Mar del plata

11 de Mayo de 2021 15:30

Quién es Emiliano Mensor, el marplatense al que escrachó Mica Tinelli en las redes

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Mensor, durante su paso como funcionario de la gestión Arroyo.

El dirigente, representante del ala dura de Juntos por el Cambio, fue duramente cuestionado por la hija del conductor luego de que él se burlara de su aspecto físico. La noticia fue recogida por medios provinciales. 

Mica Tinelli, una de las hijas del conductor y empresario Marcelo Tinelli, tuvo un duro cruce en las redes sociales con un hombre que se burló de su aspecto físico. “No tengo por qué bancarme que un hombre como vos opine de mi aspecto físico”, lo cruzó la joven en Twitter, luego de que Emiliano Mensor se burlara de ella en la red social.

La pelea fue recogida por medios provinciales que se sorprendieron por la actitud del marplatense, que en los últimos tiempos se caracteriza por tener una postura radicalizada en la red social, donde se presenta como marplatense por adopción, dedicado a “política y comunicación”, de Juntos por el Cambio y “meritócrata ante todo”.

 

 

El cruce entre Mensor y la hija de Tinelli sumó varios capítulos en los que luego de su posteo él intentó justificar su comentario de mal gusto y ella lo ubicó.

Por ejemplo, el sitio Infocielo recuerda que una de sus primeras apariciones públicas resonantes fue en 2014 en uno de los hechos políticos de aquel año. Acompañó a la entonces presidenta del Concejo Deliberante, Vilma Baragiola, a una reunión en la sede del Sindicato de Camioneros con la titular del gremio Eva Moyano. En aquella reunión el entonces secretario del Concejo Deliberante, Antonio Costantino, pronunció la fatídica frase Ustedes saben que las campañas valen plata, luego de discutir un proyecto del sindicato para demoler un chalet con preservación patrimonial.

 

Aquella jornada Mensor no pronunció muchas palabras, pero quedó retratado en primer plano en los videos que desataron un fuerte escándalo político y, para muchos, fueron el motivo por el que Baragiola no alcanzó la Intendencia al año siguiente.

Además, el sitio de la ciudad de La Plata repasa cómo siguió la carrera de este marplatense. Poco afecto a las lealtades políticas, con Baragiola fuera de los primeros planos de la política local, Mensor se acercó a Emiliano Giri, jefe de campaña de Carlos Arroyo y el principal artífice del desembarco del Zorro 1 a la Intendencia de Mar del Plata.

Una vez que Arroyo llegó al poder nombró a Giri como presidente del Emtur con la idea de generar un megaente de turismo, cultura y deporte. Sin embargo, entre las cualidades de Mensor tampoco figura la de llevar suerte a sus jefes políticos: en marzo de 2016, con menos de un semestre en la gestión, Giri fue detenido en el marco de una causa que investigaba hechos de corrupción en el Astillero Río Santiago. Tiempo después quedó sobreseído de esa causa, pero su foto esposado le valió su salida del gobierno de Arroyo.

Mensor comenzó, entonces, a buscar un nuevo techo político donde cobijarse. Así recayó en la secretaría de Gobierno de la gestión Arroyo que estaba a cargo de Alejandro Vicente, dirigente radical al igual que Mensor. “En ese momento le dijimos a Vicente que tuviera cuidado, porque era un muchacho complicado”, recordó un exfuncionario arroyista en diálogo con este medio.

El dirigente radical llegó a ganarse la confianza del intendente que lo puso a cargo de las negociaciones con las cooperativas, tras desplazar de ese cargo a Álvaro Fanproyen. Pocos días después de esa decisión, volvió a estar en el centro de la polémica luego de que la titular de una cooperativa lo acusara de “maltratarla”. “Evidentemente tiene un problema con las mujeres”, reconoció un dirigente que no se sorprendió al ver su cruce con la hija de Tinelli.

El escándalo mayor llegó poco tiempo después. Cuentan fuentes del exgobierno municipal que una tarde el intendente Carlos Arroyo realizaba una recorrida por la ciudad y vio decenas de camionetas Ford Eco Sport estacionadas en la explanada del Museo Mar y le preguntó a un asesor quién había cerrado esa publicidad en Mar del Plata. Le informaron que había sido Mensor. El intendente pidió detalles del expediente y tras detectar varias irregularidades decidió echar al funcionario.

 

En declaraciones ante los medios, Arroyo señaló que echó a Mensor y al entonces director de Inspección General, Luis Melo, porque no le había gustado “cómo manejaron un expediente”. “Exijo para Inspección General un sistema de administración absolutamente claro, transparente y riguroso. No me gustó cómo se tramitó un expediente de publicidad, fuera el funcionario. Es simple”, había dicho el intendente.

De este modo, el radical quedó involucrado en una nueva polémica que le valió su salida de la gestión. Pero aún sin cargo no se despegó del arroyismo. Nuevamente, encontró un paraguas donde protegerse. En este caso, fue el polémico secretario de Hacienda arroyista, Hernán Mourelle, quien lo cobijó.

Lo llamativo de este caso es que con Mourelle jamás tuvo un cargo oficial. “Pero él se movía como funcionario municipal. Participaba de reuniones e iba a operativos como si tuviera un rol institucional”, contaron distintas fuentes consultadas. Entre parte de sus actividades “extraoficiales” aparecía el control de fiestas clandestinas y cuestiones vinculadas al ambiente de la noche.  

Allí, otra vez, no pasó desapercibido. Uno de los expedientes más polémicos de la gestión de Arroyo fue la autorización para que en la UTF conocida como la cochera de Playa Grande se abriera un boliche, algo que no estaba permitido por el pliego de bases y condiciones. En esas negociaciones que se dieron en el epílogo de la gestión Arroyo cuentan que Mensor tuvo participación.

“Hubo reuniones en horas extrañas en el municipio en las que participaba Mensor, que no tenía un cargo específico. También hay videos que lo muestran en reuniones dentro de lo que iba a ser el boliche”, contó una fuente judicial vinculada a la causa que aún investiga ese expediente, que aclaró que aún no hay elementos para vincularlo formalmente.

Ya sin cargos en la función pública, Mensor comenzó a elevar su perfil público, especialmente a través de las redes sociales. Desde allí realiza publicaciones en apoyo a los sectores más radicales de Juntos por el Cambio. Sin embargo, no se alejó del todo de lo público: se vinculó a empresas de publicidad que realizan campañas en la vía pública.  

Compartir
Compartí esta nota