Columna de miércoles

28 de Abril de 2021 22:03

"¿Bajamos de fase?", la pregunta que circula por las calles de Mar del Plata

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La postal de calles desiertas hoy parece difícil de lograr. Foto: 0223.

Mar del Plata sigue en fase 3, mientras se esperan novedades por parte del gobierno nacional. Para el Ejecutivo local la situación aún está lejos del peor momento.

“¿Bajamos de fase?”. Esta pregunta con sus múltiples variantes es la que más se repite en las puertas de las escuelas, en los grupos de running o en las charlas de almacén. Los récords de contagios y de víctimas fatales por la pandemia –a nivel país, no en Mar del Plata- hacen suponer que el retroceso a fase 2 es inminente. Sin embargo, esta semana pasó sin variantes para la ciudad y ahora todas las miradas están puestas en los anuncios que realice el presidente Alberto Fernández antes de que se venza el alcance del último DNU.

Luego de llegar a una situación de máxima tensión con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, los gobiernos nacional y provincial volvieron a sentarse en una mesa con funcionarios de Horacio Rodríguez Larreta. Más allá de las diferencias, que persisten, el barro estaba salpicando a todos en medio de una crisis sanitaria alarmante. ¿Qué puede anunciar el presidente? Por ahora, son todas especulaciones. Algunos epidemiólogos le recomiendan que endurezca las restricciones y piden un cierre total por 15 días. Todo indica que, por ahora, no habrá un anuncio tan drástico.

Respecto a la presencialidad educativa podría haber un sistema mixto, según trascendió: presencialidad para los más chicos y virtualidad para alumnos de secundario. A partir de esos anuncios, que se implementarían en el Amba y los distritos epidemiológicamente más complicados, habrá que esperar nuevamente las definiciones del gobierno de Axel Kicillof para saber cómo se implementan en los municipios de la provincia.

¿Mar del Plata debe retroceder a fase 2? Guillermo Montenegro, que reapareció ante los medios luego de algunos días de silencio, por ahora no tiene en mente pedir más restricciones. Este miércoles, fue claro en la entrevista con 0223 Radio: habló de controlar que se cumplan las restricciones actuales y pidió responsabilidad ciudadana para cumplir los protocolos. “Nosotros no estamos en la misma fase que el Amba”, responden fuentes del Ejecutivo ante la pregunta que abre el párrafo.

 

Hay distritos del conurbano que ya triplicaron el récord de casos diarios que habían tenido en el peor momento de la pandemia en 2020. “Acá estamos al 75% de lo que fue nuestro pico”, graficaron desde el municipio. El propio Montenegro dijo en la entrevista de este miércoles que el sistema sanitario aún no está al límite. Las 180 camas de terapia intensiva están ocupadas en un 73%, según confirmaron fuentes del gobierno provincial.

Los efectores privados pintan un panorama más crítico que el que muestran esos números. Obviamente, no se puede desconocer el sentir de los trabajadores de la salud que desde hace 14 meses le ponen el cuerpo a la pandemia y expresan su agotamiento. Y la experiencia del año pasado marca que no solo se necesitan las camas y los respiradores, sino el personal especializado para atenderlas. No obstante, la discusión entre el sector público y el privado vuelve a poner el foco sobre la cantidad de camas (comunes y de terapia) para pacientes Covid. “Por suerte, de a poco se están liberando camas no Covid y eso permite ampliar la oferta para la pandemia”, deslizó una fuente oficial.

Al mismo tiempo, el intendente destacó la ampliación de 120 camas extrahospitalarias que el municipio gestionó en hoteles. Desde Zona Sanitaria VII habían planteado la necesidad de contar con 355 para hacer frente al momento más complejo de la segunda ola.

Uno de los principales temores era el rebote que podía llegar a producir el aluvión turístico que tuvo Mar del Plata en Semana Santa. Ya pasó un mes desde aquel feriado y los casos no explotaron. Crecieron, pero no explotaron. “Estamos en una meseta alta”, definieron desde la Secretaría de Salud. Tampoco hay circulación confirmada de las nuevas cepas. Los dos pacientes marplatenses infectados no circularon por la ciudad. 

Este miércoles desde el Ministerio de Salud de la provincia señalaron que Mar del Plata tiene indicadores sanitarios preocupantes, suficientes como para pedir el retroceso a fase 2. Lo dijo el jefe de Gabinete de la cartera, Salvador Giorgi, quien marcó que los distritos del interior que están en la fase más restrictiva están allí por expreso pedido de los intendentes. Desde la provincia aclararon que intentan consensuar esas medidas con los jefes comunales, pero advirtieron que si un municipio se encuentra en situación de riesgo y el intendente prefiere no actuar tomarán las medidas que consideren necesarias.

En el entorno de Montenegro intentan aclarar que no minimizan la situación. Saben que la segunda ola es compleja, que más gente joven comenzó a generar cuadros graves, algo que no se había visto el año pasado. Y eso hace que el recambio de camas sea mucho más lento. Sin embargo, creen que el ánimo de la sociedad también juega un papel clave. Por eso se resisten a pedir más restricciones y prefieren hacer hincapié en la responsabilidad ciudadana y los controles.

 

Esa postura fue cuestionada por la oposición, que le reclamó al jefe comunal una posición más activa. “El intendente Montenegro convoca a una conferencia de prensa en la que no anuncia ni propone ninguna medida de cuidado por parte del Gobierno Municipal, y apela solamente a la responsabilidad individual”, disparó la concejal del Frente de Todos Virginia Sívori. Desde el espacio también creen que el municipio no ejerce su rol como garante del cumplimiento de los protocolos.

Tras los anuncios del presidente volverá la discusión por la fase que le corresponde a Mar del Plata. Durante el fin de semana, Montenegro hablará con Bianco para analizar la situación epidemiológica y el martes se conocerá la actualización del sistema de fases, con la posibilidad de un retroceso y que, incluso, vuelva una fase 1 a los distritos más complicados. “El encierro es la última bala. Hoy un cierre por 15 días se aguanta, pero más que eso no”, planteó una fuente del Ejecutivo local y se preguntó: “¿Es el momento de usarla?”.

 

Compartir
Compartí esta nota