Vuelta a clases

9 de Abril de 2021 17:10

Los kioscos escolares siguen sin trabajar a más de un mes del inicio de las clases: "Estamos con la soga al cuello"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
En Mar del Plata, hay más de 170 kioscos y buffets que son administrados por cerca de 700 familias. ​​​​​​​Foto: 0223.

La actividad está paralizada hace 17 meses. A pesar de las promesas de las autoridades, hasta el momento no hubo mayores avances.

Kiosqueros escolares de Mar del Plara renovaron el pedido para que se autorice el funcionamiento de la actividad, a más de un mes del inicio de las clases. "Estamos con la soga al cuello", graficaron.

"Nos dicen lo mismo que hace 20 días, que es inminente la salida del protocolo", aseguró Fernando Mendivil, uno de los voceros del sector, tras una presentación que hicieron en el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires.

El sector permanece paralizado hace 17 meses y los kiosqueros escolares de Mar del Plata y el resto del territorio bonaerenses insisten con el reclamo para volver a poner en funcionamiento el rubro. "Queremos trabajar", enfatizó con 0223 Radio.

"Ya no tenemos plata para nada, ni para pagar servicios. Estamos con la soga al cuello y nadie se hace cargo. Estamos cansados y desesperados", resumió.

A lo largo de las últimas semanas, los trabjadores del sector realizaron distintos pedidos a las autoridades de la Municipalidad de General Pueyrredon, el Consejo Escolar y la Provincia de Buenos Aires.

En Mar del Plata, hay más de 170 kioscos y buffets que son administrados por cerca de 700 familias. La negativa del gobierno provincial, según aducen, es basa en los riesgos sanitarios que conlleva en el marco de la pandemia de coronavirus.

No obstante, desde el sector elaboraron un protocolo similar al que rige para la actividad gastronómica que garantiza el distanciamiento, el uso de barbijo y las principales medidas de prevención. Además, dispone que queda prohibido el ingreso de proveedores a los establecimientos y establece sanitizar las manos y los billetes de los docentes y estudiantes con alcohol reducido al 70%.