Otra polémica con el parque Miguel Lillo derivó en una intervención judicial

El Juzgado Correccional Nº 1 ordenó suspender la instalación de unas canchas de tenis en terrenos del vivero municipal que favorecen a un club del que forma parte un concejal oficialista.

El futuro del parque Miguel Lillo de Necochea, otra vez genera un álgido debate. (Foto www.diario4v.com)

13 de Diciembre de 2021 14:32

Por Redacción 0223

PARA 0223

Luego de semanas de muchos cruces, críticas y cuestionamientos contra el Ejecutivo y el Concejo Deliberante, otra vez la justicia de Necochea debió intervenir en torno a una polémica cesión de terrenos en el parque municipal Miguel Lillo, el espacio verde de mayor relevancia de la ciudad sobre el que pesa un extenso historial de sucesos irregulares y constantes manifestaciones por parte de la comunidad en favor de su conservación pública.

Este lunes el Juzgado Correccional Nº 1 del distrito ordenó la suspensión de la instalación de una serie de canchas de tenis en terrenos municipales impulsadas por el edil Guillermo Sánchez, de la agrupación oficialista Nueva Necochea y quien preside actualmente el deliberativo necochense.

La Asociación para la Conservación del Parque Miguel Lillo y una vecina en particular presentaron una solicitud de amparo para que se detengan las obras sobre las que se denuncian numerosas irregularidades en los procedimientos y violación de leyes por parte de la municipalidad y del club propietario, Villa Diaz Velez.

Sánchez es tenista y los ambientalistas aseguran que mantiene una constante relación con el contratista que realizó las primeras tareas en el parque. Además de ser parte del club beneficiado, los manifestantes afirman que el edil viene de ser beneficiario en diversas obras públicas cuando el actual intendente Arturo Rojas era presidente del consorcio de gestión del puerto de Quequén.

Para la asociación, Sánchez forzó la aprobación de la ordenanza en septiembre pasado, inventó una figura jurídica para establecer una suerte de trueque de tierras entre el club y la comuna y comenzó los trabajos en el lugar sin más permisos ni preámbulo.

Desde el juzgado se decidió "la suspensión inmediata de la actividad y/o ejecución de la obra por parte de la escuela de Deportes Villa Diaz Velez y/o quién esté a cargo de la ejecución de las construcciones en el predio del parque Miguel Lillo cuya concesión de uso se les cediera en virtud de la ordenanza 10556/2021 del Concejo Deliberante Municipal, promulgada por el Decreto 2589/2021 del Ejecutivo Municipal (leyes 25.675 ; 11.723; 13127, arts. 41 de la Constitución Nacional y 28 de su homónima provincial, arts.10 de la ley 13.928,195 ss. y ctes. del C.P.C.C.).-".

Por su parte Sánchez realizó la semana pasada declaraciones ante los medios en las que fustigó la postura de las organizaciones: "La verdad que los mentirosos y los que dicen ser ambientalistas no van a detener el progreso, ni del Club Villa Díaz Vélez ni de la ciudad, no representan en nadie, lo único que les interesa es que Necochea no crezca, que los chicos no tengan club y no puedan realizar deportes. Prefiero que se la agarren conmigo, no tengo ningún problema pero que las obras no se detengan", expresó el concejal.

Desde abril pasado la comunidad viene organizando diversas concentraciones y movilizaciones luego de cursar un pedido a las autoridades para obtener información acerca del contrato de concesión establecido con el club Villa del Parque y tomar conocimiento de su legitimidad y alcance. Según los ambientalistas, el club es el responsable de una obra de alambrado que avanzó inexplicablemente sobre una zona arbolada por la que transitan a diario cientos de ciclistas, corredores y caminantes”.

Comentarios de usuarios de Facebook