraña todo de Mar del Plata, las amistades, la familia, el mar. Tengo contacto diario", explica. Criado en el barrio Florida, sus primeros pasos con la pelota se dieron allí, con los vecinos y amigos del barrio y el club. Tanto fue el sentido de pertenencia que le decían sus amigos de ir a Kimberley y él se negaba. "Yo quería jugar en Florida", repetía. Uno de los que se cruzó en el aire fue Jorge Bosco, expresidente del club y la Liga Marplatense, que era vecino de Burgos. "Tuve una infancia maravillosa en el barrio Florida, lo pasé bárbaro. Y con la familia de Jorge es una relación de toda la familia. Él siempre estuvo metido en el fútbol, tenía pelotas y no nos la quería prestar y nosotros se la sacábamos", recordaron entre risas.

Tampoco faltó en la memoria la Selección Juvenil de Mar del Plata, muchos compañeros, el entrenador Pedro Sosa y el cruce telefónico con Alberto Pereyra, uno de los entrenadores. También el mensaje de Walter Lamy, ahora trabajando en España, que tenían la particularidad de que "peleábamos el puesto y Walter me pasaba a buscar en una motito para ir a entrenar, hicimos una gran amistad", sentenció.

Otros marplatenses que se sumaron con mensajes fueron Roberto Mario Carlos Gómez (el "Mono" remarcó los tres nombres como él) y Gabriel Amato. El entrenador fue ayudante de Griguol en Ferro y después lo llevó a Mallorca. El delantero contó una anécdota de cuando compartían plantel en River y eran compañeros de habitación en la concentración, con las noches de cartas con jugadores de la talla de Francescoli, Cedres, entre otros.

Justamente su paso por River, fue un sueño de pibe. "Yo era hincha de chico por mi viejo y los amigos del barrio no me dejaban jugar con la camiseta de River. Y eso me hizo cada vez más fanático. Había camiseta de todos los equipos, pero a mí me negaban la de River y  eso me fue haciendo cada vez más fanático", contó.

De anécdotas está marcada su historia y todos lo recuerdan con una sonrisa. Una de las más repetidas es la de Blas Armando Giunta, que también lo saludó y repitió el "Nene, ¿querés morir en este instante?", luego de un cruce con el histórico mediocampista de Boca con sólo 19 años en el arco de Ferro. Otro que se sumó fue el "Pupi" Zanetti, compañero en la Selección Argentina, que lo remarcó como "el alma del grupo, iba atrás del micro y empezaba a inventar canciones".

Su llegada al conjunto nacional, se dio de una manera muy particular. Daniel Passarella recién se había ido de River y un día se encontraron en la confitería del club y le dijo: "¿Qué tenés que hacer el lunes?", la respuesta de Burgos fue "no sé, seguramente entrenar con River". "Bueno, si no entrenás con River estás citado para la Selección", remató el DT que lo llevó al "millonario" y le dio la primera chance con la "celeste y blanca". Además, sin dudas, Burgos sentenció que "vestir la camiseta de la Selección es algo impagable".

Ahora empieza una nueva historia para el "Mono" y es su lanzamiento como entrenador principal. Tuvo técnicos que lo marcaron y que de cada uno sacó cosas para poder incorporar en su carrera. Sin embargo, como pasa con casi todos los que lo tuvieron, no duda en afirmar que "el técnico que más me marcó fue Bielsa, sin ninguna duda. Él marca la honestidad, trabajo, lucha, sacrificio. Todas las cosas buenas, positivas, que puede tener una persona, las tiene Marcelo". 

Pero también sus equipos tendrán "cositas" de los del "Cholo" y de Carlos Griguol: "Tienen cosas en común. Hablar con el jugador, ser cercanos, saber todo no sólo lo futbolístico. Que ellos sepan que estamos, sin ser psicólogos, hablar permanentemente, saber que necesitan, que quieren, pero no pactar. Que quede claro que esa cercanía no significa que va a jugar de titular. Creo en todo lo que sirva para ganar. Es bueno dejarte ayudar porque hay cosas que no ves y las ve otra persona", afirmó.

De su futuro, aún no tiene nada claro. Lo que sí sabe es que le gustaría "empezar en España que es el crédito que tengo", pero no cierra puertas, mira fútbol de todo el mundo y está preparado para lo que sea. También tiene claro que nunca iría a Boca, Barcelona o Real Madrid por el sentido de pertenencia que consiguió en River y Atlético, y que en un futuro se imagina en el banco "millonario". Y no se ata a ningún sistema, remarca una y otra vez que "lo más importante a la hora de ser DT es estudiar a los clubes, la idiosincracia, los años, la historia. No es lo mismo dirigir a un equipo que siempre tiene que salir campeón que a uno que está peleando el descenso".
 

Compartir
Compartí esta nota